El gobierno de Carlos Salinas de Gortari fue uno de los más solidarios, pero no para los millones de mexicanos sino para algunos políticos y empresarios, que al iniciar su gobierno, el 1 de diciembre de 1988, eran de poca monta. En el sexenio del político priista se privatizaron más del 90% de las mil 150 empresas que eran administradas por el gobierno federal, con el argumento que debía reducirse el gasto gubernamental. Sin embargo, la mayoría de esas empresas del Estado fueron vendidas por un precio mucho menor a su valor real a empresarios que hoy destacan en las listas de los más ricos del mundo, como Carlos Slim, Roberto Hernández, Alfredo Harp Helú y Ricardo Salinas Pliego, entre otros. Actualmente, esa camada de políticos y empresarios están más activos que nunca y son quienes detentan el poder económico y político del país, particularmente ahora que el PRI regresará a Los Pinos. Hace 14 años eran soldados del régimen salinista, pero ahora se han convertido en generales. 

1. Víctor Manuel Camacho Solís

Fue una de las piezas claves del salinismo, incluso fue del grupo más cercano al entonces presidente priísta. Camacho Solís conoció a Carlos Salinas de Gortari en su formación académica en Economía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a finales de los sesentas. Esa relación se hizo más fuerte a inicios de los setentas, cuando la cúpula del Partido Revolucionario Institucional (PRI) le asignó altos cargo a Carlos.

Participó en importantes diálogos y negociaciones políticas durante el gobierno salinista: con las organizaciones de damnificados después de los sismos de 1985; el SNTE y la CNTE en 1989. Fue Jefe del Departamento del Distrito Federal, y se perfilaba como el el candidato del PRI a la presidencia; sin embargo, en 1994 Luis Donaldo Colosio Murrieta fue el elegido, pero no duró mucho: en plena campaña fue asesinado. Solís hizo público su descontento por no haber sido el candidato y renunció a esa fuerza política.

Luego del levantamiento zapatista en enero de 1994, Camacho tomó postura de intermediario para solucionar el conflicto armado y fue integrante, a petición de Ernesto Zedillo y Salinas, de la Comisión para la Concordia y Pacificación (COCOPA). Ha sido maestro en el Colegio de México y es autor de diversos ensayos que prefiguraron los escenarios de las crisis y las opciones de México en las últimas décadas. En agosto de 2010, recibió el grado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas por coadyuvar a la paz en Chiapas en 1994.

Actualmente se desempeña como senador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Cabe destacar que la prensa nacional informó que el partido quitó el espacio plurinominal que estaba apartado para algún “nuevo talento”.  Es cercano a Andrés Manuel López Obrador, Marcelo Ebrard Casaubón y Miguel Ángel Mancera.

2. Jesús Murillo Karam

Licenciado en Derecho. Alcanzó una diputación federal por Hidalgo por la vía de representación proporcional. Es otro de los priístas con larga trayectoria política. De 1993 a 1998 se desempeñó como gobernador de Hidalgo. Dejó el cargo meses antes de concluir su gestión para ser subsecretario de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación. Después, integró el equipo de campaña del ex candidato presidencial Francisco Labastida Ochoa. En 2006 fue electo Senador por el estado de Hidalgo y en 2007, secretario general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI en fórmula con Beatriz Paredes.

Este año se integró a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, quien el pasado 11 de julio lo nombró coordinador de asuntos jurídicos de su equipo de transición. El periódico Excélsior anota que Murillo Karam es el diseñador de la imagen fresca, alineada y sin corbata de Peña Nieto. Con su estilo salieron sus sucesores al frente del gobierno de Hidalgo: Manuel Ángel Núñez, Miguel Ángel Osorio Chong y Francisco Olvera, y otros políticos del priismo como David Penchyna, Omar Fayad, Jorge y José Antonio Rojo. Karam, gran amigo de Salinas, con su talento retórico se ha encargado de muchas piedritas que han estorbado al PRI.

