EN UN CLIC

México en llamas. El legado de Calderón. Anabel Hernández. Grijalbo

“Es triste que apenas hace algunos días Calderón emulaba a Nerón, aquel personaje que cuando Roma ardía en llamas él cantaba alegremente. Ese es Felipe Calderón: inmisericorde, incapaz de tener un buen sentimiento, ni siquiera cuando se reunía con las madres de las víctimas que lloraban suplicando justicia. Ni siquiera así se doblegó el carácter de este tirano, por decir lo menos”, dijo la autora de este libro hace apenas unas semanas en el marco de la Feria Internacional del Libro Guadalajara 2012.

Este volumen narra la última etapa del gobierno de Calderón y se describe cómo suplica a la Universidad de Harvard para entrar, como entró al Congreso al inicio de su sexenio: por la “puerta de atrás”, como académico en un diplomado que le hicieron a modo.

Además se narra quiénes fueron los cómplices del ex presidente; la farsa de la guerra contra las drogas; las cartas de los secuestradores, terribles, que cortaban orejas, manos, dedos, y que sobornaban a Genaro García Luna cuando era jefe de la Policía Federal en 1998 y 1999.

………………………………………………………………………………………………………….. 

Anabel Hernández García. Es periodista y escritora. En 2001 ganó el Premio Nacional de Periodismo de México por una investigación llamada el “Toallagate”. En 2003 recibió un reconocimiento de parte de la UNICEF por sus reportajes sobre niñas esclavizadas en la frontera de México con Estados Unidos.

Textos y fotos realizados por reporteros, editores y/o agencias noticiosas para SinEmbargo.

Hay dos maneras de seguir a Sinembargo en Twitter

1. Para ver TODAS LAS NOTAS publicadas, sigue la cuenta @SinEmbargoTR

2. Para ver UNA SELECCIÓN DE LO MEJOR, sigue la cuenta @SinEmbargoMX

¡Síguenos! dale click al que prefieras
5 Comentarios
  • Jose Enrique Couto Perez
    21:28h, 02 enero Responder

    Desgrasiadamente sucede asi en el MEXICANO, como dice el dicho: “La Mula no era asisca, los golpes la hicieron hacer”, es decir; de que el Mexicano esta acostumbrado a que lo esten arriando y el sin reñir, chillar o patear, esta acostumbrado. Pero no todos aguantan los latigazos de los problemas y aumentos que da el Gobierno Mexicano a los pobres y Desgraciados indigenas. Este expresidente de FCH que se fue con sus colegas y llenos los bolsillos de puro dinero Mexicano, ya no le preocupa su pais porque ya no vive lo que el pobre mexicano lo esta y sigue viviendo, pero como dice ese dicho; “NO HAY HENFERMEDAD QUE DILATE 100 AÑOS, NI HOMBRE QUE LOS AGUANTE”, pagara todos los asesinatos que hubo aqui en su sexenio y no los tomo mucho en cuenta, pero los pagara mas adelante, pedir por el en nuestras oraciones y que se reconcilie con su pueblo que es MEXICO que lo perdonaremos…

     
    • Roberto
      18:53h, 08 enero Responder

      Por qué mejor no compras el libro y lo lees? Tal vez te ayude a no generalizar acerca de “Los Mexicanos” así como nos ves a todos, como mulas que nos necesitan arrear, tal vez seas de otra nacionalidad, o de lo contrario no encuentro lógica al hecho de que siendo mexicano también te veas como Mula.

       
  • Gina
    14:59h, 06 enero Responder

    Hoy compre el libro haber que tal está

     
  • JORGE JOSE
    22:04h, 08 enero Responder

    QUE PENA CON TANTAS DENUNCIAS EN ESTE LIBRO Y COMO LOS DEMAS LAS AUTORIDADES NO TENGAN AUTORIDAD CIVIL MORAL Y/O PUT…. PARA PODER
    EJERCER………………..
    O SON DE LOS MISMOS ESOS SON LOS QUE NOS PROTEJEN A QUIEN LES PAGAMOS…..
    STAMOS BIEN JOD…………

     
  • moises
    00:59h, 16 febrero Responder

    Anabel, ójala en este nuevo sexenio de peña nieto sigas tan agud, lista para escribir otro libro, que habrá mucho material seguramente, y no te hagas como los cobardes periodistas de la tele empezando por Brozo que terminaron siendo lambehuevos y que ahora resulta que nada pasa y la inseguridad sigue peor, hasta cuando esto va a seguir siendo culpa del expresidente?

     

Escribe un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".