Ciudad de México, 2 de enero (SinEmbargo).– El primer día del año que apenas arrancó, nueve presos políticos iniciaron una huelga de hambre desde los penales en los que se encuentran recluidos. Sus nombres son Bryan Reyes, Fernando Bárcenas, Alejandro Jessy Montaño, Luis Sotelo, Adán y Paul Xicali, Pione y Albino Tlachi, y Rubén Sarabia Sánchez,  “Simitrio”.

En una llamada telefónica, Bryan Rodríguez, quien se encuentra preso en el Reclusorio Norte del Distrito Federal, aseguró que la huelga de hambre es en protesta por la represión del gobierno. Por su parte, Luis Fernando dijo que se tienen que unir esfuerzos y “no dejar de hacer lo que creemos que es lo correcto: evidenciar lo malo del gobierno”.

Los familiares de los presos políticos instalaron un plantón por tiempo indeterminado frente a la Procuraduría General de la República (PGR), en el Distrito Federal, para apoyar a los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos el pasado 26 de septiembre, pero también para exigir justicia por sus hijos, algunos detenidos injustificadamente.

Bryan Reyes

Foto: Cuartoscuro

Bryan Reyes Rodríguez. Foto: Cuartoscuro

Bryan Reyes Rodríguez fue detenido junto a Jacqueline Selene Santana López, el pasado 15 de noviembre en la colonia Jardín Balbuena de la Delegación Venustiano Carranza, en el Distrito Federal, acusados por el presunto robo de 500 pesos a una mujer integrante de la Policía Federal.

La detención fue realizada por elementos de la Policía Federal, del área de Inteligencia, Operaciones Encubiertas e Infiltración. Ambos jóvenes gritaron que se trataba de un secuestro y un policía capitalino evitó que fueran levantados.

Finalmente, la policía Lidia Zárate Herrera denunció a los jóvenes del robo de 500 pesos con violencia. De acuerdo con la uniformada, cada uno de los jóvenes llevaba un cuchillo y le quitaron la cantidad referida. Se abrió la averiguación previa FVC/VC-3/T2/03048/14-11 por el delito de robo agravado calificado contra el ejercicio de la autoridad.

Horas antes de su detención, Bryan escribió en su cuenta de Facebook que había muchos sujetos vestidos de civil vigilando su casa y sus movimientos. Pidió a familiares y amigos estar al tanto de la situación.

Él se encuentra ahora en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte y Jaqueline en el Centro Femenil de Reinserción Social San Martha, ambos situados en el DF, donde denunció violaciones a sus derechos humanos.

Fernando Bárcenas

El pasado 18 de diciembre, el juez 43 penal con sede en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México sentenció a cinco años y nueve meses de prisión a Fernando Bárcenas Castillo, de 18 años, quien incendió un árbol de Navidad en Paseo de la Reforma, en la Delegación Cuauhtémoc, en 2013.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) informó en un comunicado que de acuerdo con las investigaciones, Bárcenas Castillo es responsable de los delitos de asociación delictuosa y ataques a la paz pública.

De acuerdo con las autoridades, con el seguimiento videográfico, personal de la Secretaría de Seguridad Pública, detuvo a Bárcenas Castillo, quien con los dos menores se despojaron de la capucha y de ropa para confundirse con los transeúntes.

La defensa de Fernando ha señalado que el joven no fue detenido en flagrancia, sino en calles aledañas al metro insurgentes, cuando el junto con otros compañeros se retiraba de la manifestación en el contexto de la primera movilización contra el alza a la tarifa del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

La prueba de las autoridades capitalinas es un video, sin embargo, sus familiares dicen que está editado en el que no se logra ver más que un grupo de personas y no se distingue con detalle quién se encuentra en la manifestación.

Alejandro Jessy Montaño

Alejandro Jessy Montaño está preso en el Reclusorio Sur, localizado en la capital del país, tras ser detenido luego de que se subiera a una de las mega pantallas que se instalaron en el Zócalo en junio pasado para la exhibición de un partido durante el Mundial para exigir la liberación de los presos políticos.

Con la protesta violó su libertad condicional dictada en enero del 2013 por su partición en las manifestaciones del primer informe de gobierno del Enrique Peña Nieto. En ese entonces, se le acusó de portación “de objetos aptos para agredir”, ultrajes a la autoridad y posesión de mariguana.

Sin embargo, ha protagonizado diversas acciones en protesta, por ejemplo en el verano del 2012 escaló la Estela de Luz en una de las manifestaciones del movimiento #YoSoy132. También el 24 de febrero, durante una protesta volvió a escalar la misma estructura exhibiendo cartulinas en las que se leía: “Protestar es un derecho” y “Mancera represor”.

Luis Sotelo

La estación Ciudad Universitaria permanece cerrada mientras peritos revisan los daños causados anoche por un grupo de encapuchados, quienes le prendieron fuego. Foto: Cuartoscuro.