3. Elba Esther Gordillo Morales

Dentro y fuera del PRI se le ha acusado de haber operado con prácticas gansteriles durante años para alcanzar sus metas. “La Maestra”, como todo mundo le llama, aunque nunca se graduó como tal, fue reconocida como docente por su experiencia dado que empezó a dar clases cuando apenas tenía 15 años en su natal Chiapas, empujada por la situación de pobreza en que vivía con su madre y su hermana.

Es miembro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) desde 1960 y desde 1989, gracias al apoyo de Carlos Salinas de Gortari, asumió la dirección de esa organización. Los cargos  que desempeñó al interior del parido fueron: Secretaria de Organización del CEN del PRI (1986-1987), delegada política en la delegación Gustavo A. Madero, delegada general del PRI en el estado de Chihuahua e integrante del Consejo Consultivo del CEN del partido. Fue tres veces diputada federal y senadora por esa institución política.

En 2006, Roberto Madrazo la expulsó del PRI y creó el Partido Nueva Alianza (Panal). “Nunca se fue del PRI. Lo que tuvo fue un enfrentamiento directo, agudo, con Roberto Madrazo en su carácter de presidente del Comité Ejecutivo Nacional del partido, y luego como candidato presidencial. Pero su relación con las estructuras partidistas, especialmente con los gobernadores del PRI, siguió siendo una relación de comunicación política muy intensa, al grado de que el papel que jugó en la elección de 2006 mostró con claridad esa vinculación”, explicó la expresidenta nacional del PRI, Dulce María Sauri, en entrevista para Proceso. 

A inicios de 2012, el PANAL, brazo satélite del órgano magisterial, estuvo a punto de aliarse con el PRI, pero por disputas por las candidaturas la coalición se frustró, aunque extraoficialmente se menciona que Gordillo apoyó en esta ocasión a Peña Nieto con el mismo proyecto con el cual en 2006 favoreció a Calderón.

4. Manlio Fabio Beltrones Rivera

Licenciado en Economía por la UNAM. Ha sido presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Sonora; secretario de Gobierno en este estado y gobernador del mismo; senador de la República y diputado federal en dos ocasiones; subsecretario de Gobernación y secretario general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP). En noviembre de 2011 abandonó sus aspiraciones presidenciales y dejó el camino libre a Enrique Peña Nieto. En febrero pasado, su partido lo ubicó en el primer lugar de su lista de candidatos a diputados de representación proporcional en la primera circunscripción. Regresará a la Cámara de Diputados, donde ocupó una curul de 2003 a 2006. Beltrones es uno de los políticos con mayor trayectoria en el tricolor.  Hasta ahora, se desempeña como coordinador de los senadores priistas.

Fue aliado del secretario particular de Miguel de la Madrid, Emilio Gamboa Patrón, su ahora “compadre” y amigo. Beltrones fue parte del proyecto de Carlos Salinas de Gortari para llegar a la presidencia en 1988 y legitimarlo. Salinas incorporó a su gabinete a seis ex gobernadores, entre ellos al de Veracruz, Fernando Gutiérrez Barrios, quien llegó a la Secretaría de Gobernación con la encomienda de restaurar el orden en el país tras las elecciones. Gutiérrez Barrios se convirtió en hábil negociador y nombró como subsecretario  su brazo derecho a Beltrones. Fue el impulsor para la creación del Instituto Federal Electoral (IFE). Desde ese entonces tuvo el visto bueno de Salinas, y comenzó a tener una postura importante dentro de su partido. En 1998, el periódico The New York Times publicó la supuesta relación del sonorense con miembros del crimen organizado; el gobierno no encontró más pruebas de la acusación y cerró el caso.

5. Emilio Gamboa Patrón

Nació en la Ciudad de México el 23 de agosto de 1950. Es licenciado en Relaciones Industriales por la Universidad Iberoamericana y se hizo miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde 1972.

Ha mantenido cargos en la administración pública durante los últimos 30 años, donde ha ocupado puestos clave, incluso considerándosele personaje fundamental para nominar a Carlos Salinas de Gortari como sucesor presidencial de Miguel de la Madrid.

