EN UN CLIC

ESTÁS EN LA SECCIÓN

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Si te tocó el muñequito en la rosca, paga la deuda y canta con una LISTA de seis melodías tamaleras

Foto: Archivo

Ciudad de México, 2 feb (SinEmbargo).- 2 de febrero. Fiesta de la Candelaria. Ya terminó el puente Guadalupe-Reyes y se supone que estamos en época de dieta, cumpliendo más o menos los buenos propósitos de fin de año.

Pero hete aquí que siempre encontramos pretextos para llevar manjares a nuestro exigente paladar y con la excusa de que nos tocó el muñequito en la rosca del 6 de enero, ahí vamos en procura de los mejores tamales.

Una buena guía gastronómica la ofrece nuestra compañera Martha Robles en la revista SD. Lo nuestro es proporcionar la banda de sonido.

“La canción de los tamales”, por Nooshi. Una letra básica y una melodía contagiosa. “De dulce, de verde, de rojo…me gustan, me gustan los tamales…”

“Los tamales”, por Banda Costado. Una letra similar, aunque acá agregan las famosas y muy dietéticas tortas de tamales.

“Tamales de iguanita”, por Café Tacvba. Por algo nuestra mejor banda de rock suena siempre tan mexicana, ¿no?

“El tamal de marrano”, por Antony Cepeda. Un tema de sátira política a cargo del colombiano. Nos gustan más las gastronómicas, mire.

“Hot tamales”, por Carlos Santana. Por supuesto, no debía faltar esta rola clásica del héroe de Autlán.

“Arriba del cielo”, por Tonana. La exquisita cantante mexicana hace una versión extraordinaria de esta canción de cuna que fue soundtrack de la película española La vergüenza.

Textos y fotos realizados por reporteros, editores y/o agencias noticiosas para SinEmbargo.

Hay dos maneras de seguir a Sinembargo en Twitter

1. Para ver TODAS LAS NOTAS publicadas, sigue la cuenta @SinEmbargoTR

2. Para ver UNA SELECCIÓN DE LO MEJOR, sigue la cuenta @SinEmbargoMX

¡Síguenos! dale click al que prefieras
2 Comentarios

Escribe un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".