Sandino Bucio dijo, con respecto a las imágenes en las que sale con el rostro cubierto, que se trata de una forma que ha utilizado el movimiento estudiantil para resguardar su identidad . Foto: Aristegui Noticias.

Sandino Bucio dijo, con respecto a las imágenes en las que sale con el rostro cubierto, que se trata de una forma que ha utilizado el movimiento estudiantil para resguardar su identidad . Foto: Aristegui Noticias.

Ciudad de México, 1 de diciembre (SinEmbargo).– Sandino Bucio, estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien fue detenido y golpeado el pasado 28 de noviembre por policías federales vestidos de civiles y liberado horas más tarde de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), reconoció que participó en los hechos ocurridos el pasado 20 de noviembre en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) donde encapuchados se enfrentaron a policías, aunque, dijo, fue “porque estaba en peligro”.

En entrevista para la primera emisión de Noticias MVS, Sandino Bucio dijo, con respecto a las imágenes en las que sale con el rostro cubierto, que se trata de una forma que ha utilizado el movimiento estudiantil para resguardar su identidad ante la persecución del gobierno en contra de los activistas. El joven también reconoció que es el de las fotos que circulan en las redes sociales donde se le ve arrojando bombas molotov.

“Los granaderos ya no solo estaban protegiendo el Aeropuerto sino que empezaron a avanzar hacia nosotros, a correr. Hubo varias detenciones. Vimos que estábamos en peligro. Muchos tuvimos que usar nuestro legítimo derecho a defendernos […] los policías arrojaban objetos, contrarrestábamos el ataque policiaco […] nos han cuestionado por cubrirnos el rostro, pero es por temor de que podamos ser perseguidos”, dijo Sandino.

El estudiante desmintió que las personas que se cubren el rostro sean personas infiltradas del gobierno. Cuestionado sobre quienes prendieron fuego a la puerta de Palacio Nacional dijo que no puede asegurar que se trate de infiltrados, aunque, dijo, que tampoco se puede descartar que hayan sido manifestantes.

En tanto, el padre de Sandino, Leonardo Bucio, dijo para Radio Fórmula que “son fotos descontextualizadas” las que se difundieron en las redes sociales y en los medios de comunicación porque Sandino ha participado en diversas manifestaciones.

También informó que una camioneta negra con vidrios polarizados lo siguió dos días antes de la detención de su hijo. “Ahora entiendo que a la persona que estaban buscando era a Sandino”, señaló Leonardo Bucio, quien levantó un acta por este hecho ante la Fiscalía Especializada Antisecuestros el pasado viernes por la mañana.

Sandino fue detenido el pasado 28 de noviembre, cerca del Metro Copilco, por policías federales vestidos de civiles que viajaban en un vehículo no oficial. Según relató Bucio a Noticias MVS, los agentes que lo arrestaron dijeron que él tenía una bomba en un morral que incluso intentó utilizar contra ellos.

“A la fuerza me obligaron a entrar en el Chevy. Me llevaron con la puerta abierta, con las piernas arrastrando sobre el piso […] Me dijeron que si ellos querían, me podían desaparecer”, relató Sandino sobre su detención.

La detención de Sandino se realizó para que supuestamente declarara sobre los hechos del 20 de noviembre. Sin embargo, aseguró que no lo interrogaron sobre el asunto.

El 29 de noviembre, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) informó en un comunicado que elementos de la Policía Federal que sin portar el uniforme detuvieron al filósofo Sandino Bucio fueron suspendidos de sus funciones para ser investigados por proceder “de manera irregular”.

“Los policías que participaron en estas acciones han sido suspendidos para que enfrenten el proceso correspondiente y se deslinden las responsabilidades que, en su caso, correspondan”, detalló la dependencia en un boletín.

La CNS informó que a Sandino Bucio Dovalí, quien denunció que fue golpeado, torturado y amenazado, se le imputa la probable participación en agresiones a elementos de corporaciones de seguridad, así como en posibles actividades de corte vandálico supuestamente realizadas el pasado 20 de noviembre en la jornada de movilizaciones por Ayotzinapa.