La estación Ciudad Universitaria tras el incendio provocado por un grupo de encapuchados. Foto: Cuartoscuro.

Las autoridades capitalinas informaron el pasado 5 de noviembre la detención de Sergio Pérez Landeros, de 33 años, y Luis Fernando Sotelo Zambrano, de 20, quienes fueron trasladados al Ministerio Público de Coyoacán 1, en Tecualiapan y Zompantitla, colonia Romero de Terreros. De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF) a ambos se les acusa de ataques a la paz pública y vías de comunicación, y daño en propiedad ajena con modalidad de pandilla.

Sin embargo, autoridades federales informaron que los responsables de los incendios de un camión y una estación de Metrobús en Insurgentes Sur, como las afectaciones a las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) hace unas semanas, son personas ajenas al movimiento que exige la aparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Trece días después, el juez 32 penal del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal dictó el auto de formal prisión en su contra. Las autoridades supuestamente encontraron los elementos suficientes para someter a proceso a Sotelo Zambrano, por los delitos de ataques a las vías de comunicación y a la paz pública, así como daño en propiedad ajena, todos calificados como graves.

Luis Fernando fue sometido a un proceso sumario bajo la causa penal 246/2014, pero desde el 5 de noviembre se encuentra preso en el Reclusorio Sur debido a que supuestamente interceptó una unidad de Metrobús que circulaba sobre avenida Insurgentes, y que al llegar a la estación Ciudad Universitaria bajaron al chofer y pasajeros, para posteriormente incendiarla.

Adán y Paul Xicali y los hermanos Pione y Albino Tlachi

El Frente de Organizaciones Sociales y Políticas del estado de Puebla arribó a la Ciudad de México para que el gobierno federal intervenga en los conflictos que viven en el estado. Foto: Francisco Cañedo, SinEmabrgo

El Frente de Organizaciones Sociales y Políticas del estado de Puebla exige que el gobierno federal intervenga en los conflictos que viven y liberen a los presos políticos. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Los cuatro son considerados presos políticos del gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas. A los habitantes de San Andrés Cholula, Puebla, se les acusó del delito de motín por daño a la propiedad ajena, ataque a las vías de comunicación, privación ilegal de la libertad y despojo, al defender su comunidad ante la construcción de un megaproyecto llamado Parque de las Siete Culturas.

El Frente de Organizaciones Sociales y Políticas del estado de Puebla exige la intervención del gobierno federal en los diversos conflictos que viven la entidad gobernada por el panista. “Si peleas por tu origen, tu tierra y tradiciones te vuelves un delincuente contra el gobierno”, aseguró la organización civil.

Integrantes de al menos 22 organizaciones, entre ellas el Frente Municipal Cholulteca, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, Movimiento Nacional Los de Abajo, Miocuop-CNPA, la 28 de Octubre, Frente Indígena Campesino, Frente Nacional Esperanza, Movimiento por la Defensa de Ajalpan, la Sierra Negra y la Coordinación Estatal por la Defensa y la Identidad de los Pueblos (Cedip), aseguran que los delitos son fabricados y que ellos son inocentes.

Por lo que pidieron a las autoridades federales cancelar las órdenes de aprehensión en su contra y que cese la represión que viven todos los movimientos en contra de los proyectos o leyes aprobadas por el gobierno estatal.

Rubén Sarabia Sánchez “Simitrio”

Foto: Cuartoscuro

Rubén Sarabia Sánchez, mejor conocido como “Simitrio”, fue detenido el pasado 19 de diciembre. Foto: Cuartoscuro

El líder popular y activista Rubén Sarabia Sánchez, mejor conocido como “Simitrio”, fue detenido el pasado 19 de diciembre por los mismos cargos infundados que se le acusó hace 25 años y por los cuales pasó más de 11 años encarcelado en distintas prisiones estatales y federales.

En 1989, Rubén Sarabia fue sentenciado a 25 años seis meses de prisión por los delitos de privación ilegal de la libertad en modalidad de secuestro y robo de vehículo en agravio de un ciudadano. Durante el sexenio de Vicente Fox se le concedió libertad condicional. Sin embargo la Procuraduría de Puebla, en colaboración con el estado de Tlaxcala, argumentó que Sarabia cometió diversos ilícitos, entre ellos el delito de despojo. Por lo que el Juez Quinto Penal solicitó la detención del líder popular.

El próximo febrero de 2015 [Rubén Sarabia] lograría su libertad absoluta. Ahora, es detenido nuevamente, acusándolo de los mismos cargos por los que se le acusaba hace 25 años.

Para las organizaciones que integran el Frente Indígena y Campesino de México (FICAM), la detención de Rubén Sarabia Sánchez no es cualquier detención, es la ejecución de una decisión de Estado, debido a que el activista se ha pronunciado firmemente contra la represión en Puebla, ha luchado contra la Ley Bala así como contra la Ley que quita poderes a las Juntas Municipales Auxiliares sobre el Registro Civil.