Ciudad de México, 3 de junio (SinEmbargo).- La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) lanzó la versión 3.0 de su Índice para una Vida Mejor (www.ocdeindicevidamejor.org), una herramienta interactiva en línea que permite a los usuarios medir y comparar sus vidas con el resto del mundo. Esta versión contiene las últimas estadísticas, informaciones nacionales y conclusiones de los usuarios y por primera vez, está disponible también en español.

“Nuestro Índice para una Vida Mejor va más allá de las frías y duras cifras del Producto Interno Bruto (PIB), para intentar entender realmente qué quieren y esperan las personas para sus propias vidas y sus sociedades”, indicó José Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE en la presentación de la herramienta”.

El índice permite comparar el nivel de vida de tu país con los del resto del mundo en 11 aspectos, entre los que destacan: comunidad, salud, ingresos, vivienda, satisfacción y balance vida-trabajo.

Para comparar tu nivel de satisfacción con el de las 34 economías que forman parte de la organización, el programa pide al usuario tres datos:  lugar de origen, edad y sexo, así como una breve descripción de “qué significa para mí una vida mejor”.

Inmediatamente, en una segunda pantalla aparece un tablero en el que al posicionarse en los países mencionados se obtiene el resultado del nivel de satisfacción en tu país y en el que selecciones.

También, puedes acomodar los 11 puntos que se miden, según el orden de importancia que tengan para ti e inmediatamente se compara con el del resto de los países.

Como información adicional, hace un diagnóstico sobre las área de oportunidad que hay en tu país de origen, por ejemplo, en el caso de México, señala que para las mujeres entre 35 y 44 años que buscan mejores ingresos, la nación ofrece la oportunidad de que accedan a una mejor educación.

Además, hace sugerencias sobre aspectos que en tu entorno se deben tomar en cuenta para mejorar la calidad de vida, como el cuidado al medio ambiente y atención a los efectos del cambio climático.

“Medir los sentimientos puede ser muy subjetivo, pero es un complemento útil de datos más objetivos a la hora de comparar la calidad de vida en diferentes países. Estos datos subjetivos permiten incorporar una evaluación personal de la salud, la educación, los ingresos, la satisfacción personal y las condiciones sociales de un individuo. Las encuestas son el instrumento más utilizado para medir la satisfacción ante la vida y la felicidad”, indica el organismo en la página web donde está disponible la herramienta.

LA SATISFACCIÓN  ES DE MEDIA TABLA

De acuerdo con estadísticas del organismo, en una escala del 0 al 10, en los países miembros la satisfacción ante la vida tuvo una calificación de 6.6

Algunos países —Estonia, Grecia, Hungría, Portugal y Turquía— tienen un nivel relativamente bajo de satisfacción general ante la vida, con un promedio inferior al 5.5. En el otro extremo de la escala, las calificaciones fueron superiores al 7.5 en Islandia, Noruega, Suecia y Suiza. Hay poca diferencia en los niveles de satisfacción ante la vida entre hombres (6.6) y mujeres (6.7) en los países de la OCDE.

No obstante, la educación tiene una fuerte influencia en el bienestar subjetivo. Mientras que la población que ha concluido la educación primaria en los países de la OCDE otorga una calificación de 6.2, esta cifra llega al 7.1 entre las personas con educación superior.

En los países de la OCDE, el 80% de las personas manifestaron tener más experiencias positivas que negativas en un día normal. Entre los países de la OCDE, Dinamarca, Islandia y Japón “son los que sienten de forma más positiva”, en tanto que Turquía, Estonia y Hungría muestran los niveles más bajos de felicidad.

La satisfacción ante la vida, la salud y la educación son los aspectos más importantes del bienestar, independientemente de la región.

Los hombres y las mujeres coinciden en la importancia que confieren a la mayoría de los temas, aunque los hombres se preocupan más por los ingresos y menos por la comunidad, la salud y el equilibrio entre el trabajo y la vida.

Las observaciones de los usuarios por edades demuestran que la importancia de la salud aumenta con la edad, mientras que la del equilibrio entre el trabajo y la vida disminuye.

Los usuarios de África y América Latina atribuyen más valor a las condiciones materiales (vivienda, ingresos y empleo) que los usuarios de Norteamérica. En México, Chile y España otorgan más peso a la participación en la vida cívica que en otros países.

Hasta la fecha, el Índice para una Vida Mejor ha recibido 1.8 millones de visitas de más de 180 países.