Ejecutado en Tonanitla, Edomex, a finales de enero. Eruviel había prometido la paz a la entidad. Foto: Cuartoscuro

Ejecutado en Tonanitla, Edomex, a finales de enero. Eruviel había prometido la paz a la entidad justo ese mes. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 2 de abril (SinEmbargo).- El Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, dijo en enero de este año que “no permitiría que la delincuencia se apoderada del gobierno del estado”. Además, que su gobierno estaba combatiendo “el tema de las extorsiones” y que a más tardar “en dos días” se reforzaría la seguridad en toda la entidad.

El Estado de México es la entidad que recibirá la mayor cantidad de recursos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y del Distrito Federal este año. Así, Eruviel Ávila dispondrá de 612 millones 558 mil pesos, de procedencia federal, para combatir al crimen organizado. En 2012, la entidad recibió 588 millones 161 mil pesos por parte de la administración de Felipe Calderón Hinojosa.

En ese mes, enero, más de  2 mil 500 elementos del Ejército, Marina y Policía Federal entraron en acción en diversas zonas del estado mexiquense para reforzar la seguridad.

Pero a tres meses de comenzar el 2013, el Estado de México ha ocupado un puesto entre las entidades más violentas de la República Mexicana. De acuerdo con un recuento periodístico, las ejecuciones aumentaron 59 por ciento, al pasar de 54 en febrero a 86 en marzo.

Sólo ayer, un comando armado ingresó al Hospital Ángeles Interlomas para ejecutar a un joven de 32 años que había permanecido internado en el nosocomio durante una semana.

Los dos cuerpos colgados en un puente de Atizapán de Zaragoza y el reporte de cinco personas presuntamente secuestradas por un grupo criminal en Zacualpan, los dos hechos ocurridos este fin de semana, se unen a la lista de víctimas por el repunte de violencia en el Estado de México.

En todo 2012,  la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) cerró con mil 211 crímenes -un promedio de 101 mensuales- y 131 plagios. De enero a diciembre de 2012 hubo 523 muertos relacionados con la delincuencia, y tan sólo, el último domingo del año pasado hubo 13 ejecutados en el Estado de México, incluyendo 4 decapitados.

En el primer mes de 2013 se registraron 75 muertes vinculadas con el crimen organizado, más del 10% de lo contabilizado durante 2012.

Los primeros quince días de este año se reportaron 25 asesinatos: 15 en el Valle de Toluca, siete en la zona oriente y tres al sur de la entidad. Pero las cosas se agravaron  la madrugada del miércoles 23 de enero, cuando fueron hallados en Toluca los restos de ocho personas empaquetados en bolsas de plástico. En la escena se encontró también un mensaje dirigido al gobernador Eruviel Ávila y a algunos mandos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) del Edomex.

Según autoridades locales, la escalada de violencia es resultado del enfrentamiento entre dos grupos criminales: La Familia Michoacana y una alianza entre Los Caballeros Templarios y Guerreros Unidos. La lucha se remonta a marzo de 2011, fecha desde la que estas organizaciones pelean por el control de Michoacán, Guerrero y el Estado de México.

Entre los municipios con mayor índice de violencia y criminalidad se encuentran Ecatepec, Coacalco, Valle de Chalco, Ixtapaluca, Solidaridad, Nezahualcóyotl, La Paz y Chalco.

EL INICIO DE UN VIOLENTO AÑO

El pasado 23 de enero, autoridades de Toluca, Estado de México, anunciaron el hallazgo de ocho cuerpos desmembrados en bolsas de plástico color negro y blanco. De acuerdo con la prensa local, en el lugar se encontró un mensaje dirigido al Gobernador de la entidad, Eruviel Ávila, así como a mandos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Días después, la SSC señaló que 11 personas habían sido detenidas como presuntos responsables de estos asesinatos. También declaró que los detenidos, eran miembros del cártel de La Familia Michoacana,  que al parecer también eran responsables de la muerte de más de treinta personas cuyos cadáveres fueron encontrados entre el 12 y 14 de enero en la zona del Valle de México, en el centro del país.

El secretario de Seguridad Ciudadana del Estado de México, Salvador Neme, informó que en el operativo participaron efectivos del Ejército, la Marina y la Policía Federal, fueron desmanteladas tres células que tenían “como objetivo controlar los municipios de Zincantepec y entrada a Toluca para la distribución y venta de droga así como eliminar a vendedores de grupos antagónicos”.

A una de las células de la banda se le responsabilizó también del robo de camionetas y vehículos para sus actividades criminales y de la impresión de cárteles con amenazas dirigidas a autoridades, encontrados junto a cadáveres entre diciembre y enero.

Otro de los grupos era dirigido por un militar desertor, que era coordinador de sicarios de la organización en el municipio de Lerma. Ahí tenían dos casas donde guardaban armamento y donde fueron asesinadas varias personas. En una de ellas “el grupo ultimó y mutiló a ocho personas, presuntos integrantes de grupos contrarios, que fueron encontrados el 23 de enero a bordo de una camioneta Voyager color verde en el municipio de Toluca”, se informó en un comunicado.

