Activistas mexiquenses que han denunciado durante años los feminicidios, la inseguridad y la violación a derechos humanos en el Estado de México llamaron a todos aquellos que se han pronunciado sobre la entidad a construir una “lucha constante”, así como unir esfuerzos para emitir propuestas sólidas.

De lo contrario, su ausencia en época no electoral abona a la situación actual de la entidad: la mitad de su población en pobreza, líder en feminicidios [104 en lo que va 2017] y 11 mil 687 homicidios dolosos en los últimos cinco años.

“Me gustaría verlos más por acá, por el Estado de México, trabajando en las problemáticas. Que se dejen del protagonismo absurdo”, les dijo la coordinadora de Ocmexfem, Yuritzi Hernández de la Rosa.

Ciudad de México, 2 de junio (SinEmbargo).– La ausencia –salvo en época electoral– de la élite intelectual, los líderes de opinión, la prensa nacional y los grupos de investigadores del Estado de México, inmerso en un problema grave de inseguridad, desigualdad y corrupción, ha permitido al Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante años fortalecer sus redes de liderazgo y clientelismo que lo han mantenido en el poder por 87 años. Pero la entidad, clave electoralmente, solo es recordada cada seis años, en las elecciones, acusaron miembros de organizaciones civiles locales.

La Organización Nacional Anticorrupción (ONEA), conformada por ciudadanos que impulsan la denuncia pública, emitió una serie de videos para que los 11 millones de mexiquenses en el padrón reflexionen su voto. En ellos, académicos y artistas destacaron los niveles de pobreza, los feminicidios e impunidad dentro de la entidad.

“Somos un mismo país y no vamos a estar verdaderamente bien si no estamos bien todos”, dijo una actriz. El actor Roberto Sosa recordó que nunca ha habido alternancia y durante las últimas tres décadas el poder se ha concentrado en solo tres familias: Del Mazo, Montiel y Peña.

Ante ello, los activistas mexiquenses consultados llamaron a todos aquellos que durante la coyuntura electoral se han pronunciado sobre el Estado de México a construir una “lucha constante”, así como unir esfuerzos para emitir propuestas sólidas, porque, de lo contrario, abonan a la situación actual de la entidad, también “abandonada” por las autoridades estatales.

El antropólogo y académico de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), David Silva Carmona, aseguró que el Gobierno del Edomex ha favorecido “la creación de un clientelismo electoral a través de la producción de círculos de pobreza”. Más de 8 millones de mexiquenses, la mitad de su población, viven en esa situación. Además de la desigualdad, “como mexiquenses nos enfrentamos a la violencia, feminicidios, imposición de megaproyectos y despojos, así como violación de derechos humanos y derechos de comunidades indígenas”.

El Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, con sede en el Estado de México, ha denunciado diversos conflictos entre la fuerza pública y comunidades indígenas con usos y costumbres propios que se oponen al establecimiento de megaproyectos, entre ellos, la autopista Toluca-Naucalpan en San Francisco Xochicuautla, los departamentos “Bosques del Paraíso” en San Francisco Magú o el intento de privatizar sistemas autónomos de agua de San Lorenzo Huitzizilapan o Coyotepec.

Grupos políticos de adherencia partidista como, enlistó Silva Carmona, Antorcha Campesina, FNR3 y las Juventudes Revolucionarias forman parte de “una estructura de base del PRI en la que se inyectan recursos y mecanismos para compra de voluntades, cooptación y cierta simulación democrática” que ha permitido al sistema priista mantenerse vigente durante ocho décadas.

“Estos grupos han favorecido la instauración de una forma de hacer política que invisibiliza amplios procesos de exigencia de justicia en el Estado de México. La invitación a los sectores no politizados que impulsan el tema de sacar al PRI del estado es madurar una lucha política de amplias dimensiones emancipatorias que permitieran una transformación de fondo y no solo como parte de una agenda política sexenal en términos de la democracia participativa”, afirmó el académico.

“Tiene que haber una coherencia ética y de conciencia política respecto a que no se puede hacer visible lo que sucede sólo cuando existe una agenda electoral, sino que debe ser una lucha constante para reivindicar las exigencias de muchos movimientos sociales de la entidad”, añadió Silva Carmona.

Además, “muchos de los artistas que hoy se pronuncian vienen de las casas productoras que le han sido de utilidad para mantener su legitimidad”, remató.

“ME GUSTARÍA VERLOS MÁS POR ACÁ”

El Estado de México es el primer lugar en feminicidios a nivel nacional. Yuritzi Hernández de la Rosa, coordinadora del Observatorio Ciudadano contra la Violencia de Género en el Estado de México (Ocmexfem), afirmó que “lo que más asusta” es que el Estado de México solo es tema “cuando conviene” y hay proceso electoral, pero como organización “no ven a las grandes intelectuales” –más allá de pronunciamientos– en los ministerios públicos y acompañando los casos como ellas.

En 2015 se registraron alrededor de 196 asesinatos a mujeres, el 2016 cerró con 263 casos y hasta finales de mayo de este año van 104 feminicidios. Todos los días la cifra aumenta, documentó.

“Ahorita nos voltean a ver, pero el resto del año no vemos ese pronunciamiento por casos emblemáticos; sólo se utiliza para atacar a los gobiernos o porque tienen cierta preferencia política. Queremos saber qué proponen. Nos sentaríamos con los que quisieran abonar a esta lucha. Nos gustaría que todas esas voces que se pronuncian lo hicieran cuando necesitamos que los jueces actúen con perspectiva de género o que los Alcaldes hagan su trabajo”, dijo Hernández en entrevista.