De 1982 a 1988 fue secretario particular de De la Madrid y del primero de abril de 1988 al 12 de mayo de 1991 fue director general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit). Tiempo después se desempeñó como director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); de 1992 a 1994 fue secretario de Comunicaciones y Transportes durante la presidencia de Carlos Salinas de Gortari. En 1998 fue nombrado subsecretario de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Fue coordinador de la campaña presidencial de Francisco Labastida Ochoa, y de 2000 a 2006 fue electo senador de la República. De 2006 a 2009 fue elegido diputado federal de representación proporcional en la LX Legislatura y coordinó a los diputados tricolores. En 2006 estuvo involucrado en un escándalo al revelarse una conversación entre Gamboa Patrón y el empresario Kamel Nacif, donde este último le pide a Gamboa detener iniciativas concernientes a lugares de apuestas, a lo que el entonces senador federal contestó con la frase por la que fue recordado y criticado, “pues entonces va pa’trás papá”. Sobre estas acusaciones, Gamboa Patrón aceptó conocer a Kamel Nacif, pero negó que existiera el tráfico de influencias. Actualmente es líder de su bancada en el Senado de la República.

6. Pedro Carlos Aspe Armella

Fue el primer presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Subsecretario y Secretario en Programación y Presupuesto en sustitución de Carlos Salinas de Gortari, quien había sido postulado candidato del Partido Revolucionario Institucional para la Presidencia de México.

Durante todo el gobierno de Salinas, fue el encargado de estar al frente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Llegó a ser nombrado como precandidato para suceder a Colosio tras su asesinato en 1994, pero por ley establece que para poder postularse, es necesario haber renunciado a Secretarías de Estado o gubernaturas, al menos seis meses antes de la elección.

En 1996 fundó Protego Asesores, empresa que dirige actualmente. En 2005 presidió el Consejo de Administración de Volaris y fue nombrado co presidente del consejo de Evercore Partners en 2009. Fue asesor financiero durante la campaña a la gubernatura de Puebla de Javier López Zavala en 2010. Actualmente se desempeña como conferencista y da catedra de Economía en algunas universidades.

7. Carlos Slim Helú

Nació el 28 de enero de 1940 en la Ciudad de México. Su padre, Julián Slim Haddad, originario de la ciudad libanesa de Jezzine, llegó a México en 1902 en su huída de la represión militar de los turcos otomanos, al igual que otros dos de sus hermanos José y Pedro que habían arribado dos años antes. Junto con su hermano José crearon la firma comercial La Estrella de Oriente y con esto empezó la historia de la dinastía Slim en el mundo de los negocios. Así, años después se casaría con la chihuahuense Linda Helú, con la cual procrearía 6 hijos, de los cuales Carlos es el quinto de ellos y, heredó como ninguno de sus hermanos el olfato para los negocios y ganar dinero.

Desde muy joven, se convirtió en especialista en comprar a bajo precio empresas quebradas o en el límite, para reflotarlas y venderlas con una buena plusvalía, con esto empezó a crecer su fortuna y la compra de una gran cantidad de empresas. Pero su oportunidad de pasar a las grandes y millonarias ligas sería hasta la década de los noventas, justo cuando el gobierno salinista propuso la privatización de la paraestatal Teléfonos de México, ayudado por el entonces presidente de México Carlos Salinas de Gortari, Slim se hizo de participación en Telmex. Según se detalla en el libro Los Amos de México (Planeta 2007), obtuvo un préstamo del gobierno federal para concretar la compra de acciones de la empresa y, también le otorgó a los inversionistas el control completo del mercado interno hasta 1996, es decir, Slim disfrutó de una posición monopólica  por un periodo de seis años, además de que se redujeron los impuestos a la empresa y se le permitió la elevación de las tarifas.

De acuerdo con Forbes, por tercer año consecutivo el dueño de grupo Carso es considerado el hombre más rico del mundo, con una fortuna aproximada de 69 mil millones de dólares.

