La búsqueda de cuerpos continúa. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 3 de feb (SinEmbargo).– El Presidente Enrique Peña Nieto, quien desde antes de la campaña de 2012 ha sido ampliamente criticado por su presunta insensibilidad, sus constantes vacaciones y su poca preparación personal, enfrenta un nuevo escándalo.

El viernes por la noche, el mandatario priista salió con su familia a Punta Mita, Nayarit, para pasar el fin de semana, según publicaron Reforma y varios medios mexicanos más.

Pero mientras Peña Nieto disfruta las comodidades de un hotel de lujo (St. Regis), cuerpos de rescate aún buscan señales de vida –o los cuerpos– de cuatro personas entre los escombros del anexo B de la Torre de Petróleos Mexicanos (Pemex), en donde una explosión, el jueves, arrebató la vida de 32 personas y dejó a más de un centenar de heridos.

Sería la sexta ocasión en que Peña Nieto vacaciona en ese mismo hotel desde que dejó la gubernatura del Estado de México, el 15 de septiembre de 2011.

Luego del escándalo que se hizo, sobre todo en redes sociales, el mandatario debió regresar a la Ciudad de México y suspender las vacaciones que se había tomado en medio del luto nacional. El mismo Reforma, entre otros medios, dijeron que el mandatario había suspendido sus vacaciones. Presidencia de la República no lo desmintió hasta el cierre de este texto, en las primeras horas del domingo.

De manera inusual, por medio de la cuenta de Twitter de Pemex se informó de su intempestiva llegada a la Torre de Pemex la noche del sábado. Él mismo difundió desde su cuenta una foto para dejar testimonio.. Más tarde, informó desde @EPN: “Desafortunadamente, me informan que entre los escombros se ha rescatado un cuerpo más sin vida”.

VER TRES NOTAS CLAVE: | LAS VACACIONES | EL ESCÁNDALO | LA REAPARICIÓN

La foto enviada desde la cuenta de Twitter @EPN

Lo último que el Presidente hizo, el viernes pasado, fue declarar “luto nacional” por la tragedia en Pemex, que coincide con tres días de asueto por el “puente” del 5 de febrero.

Luego tuvo un largo silencio desde entonces, hasta su reaparición en la sede de Petróleos Mexicanos en el Distrito Federal.

En el colmo de su mala suerte, mientras se daba a conocer que vacacionaba, en el complejo penitenciario Islas Marías estalló una protesta de reos que exigían más y mejores alimentos, y denunciaban maltrato por parte de las autoridades carcelarias.

En un comunicado, la Policía Federal informó que en ese lugar aproximadamente 650 reclusos manifestaron diversas inconformidades con algunos de los servicios que se brindan en ese centro. Pero Peña Nieto ni Presidencia de la República dijeron una palabra.

Activistas y políticos se encendieron la noche de sábado, después de que se difundiera el viaje vacacional de Peña en medio de la tragedia. Los usuarios de las redes sociales, que son críticos con el Presidente priista, comenzaron a circular imágenes mientras se desbordaban en críticas.

El Senador panista Javier Lozano, ex Secretario del Trabajo durante la administración de Felipe Calderón, dijo:

“Sí me parece necesario que @PresidenciaMX aclare pronto si es cierto que @EPN está vacacionando este fin de semana largo en Punta Mita”.

Las redes sociales se desbordaron en críticas. Foto: Twitter

Posteriormente agregó: “Aguas porque los defensores a ultranza [email protected] muy bravos por la osadía de cuestionar si está en Punta Mita”.

El activista y derechohumanista Jesús Robles Maloof expresó, vía Twitter: “Las penas con mar son buenas. Declara luto nacional por la tragedia en #PEMEX y se va a Punta Mita. #paredesufrir”.

La comunicadora Gabriela Warketin comentó: “No puedo ni imaginar en qué cabeza cabe la posibilidad de irse a Punta Mita tras declarar luto nacional. increíble”.

La explosión del jueves en la sede central del Petróleos Mexicanos causó 34 muertos y más de cien heridos.

Directivos de Pemex confirmaron el sábado a la agencia oficial Notimex que aún se busca a cuatro personas que están desaparecidas: una empleada de la compañía y tres trabajadores de una empresa contratista, de los que no se tienen noticias desde el día de la explosión.

Se encontraban en el sótano del edificio siniestrado. La empleada cumpliendo labores administrativas y los contratistas dando mantenimiento al sistema de pilares del edificio siniestrado, de acuerdo con la agencia española EFE.

El Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, dijo el viernes que se investigará a fondo el origen de la tragedia y entre las posibilidades que apuntó, citó “un accidente, una imprudencia o un atentado”.

Sin embargo, no ha habido explicaciones oficiales sobre el avance de las investigaciones.

LAS AL MENOS SEIS VACACIONES EN EL ST. REGIS

El Presidente de la República arribó la noche del viernes al Aeropuerto Internacional de Puerto Vallarta para pasar el puente vacacional por el 5 de febrero en Punta Mita. La familia presidencial se hospeda en el hotel St. Regis, uno de los dos más lujosos del destino turístico nayarita.

El 12 de noviembre, cuando era Presidente electo de México, Peña Nieto y su familia llegaron a Bahía de Banderas y la Riviera Nayarit.

