Durante su primera llamada con el Presidente Enrique Peña Nieto, Donald Trump lo amenazó con cortar el contacto con él si seguía haciendo pronunciamientos públicos que cuestionaban su promesa electoral de construir el muro, así lo reveló el diario The Washington Post.

Trump pasó gran parte de su llamada con Peña Nieto, dice el Post, tratando de encausar al Presidente mexicano en un acuerdo para dejar de hablar sobre cómo se pagaría el muro. Dos días antes, el mandatario de Estados Unidos había firmado una orden ejecutiva para su construcción, pero su financiamiento sigue sin estar claro.

Ciudad de México, 3 de agosto (SinEmbargo).– En su primera llamada por teléfono, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó a Enrique Peña Nieto con romper cualquier contacto si el mexicano continuaba diciendo a la prensa que no pagaría el muro, contra su promesa electoral de construirlo en la frontera, revela esta mañana The Washington Post.

Según el diario, en dicha conversación -realizada el 27 de enero- Trump reconoció que sus repetidas palabras sobre que México pagaría por la construcción se había convertido en un problema político, por lo que le solicitó que no dijera más que su gobierno no iba a pagar el proyecto.

“No puedes decir eso [que México no va a pagar el muro fronterizo] a la prensa. La prensa va a irse con eso y no puedo vivir con ello”, dijo Trump a Peña Nieto en su primera conversación telefónica tras asumir la Presidencia, el 27 de enero, cuyas transcripciones han sido obtenidas por el Post.

“En lugar de decir ‘no lo pagaremos’, deberíamos decir: ‘lo solucionaremos’. Se solucionará en la fórmula de algún modo”, recomendó el mandatario estadounidense a su homólogo mexicano, según las notas de la conversación obtenidas por el rotativo.

Trump pasó gran parte de su llamada con Peña Nieto, dice el Post, tratando de encausar al Presidente mexicano en un acuerdo para dejar de hablar sobre cómo se pagaría el muro. Dos días antes, Trump había firmado una orden ejecutiva para su construcción, pero su financiamiento sigue sin estar claro.

“Sobre el muro, tú y yo tenemos un problema político”, dijo Trump, de acuerdo con las transcripciones obtenidas por el diario. “Mi gente se levanta y dice: ‘México pagará por el muro’, y tu gente probablemente diga algo en un lenguaje similar, pero ligeramente diferente”.

Trump parecía reconocer que sus amenazas para hacer pagar a México le habían dejado acorralado políticamente. “Tengo que hacer pagar a México por el muro, tengo que hacerlo”, dijo. “He estado hablando de ello durante un período de dos años”.

Para resolver el conflicto, Trump presionó a Peña Nieto para suprimirlo, sacarlo de la agenda, dice The Washington Post. Cuando le insiste en quién pagará por el muro, “debemos decir: ‘Trabajaremos’, y esto funcionará de alguna manera”, dijo Trump, “a diferencia que tú estés diciendo: ‘No pagaremos’, y yo diciendo: ‘No pagaremos’”.

Peña Nieto resistió, diciendo que las reiteradas amenazas de Trump habían colocado “una gran marca en nuestra espalda, señor Presidente”. Advirtió que “mi posición ha sido y seguirá siendo muy firme, que México no puede pagar por el muro”.

Trump objetó: “Pero no se puede decir eso a la prensa. La prensa se va a ir con eso, y no puedo vivir con eso”.

En busca de una salida, dice The Washington Post, Peña Nieto reiteró que el plan fronterizo “es un tema relacionado con la dignidad de México y va al orgullo nacional de mi país”, pero accedió a “dejar de hablar del muro”.

El intercambio sugiere que incluso al comienzo de su presidencia, Trump consideraba un problema la posibilidad de sacar dinero de México, pero trató de evitar el reconocimiento público de esa realidad.

Trump reiteró ese voto tan recientemente como el mes pasado, cuando dijo durante una cumbre de líderes extranjeros en Alemania que “absolutamente” seguía comprometido a forzar a México a pagar por el muro.

Semanas después, sin embargo, la Cámara de Representantes aprobó un presupuesto de 788 mil millones de dólares este jueves que incluye un primer pago por mil 600 millones para el controversial muro que el Presidente Donald Trump desea construir en la frontera con México, además de más recursos para el Pentágono.