8. Roberto Hernández Ramírez

Nació en Tuxpan, Veracruz, en 1942; casado dos veces y padre de María Guadalupe, Roberta y Andrea; temido, reservado hasta en el plano familiar, se ha buscado para sí una imagen de “nacionalista” que convive con la apreciación de que es, más bien, un depredador de los intereses de los mexicanos. Sólo la venta del Grupo Financiero Banamex en 2001 generó sospechas de evasión de impuestos por 3 mil 500 millones de dólares, así se describe en el libro Los Amos de México.

Si a principios de 1990 se dijo que su amistad con Carlos Salinas le había permitido saltar de la oscuridad a ser el principal dueño de Banamex, en la siguiente década participó directamente con Vicente Fox. Si en 1988 no apareció entre los miembros de la Comisión de Financiamiento de la campaña de Salinas, a partir del 1999 fue uno de los soportes de las correrías de su ex compañero de la Universidad Iberoamericana, Vicente Fox Quesada: le puso casa de campaña; lo mandó a vacacionar en su finca exclusiva de Punta Pájaros, en Quintana Roo, y otorgó aportaciones económicas directas, a su nombre, para los proyectos personales que el entonces mandatario compartió con Martha Sahagún, su esposa: es parte de la lista de donantes de Vamos México, y del acta constitutiva de la llamada “egoteca”, el Centro de Estudios, Biblioteca y Museo Vicente Fox Quesada.

Según nota publicada por el periódico La Jornada, poco tiempo después que Hernández comprara Banamex, tuvo varias reuniones con Salinas de Gortari y algunos otros banqueros. Estas juntas se dieron  días antes que se diera a conocer la privatización de la banca en 1992.

Actualmente es de los banqueros más influyentes del país; también posee un lugar en el consejo administrativo de Citigroup y Televisa. Forbes calcula que su fortuna es de 1,300 millones de dólares.

9. Alfredo Harp Helú

Nacido en la Ciudad de México, Harp es más famoso por ser el antiguo propietario de los mayores bancos de América Latina y México, Banamex (ahora parte de Citigroup), y ganó millones de dólares en 2001 cuando Citigroup compro Banamex. También es propietario de la empresa de telecomunicaciones Axtel.  Fue uno de los promotores de la institucionalización de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Desde 1992, la revista Forbes lo ubicó como uno de los hombres más ricos del mundo. Es primo hermano del empresario Carlos Slim.

El Universal detalla que, es contador público egresado de la UNAM, dueño de los Diablos Rojos de beisbol, ha trabajado con la ULSA en el desarrollo de plataformas tecnológicas para impartir educación a distancia, infraestructura y apoyo a centros de enseñanza en zonas marginadas, como la Universidad La Salle en Oaxaca y en Ciudad Nezahualcóyotl, en el Estado de México.

En el último año del presidente Carlos Salinas de Gortari se vivieron hechos políticos que dejaron huella al final de su sexenio. En enero se registró un levantamiento armado en Chiapas, protagonizado por el EZLN; en marzo de 1994, días antes del asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI a la Presidencia, Alfredo Harp Helú, quien entonces era presidente del Consejo de Administración del Grupo Banamex-Accival, fue secuestrado. En ese sexenio, ompró acciones de Banamex al gobierno mexicano cuando el banco fue privatizado. Forbes valúa su fortuna en mil millones de dólares.

10. Ricardo Bejamín Salinas Pliego

Es considerado el segundo más rico de México, de acuerdo con el ranking de Fobres. Posee una fortuna de 17 mil 400 millones de dólares y a nivel mundial es ocupa el lugar número 37 de los magnates. Ricardo Salinas Pliego, compró la segunda televisora más grande del país, Imevisión, en agosto de 1993, gracias a una licitación  lanzada en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. A partir de entonces, fundó su imperio conocido como TV Azteca. Sin embargo, la tajada grande de su fortuna proviene de Grupo Elektra, el cual tiene un valor aproximado de 15 mil 300 millones de dólares.

Nació en la Ciudad de México el 19 de Octubre de 1955. Es hijo de Hugo Salinas Price. Actualmente se desempeña como Presidente y Director General de Grupo Salinas. La expansión de sus negocios no ha estado exenta de polémica u escándalos, siendo ejemplos de ella la toma de las instalaciones de Canal 40 y el caso de fraude de Unefón con al empresa Nortel. Es Contador Público por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y tiene estudios de Maestría en el extranjero.