Además, algunas defensoras y organizaciones “utilizan a las víctimas como moneda de cambio” y el dolor humano se vuelve “un mercado” sin que contribuyan con una propuesta sólida. En otros casos ni siquiera comprenden la complejidad del estado ya que cada municipio tiene un contexto de violencia distinto, agregó.

Yuritzi Hernández aseveró que la Alerta de Género, lanzada en 11 de los 125 municipios en 2015, ha sido “incomprendida y utilizada políticamente”. Aunque es un mecanismo que puede funcionar, falta voluntad, evaluó. Sin embargo, se cree que es un problema exclusivo de mujeres “pese a ser un tema de toda la sociedad en general, la organizada y la gubernamental”.

“Me gustaría verlos más por acá, por el Estado de México, trabajando en las problemáticas. Que se dejen de protagonismo absurdo. Necesitamos sumar esfuerzos con propuestas para acabar con la violencia contra las mujeres, en particular en nuestro estado. No solo es decir ‘nos están violando, asesinando y desapareciendo’. El tema es cómo aportar para que deje de pasar”, reiteró la coordinadora del Ocmexfem.

Sobre los candidatos, tres mujeres y tres hombres, Hernández de la Rosa expuso su preocupación por la falta de perspectiva de género en sus propuestas. Afirmó que a algunos “les da miedo” hablar el tema y otros lo utilizan “como una bandera y hoja de cambio”.

“LA SOCIEDAD DEBE ABRAZAR LAS CAUSAS”

La inseguridad y la violencia son de las preocupaciones más importantes del electorado mexiquense. La situación en el Estado de México durante los últimos 20 años se ha caracterizado por una “dinámica propia” que no tiene comparación con lo sucedido en otras entidades del país, aseguró el Observatorio Nacional Ciudadano al analizar el comportamiento histórico del homicidio doloso cuyos cambios en los registros desde enero de 2007 han provocado “dudas”.

“Ahora que hay elecciones en el Estado de México muchos activistas, periodistas y partidos políticos sacan asuntos de agenda pública, pero eso no se resuelve en campaña, solo se menciona. Hay mucha actividad política y social en estos tiempos, pero más allá de la coyuntura hay un abandono de parte no solo de activistas y movimientos sociales, sino de los partidos políticos”, aseguró el dirigente de la Organización México Suma, Osmar León Aquino, originario de Ecatepec.

Entre 2011 y 2016, la mayor parte de la administración estatal de Eruviel Ávila Villegas, se registraron 11 mil 687 homicidios dolosos, de los cuales el
17 por ciento ocurrieron en el municipio de Ecatepec de Morelos, 8 por ciento en Nezahualcóyotl, 7 por ciento en Naucalpan de Juárez, 6 por ciento en Tlalnepantla de Baz, 5 por ciento en Chimalhuacán y 4 por ciento en Tultitlán, reportó el Observatorio Nacional Ciudadano.

Solo en 2016, documentó, hubo 2 mil 256 homicidios dolosos; 470 secuestros; 993 extorsiones y, más que en cualquier otro lugar del país, 263 feminicidios.

En estados como el Estado de México, donde la desigualdad es “tremenda” y la violencia e inseguridad es “brutal”, solo la participación activa de la ciudadanía organizada genera un equilibrio y una exigencia al gobierno, dijo el dirigente de México Suma. Para que eso suceda los grupos de organización civil deben “abrazar las causas” como el combate a la pobreza, la cultura de la paz, presionar para el cambio del modelo de seguridad pública, y exhibir los actos de corrupción de los servidores públicos y gobernantes.

“La única manera de mantener vivas y vigentes estas causas es seguir organizados con o sin proceso electoral. La gente se queja mucho de los políticos, pero ellos son como son porque se les permitió durante mucho tiempo. Los ciudadanos dejaron de observar y preocuparse porque los representaran bien, lo cual degradó el nivel ético de los políticos y hombres del poder”, afirmó León Aquino.

Pero la administración estatal en turno se ha caracterizado por “su opacidad y reticencia” a reconocer que la entidad se enfrenta a retos importantes en materia de seguridad pública y procuración de justicia, expuso el Observatorio en un informe especial sobre elecciones.

Con frecuencia las autoridades “han desestimado” las preocupaciones fundadas y alertas emitidas por las organizaciones de la sociedad civil.

El fotoperiodista Sergio, quien ha reporteado en el Estado de México, dijo en entrevista que estar en esa entidad con una cámara fotográfica “es muy inseguro”. En Tamaulipas, dijo, nunca lo han detenido por traerla, pero en la entidad gobernada históricamente por el PRI lo han detenido cinco veces.

“Me detuvieron por estar documentando unas especies en peligro de extinción por Acatlán. En la segunda estaba cubriendo un incendio, luego un desalojo… No es que el Estado de México esté olvidado por el rubro periodístico, sino que es demasiado arriesgado ahí para la prensa y para los ciudadanos por la corrupción”, afirmó.

Sobre la prensa oficialista, como el portal Edomex  Informa, dijo que “solo mete ruido” sobre la situación del estado. “Es criminal que personas que están en un informativo generen ese tipo de información. Aunque sabemos que para eso les pagan y es su trabajo desinformar”, finalizó.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, la cifra negra en la entidad mexiquense se ha mantenido en promedio en 94 por ciento. No obstante, un 42.7 por ciento de la población de 18 años y más percibe el desempeño de la policía estatal como “poco efectivo”; un 39.7 por ciento evalúa la labor del ministerio público como “poco efectivo”, y el 33.5 por ciento ve “poco efectivo” el trabajo de la policía municipal.

En los tres casos, destacó el Observatorio Nacional Ciudadano, casi el 60 por ciento de la población encuestada percibe como “poco a nada efectivo” el desempeño de estas autoridades.