La prensa local dijo que era la quinta visita desde que dejó la gubernatura del Estado de México.

Peña Nieto, su esposa Angélica Rivera y los hijos de ambos, estuvieron al menos una semana en ese destino turístico de Nayarit: del viernes 16  al lunes 19 de noviembre.

Peña pasó en este mismo hotel la Navidad del año anterior, 2011, y después de pasadas las elecciones fue visto en las playas.

“Punta Mita se ha convertido pues en el lugar preferido por Peña Nieto para vacacionar y pasar unos días de descanso, junto con su familia. La familia Peña-Rivera llegó a Bahía de Banderas resguardada bajo un discreto pero efectivo dispositivo de seguridad en el que participaron elementos del Estado Mayor Presidencial, soldados de la 41 Zona Militar y elementos de la Policía Nayarit”, citó Nayarit en Línea.

Las vacaciones de Peña Nieto del puente del 5 de febrero, que se toma a dos meses de asumir la Presidencia de México, serían las sextas en ese destino en menos de un año.

Como Gobernador del Estado de México, Peña Nieto se ganó fama de tenerle gusto a las vacaciones. Su destino favorito, entonces, era Miami, Florida, Estados Unidos, en donde su esposa y él tienen una casa.

Pero incluso como candidato presidencial se tomó vacaciones. El entonces candidato presidencial de la coalición “Compromiso por México” suspendió actividades proselitistas los días jueves, viernes y sábado de Semana Santa, por ejemplo. Así lo informó el coordinador de campaña, Luis Vuidegaray, hoy Secretario de Hacienda.

La bandera a media asta en todo el país, por el luto nacional. La imagen es del sábado 3 de febrero, en el Puerto de Veracruz, a dos días de la tragedia. Foto: Cuartoscuro

LOS TROPIEZOS

Ya sea por sus tropiezos verbales, o por supuestas muestras de insensibilidad, el Presidente Peña Nieto cae regularmente en manos de sus críticos.

La prensa internacional –del Washington Post al New York Times, y de El País a Los Ángeles Times–, ha dado cuenta de los escándalos que provocan sus declaraciones o gazapos. Pero también la supuesta intención del gobierno de México de frenar su difusión.

El último gran escándalo se dio cuando Peña Nieto no pudo pronunciar “Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI)”. Fue un 17 de enero, en un acto oficial. Las críticas fueron tan duras que se ganó reseñas de medios internacionales como Univisión, que difundió el video en el que el Presidente de México comete en gazapo.

Posteriormente, estos videos fueron bloqueados en Youtube.

El 22 de enero, el periódico Los Ángeles Times dijo, en una nota firmada por Richard Fausset y Cecilia Sanchez, que “el bloqueo en redes sociales del video en el que Peña Nieto se equivocaba al tratar de decir ‘Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos’, revivió el temor a su capacidad personal y al regreso de la censura con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el poder”.

“Dado que Peña Nieto asumió el cargo de Presidente el mes pasado, su compatriotas mexicanos se han acostumbrado a su estilo de hablar en público, que –la mayoría de las veces– es tan cuidadosamente arreglado como su famoso copete”, agregó.

“Cada palabra que sale de los labios del Presidente de México tiende a ser enunciado con la precisión sin acento de un presentador de televisión; cada idea es delineada (sin duda gracias a una muchedumbre de talentosos escritores de discursos) con una claridad simple que puede rayar en la gracia”, dijo.

Luego, Los Ángeles Times sostuvo: “En la semana [pasada, el 17 de enero], Peña Nieto cayó en un bache lingüístico raro. Y entre sus detractores hubo gran regocijo. En un discurso en Palacio Nacional de la Ciudad de México, el Presidente luchó para decir el nombre completo de una oficina pública clave que es más conocida por sus siglas: el IFAI, técnicamente el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos”.

El diario angelino recordó la frase de Peña: “Instituto para la Información y de Acceso a la … de la Información, y de Acceso a la Opinión Pública, de toda la información disponible para la Ciudadanía del Gobierno”.

“Los críticos aprovecharon la metedura de pata, que se extendió rápidamente en video por Internet. Poco después, sin embargo, el clip de 41 segundos fue bloqueado en YouTube, Twitter y otros medios, sustituido por una pantalla en negro y la declaración: ‘Este video ya no está disponible debido a una reclamación de copyright hecha por Televisora de Hermosillo SA de CV’, una empresa privada de radiodifusión mexicana”, dijo el Times.

Después sostuvo: “Esto dio lugar a acusaciones de que el gobierno estaba censurando el clip embarazoso. Y de pronto, Peña Nieto tenía un problema en sus manos, aunque sea menor, perfectamente representado por dos de las preocupaciones más generalizadas sobre élLa primera es la sospecha de que Peña Nieto, a pesar de su buena apariencia presidencial, no es intelectualmente adecuada para el trabajo; una sospecha alimentada, durante la campaña, por su incapacidad para nombrar tres libros favoritos”.

“La segunda –concluyó– es la sospecha de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Peña Nieto, ahora de vuelta en el Palacio Presidencial después de un paréntesis de 12 años, volvió a sus andadas: a censurar. Durante el anterior gobierno de 71 años, el PRI se ganó una reputación de anti-democrático”.