 11. Roberto González Barrera

Nació en Monterrey, Nuevo León, el 1 de septiembre de 1930. Fue el presidente de Grupo Maseca (Gruma), el mayor productor de tortillas y harina de maíz en el mundo, y del Grupo Financiero Banorte-Ixe, el tercer banco de México y de mayor capital nacional. Milenio refiere que en 1949 fundó una pequeña planta productora de harina de maíz en Cerralvo, llamada Molinos Azteca. “El Rey de las tortillas”, como se le conocía, fue un empresario cercano a muchos políticos; fue amigo íntimo de Carlos Hank González, cuando éste coordinaba una campaña política en Nayarit, donde trasladó la planta central de Maseca. Entre sus amigos más cercanos destacan el general Bonifacio Salinas Leal, Raúl Salinas Lozano y el ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

Tras la privatización de la banca en 1992, fue el principal accionista de Banorte, el único banco mexicano que sigue siendo propiedad mexicana tras la crisis económica de 1995. Pero, un personaje clave fue “su gran hermano”, Carlos Hank González pues lo persuadió de seguir con la institución financiera y con Maseca.

Falleció el pasado 26 de agosto víctima del cáncer; sin embargo, su imperio impulsado por su amigo entrañable, el ex presidente Carlos Salinas, seguirá en manos de su familia. Cabe destacar, que el también llamado “Maseco”, fue uno de los empresarios relacionado altamente con los políticos y con las campañas de los políticos. Su fortuna es de 1, 900 millones de dólares, indica Forbes.

12. Alberto Bailleres

Es el tercer hombre más rico de México. Alberto Bailleres ha sabido usar su influencia en los gobiernos sexenales para incrementar un poder que convierte al Grupo Ban en núcleo rector de la aristocracia neoporfirista que creó Carlos Salinas de Gortari. Pero el dueño de Palacio de Hierro tiene un frondoso prontuario, que incluye el envenenamiento de 11 mil niños en Torreón por emisiones de la metalúrgica Peñoles en 1997. Sin embargo, su abogado, Diego Fernández de Cevallos logró que no fuese considerado culpable.

La cercanía con Los Pinos, antes con el PRI ahora con el PAN, relata Pulso Ciudadano, es la clave del incremento continuo de la riqueza de la familia Bailleres y Grupo Ban, su sociedad holding. Lo cual explica también las continuas concesiones mineras de Industrias Peñoles sexenio tras sexenio que han convertido a Bailleres en el gran jugador mexicano de la plata y el oro junto al otro soberbio dueño del subuselo azteca, Germán Larrea, de Grupo México, responsable final de la masacre de Pasta de Conchos.

Fueron ellos los dos grandes beneficiarios del salinismo y el zedillismo pues “en 1988 se dio el banderazo de salida al proceso de privatización, con la “desincorporación” sucesiva de alrededor de 6.6 millones de hectáreas de reservas mineras nacionales. En los ocho años siguientes se puso a disposición de empresarios mineros nacionales 98 por ciento de las reservas federales de zonas mineras, apuntan los especialistas”. Forbes cifra su fortuna en 16, 500 millones de dólares.


13. Germán Larrea Mota Velasco

Fue también uno de los beneficiados tras la privatización de los bancos nacionales, fue en ese sexenio donde German se hizo de su minita de oro… mejor dicho, de cobre. Es el cuarto hombre más rico de México, pero también es el empresario más reservado del país. German Feliciano Larrea Mota Veeasco, es presidente de Grupo México, una de las mineras más importantes de América Latina y entre las productoras cupreras más grandes del mundo. Es parte de la dirección de Grupo Televisa. Su empresa, con 51% de participación en el sector minero, es de las que más presenta quejas y violaciones laborales hacia sus trabajadores.

Fobes calcula sus ahorros en 14,200 millones de dólares. Tiene 58 años.

-Fotos: Cuartoscuro-