Ciudad de México, 3 de agosto (SinEmbargo).- Familiares, amigos y colegas del fotoreportero Rubén Espinosa dieron el último adiós al periodista en el Panteón Civil Dolores en la Ciudad de México.

Entre aplausos y exigencias de justicia para él y las cuatro mujeres asesinadas en la colonia Narvarte el pasado viernes, sepultaron el cuerpo del fotoperiodista.

La caravana fúnebre partió alrededor de las 13:30 de la funeraria Hispano Americana. Durante el trayecto, patrullas y motocicletas de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) la fueron resguardando.

Durante el sepelio, los fotógrafos que se encontraban en el panteón, colocaron sus cámaras sobre la tumba de Rubén, luego las alzaron, como un acto simbólica para honrar la memoria del fotoperiodista.

El cócker spaniel del fotoperiodista, estuvo presente durante el funeral como en el entierro.

Los fotógrafos asistentes al entierro, cubrieron la tumba de Rubén con sus cámaras. Foto: Cuartoscuro

Los fotógrafos asistentes al entierro cubrieron la tumba de Rubén con sus cámaras. Foto: Cuartoscuro

Durante la mañana de este lunes, el periodista fue velado en una funeraria ubicada en la colonia San Pedro de Los Pinos, en la Ciudad de México.

El fotoperiodista fue hallado sin vida el viernes 31 de julio en un departamento de la Colonia Narvarte junto con otras cuatro mujeres entre las que se encontraba la activista Nadia Vera que se desempañaba como productora General del Gran Festival Internacional Cuatro por Cuatro/Arte escénico contemporáneo y formó parte del movimiento #YoSoy132.

Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

Un grupo de periodistas y fotógrafos viajó desde Veracruz para acompañar a la familia de Espinosa Becerril. Foto: Luis Barrón, SinEmbargo

Un grupo de periodistas y fotógrafos viajó desde Veracruz para acompañar a la familia del colaborador de la revista Proceso, Cuartoscuro y de la agencia de noticias AVC  y poderse despedir de su compañero.

El fotoperiodista vivía en condiciones de exilio en la Ciudad de México, porque se sentía bajo amenaza en el estado de Veracruz. En una reciente entrevista con SinEmbargo, acusó directamente al Gobernador Javier Duarte de Ochoa de haber convertido esa entidad en un camposanto.