EN UN CLIC

ESTÁS EN LA SECCIÓN

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Mexicana y keniana, pero el Oscar pertenece sólo a mí, dice la actriz Lupita Nyong’o

 
Foto: EFE

Foto: EFE

Los Angeles, 3 Mar (Notimex).- La actriz Lupita Nyong’o, quien se mostró orgullosa de sus raíces mexicanas y kenianas, afirmó que el Oscar le pertenece solo a ella.

Al acudir a la sala de ganadores Lupita se veía feliz y no dejaba de acariciar su trofeo a lo que llamó “uno de los mejores momentos de su vida”.

Cuestionada sobre cuánto de su estatuilla le correspondía a México, Nyong’o contestó con contundencia que “todo me pertenece a mí”.

La actriz al subir a recibir su Oscar tuvo una de las participaciones más emotivas de la 86 entrega que se llevó a cabo en el teatro Dolby de Hollywood.

Lupita, quien nació en el Distrito Federal y creció en Kenia, hizo historia al ganar el Oscar a mejor actriz de reparto por “12 years a slave” en su primer nominación y en su primer película en su carrera.

La actriz que acaba de cumplir 30 años tuvo así dos momentos más que felices para celebrar en su vida.

“Quiero darles las gracias a la academia por este reconocimiento”, señaló en el escenario Lupita quien encarnó a la esclava Patsy.

“No se me escapa por un momento que tanta alegría en mi vida es gracias a tanto dolor en otra persona. Y por eso quiero saludar el espíritu de Patsy por su orientación”, manifestó.

“Esta ha sido la alegría de mi vida. Estoy segura de que los muertos de la época citada en la película están de pie mirando y están agradecidos como yo”, indicó.

“Cuando miro este trofeo quiero decirles a todos los niños pequeños que no importa en donde se encuentre uno tus sueños son validos”, resalto.

Tras describirse como aturdida por este triunfo, Lupita señaló que aún no puede creer tener el premio en sus manos y que esto sea parte de la vida real.

 

Textos y fotos realizados por reporteros, editores y/o agencias noticiosas para SinEmbargo.

1Comentario
  • Carlos Ysunza
    17:58h, 26 enero Responder

    A mi juicio, varias de las caricaturas de la revista carecen de humor, pero pienso que limitar la libertad de expresión por miedo es mucho peor que tolerar un mal trabajo o incluso la ofensa. Coincido con la apreciación de que qué débil deben ser las creencias religiosas de un cierto grupo si se sienten amenazadas por una mala caricatura (o bueno para el caso).
    En el momento en que nuestras sociedades queden limitadas por el miedo y por una religión, en ese momento estamos emprendiendo el camino de regreso al oscurantismo religioso.
    Yo creo que la crítica, aun la más cruel, nos hace reflexionar y enfrentar nuestras ideas y desde luego enfrentar las ideas a balazos, no es el camino que la mayoría deseamos.

Escribe un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".