Dos de los detenidos dijeron haber participado también en un enfrentamiento que se registró en un bar de Tultepec y que, de acuerdo con su testimonio, dejó ocho muertos, aunque las autoridades contabilizaron dos. Los cuerpos restantes supuestamente fueron sacados del lugar por los propios sicarios del grupo contrario.

La tercera célula fue acusada del asesinato y mutilación de dos personas dejadas junto a una camioneta el 14 de enero.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en el primer bimestre del 2013 se reportaron 287 asesinatos, de los cuales 151 se registraron en enero y 136 en febrero.

MARZO ROJO

El 3 de marzo, un grupo armado interceptó en Ixtapaluca a cinco jóvenes. A cuatro de ellos los acribilló, y a uno más se lo llevó para torturarlo y después ejecutarlo.

El día 19, 10 presuntos sicarios fueron abatidos durante una balacera contra elementos del Ejército y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) en la zona limítrofe de los municipios de Otzoloapan y Valle de Bravo, al sur de la entidad.

Un día antes, en Los Reyes la Paz, al oriente del Estado, el bar La Cabaña fue incendiado por delincuentes, al parecer, por no pagar el derecho de piso.

El 30 de marzo, fueron encontradas dos personas colgadas de un puente en la autopista Chamapa-Lechería, en el municipio de Atizapán. Las víctimas eran hombres de entre 25 y 30 años de edad. Sobre la autopista se localizaron casquillos percutidos, por lo que se presume que fueron baleados en la zona y posteriormente colgados en el puente.

Más tarde se dio a conocer que cuatro universitarios de Guerrero y un chofer permanecen desaparecidos desde el 24 de marzo, cuando según familiares realizaban una práctica de campo en el Estado de México. Los cuatro jóvenes estudian la licenciatura en Geología en la Unidad Académica de Ciencias de la Tierra de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG).

Los estudiantes y un adulto, éste señalado como chofer de la excursión, rentaban una casa en la comunidad de Piedra Parada del municipio de Zacualpan, del Estado de México por motivos escolares. Hasta el momento, una de las líneas de investigación más fuertes es que pudieron ser “levantados” por miembros del crimen organizado.

Balfret Domínguez Chávez de 24 años, Octavio Ortiz Enríquez de 23, Alan Joseph Arzeta Cárdenas de 23 y Miguel Ángel López Villada de 22 habrían sido sacados a la fuerza del inmueble donde se encontraban. Familiares de los universitarios relataron al periódico El Sur que los jóvenes salieron de la comunidad de Taxco el Viejo, municipio de Taxco de Alarcón, con rumbo a la comunidad de Piedra Parada del municipio de Zacualpan en el Estado de México. Su intención era realizar un muestreo de tierra en unas minas, como parte de la prácticas contempladas en su tesis.

El domingo de la semana pasada fue el último día que los familiares tuvieron comunicación con los estudiantes, por medio de un mensaje. Los ahora desaparecidos se habían trasladado a tierra mexiquense a bordo de una camioneta blanca Dodge tipo pick up y hospedado en una casa que rentaban por unos días en esa misma comunidad.

Este era el cuarto viaje que realizaban los universitarios sin que antes hubiera ocurrido incidente alguno.

EL FIN DE SEMANA MÁS VIOLENTO

El fin de semana del 22 al 24 de marzo, considerado como uno de los más violentos del sexenio de Enrique Peña Nieto con al menos 57 muertos en 14 entidades, contó con reportes de muerte en el Estado de México al registrarse el fallecimiento de un hombre a balazos y quemado dentro de un automóvil en el municipio de Ecatepec, según datos de la Fiscalía local.

Días antes, el “problema serio de delincuencia que arroja homicidios y también secuestros”, reconocido por el Procurador mexiquense Miguel Ángel Contreras Nieto, se había traducido en 10 muertos tras un enfrentamiento entre soldados y supuestos integrantes de la Familia Michoacana en el municipio de Temascaltepec.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana dijo entonces a los medios que las personas muertas eran integrantes de la Familia Michoacana y de los Caballeros Templarios. También reportó a un soldado herido durante los enfrentamientos del 19 de marzo.

El Procurador Contreras Nieto había reconocido horas antes que los municipios de Ecatepec, Chalco, Valle de Chalco, Atalautla, Chimalhuacán, Tecámac e Ixtapaluca son las demarcaciones con mayores problemas de delincuencia en la entidad.

Dos días después, el Secretario General de Gobierno, Efrén Rojas Dávila, negó que el Estado de México haya sido rebasado por los ataques de células criminales, al sostener que el gobierno local es ocupado e interesado en atender esos problemas, y que el estado se encuentra en calma.

“Yo creo que está tranquilo, trabajando intensamente con el ánimo de poder ofrecerle a al sociedad las condiciones de paz y tranquilidad que merecen”, aseveró. A pregunta expresa sobre si el gobierno se ve superado por el crimen organizado, respondió que “no, por supuesto que no, lo que hay es ocupación; hay un gran interés, hay un gran compromiso del Gobernador y de todos nosotros por atender los temas”.