Naucalpan de Juárez y Tlalnepantla de Baz son dos municipios industrializados que definirán las elecciones del Estado de México por el porcentaje que su población representa respecto a la lista electoral de la entidad: 4.83 y 5.86 por ciento, respectivamente. En los centros de Naucalpan y Tlalnepantla, uno del partido blanquiazul y otro del tricolor, el domingo de elecciones transcurre tranquilo. Las opiniones varían. Unos critican la corrupción del PRI, otros volverán a votar por ese partido y otros optarán por otra opción.

La elección hoy en el Edomex. Foto: Sandra Sánchez, SinEmbargo.

La jornada electoral hoy en el Edomex. Foto: Sandra Sánchez, SinEmbargo.

Tlalnepantla/Naucalpan, Estado de México, 4 de junio (SinEmbargo).- ¡Aguas frescas!, grita al mediodía un señor entre los pasillos del mercado de la cabecera central de Naucalpan, Estado de México. Porta una gorra roja del candidato priista, Alfredo del Mazo.

—El PRI es el que va a ganar —le dice a un niño mientras le sirve un vaso de agua de horchata.

En entrevista, afirma serio y seguro creer en el PRI y que hoy ganará las elecciones una vez más. Como lo ha hecho por ocho décadas.

“Todos son iguales, pero por lo menos este me ayuda. Me da una canasta básica. Pero yo toda mi vida he trabajado. Toda mi vida he trabajado”, dice y continúa empujando su carrito con las aguas.

En el cielo, una avioneta morada vuela con un solo mensaje: “Hoy es cuatro de junio, sal a votar. Hoy es cuatro de junio, sal a votar…”.

Por una de las entradas al mercado se ubica una casilla y, justamente a lado, una propaganda de la candidata panista, Josefina Vázquez Mota.

Naucalpan, al este de la Ciudad de México con más de 870 mil habitantes, es gobernado actualmente por el panista Edgar Olvera Higuera.

El ex Presidente Municipal priista, David Sánchez Guevara, se encuentra preso por el supuesto desvío de 9 millones de pesos destinados para adquirir uniformes para empleados de Naucalpan. Además, es acusado de otro desvío por 408 mil pesos para la construcción de un andador y enfrenta un juicio por el desvío de 5 millones 824 mil pesos del programa Banqueta Digna.

“El PRI es una basura”, afirma Marcos. Tiene 24 años. Está sentado en la entrada de otra casilla, cerca del centro de Naucalpan. En una hoja blanca tiene trazados alrededor de 60 palitos. Esperaba más número de votantes. Todo, dice, ha estado tranquilo.

Naucalpan es uno de los 11 municipios con alerta de género ante el alto índice de feminicidios registrados en la entidad. Foto: Sandra Sánchez, SinEmbargo.

Los mexiquenses acuden a las urnas este domingo para elegir Gobernador. Foto: Sandra Sánchez, SinEmbargo.

Marcos quiere un cambio. Lo que más le preocupa es la delincuencia. “Se está poniendo más pesado el ambiente”, comenta.

No es el único. Aunque un par de ventanas del transporte público mexiquense tiene propaganda del candidato priista, otro, una combi blanca con rosa, muestra una calcomanía mediana con la leyenda:

“Naucalpan, municipio donde prevalece la inseguridad, robos, feminicidios, asesinatos, extorsiones”.

Naucalpan es uno de los 11 municipios con alerta de género ante el alto índice de feminicidios registrados en la entidad.

Naucalpan de Juárez y Tlalnepantla de Baz, dos municipios industrializados ubicados al norte de la Ciudad de México, son dos de los 20 que definirán las elecciones por el porcentaje que su población representa respecto a la lista electoral de la entidad: 4.83 y 5.86 por ciento, respectivamente.

Los habitantes de Tlalnepantla consultados por SinEmbargo esta mañana están divididos: una vendedora de frutas es priista de siempre, un bolero no vota desde hace años, una comerciante de materias primas hoy votará diferente porque busca un cambio.

En una esquina de Tlalnepantla, cerca del Ayuntamiento, Carolina vende fruta picada. Viste un pantalón colorido y una diadema rosa. Planea ir a votar. Cuenta que no sabe leer.

—Yo siempre he votado por el PRI. Dicen que no, que porque son rateros, pero…

—¿La costumbre?

—Por costumbre, sí. Que hay otros… este… ¿Cómo se llama? ¡Morena!, el PAN. Hay muchos, no sé. Siempre he votado por el PRI.

El domingo de elecciones transcurre tranquilo en los centros de Naucalpan y Tlalnepantla. Foto: Dulce Olvera, SinEmbargo

Una hora después de que las casillas han abierto, a las nueve de la mañana, como cada sábado y domingo, comerciantes informales instalan sus puestos de comida en el parque del Ayuntamiento de Tlalnepantla mientras suenan campanas al término de la misa celebrada en la iglesia aledaña.

Este municipio es gobernado actualmente por la Presidenta Municipal Denisse Ugalde Alegría, del PRI.

—¿Va ir a votar? —se le cuestiona a una mujer que atiende un puesto de tamales, atole y café junto con su hijo.

—Primero Dios, sí.

Escuchó que hay una casilla “aquí en el PRI a una callecita”, dice mientras señala atrás del Ayuntamiento, un edificio de ladrillos rojos y muros con héroes patrios acompañado de una bandera nacional en su asta. No hay casilla.

Un bolero, a unos pasos, no votará este domingo. Desde el asesinato del candidato priista Luis Donaldo Colosio, en 1994, no lo hace.

Aclara que no le gusta opinar sobre política “porque los cristianos ponemos en manos de Dios lo que pase”.

En el Estado de México no vota más del 50 por ciento de los 11 millones que pueden.

Sin embargo, mientras desayuna una torta, asegura que “México cada vez va más peor. Matazones en las calles y el Presidente corrupto”.

De camino al mercado Filiberto Gómez, cerca del centro de Tlalnepantla, se ve en un establecimiento que vende productos electrónicos una lona con el rostro de la candidata de Morena, Delfina Gómez Álvarez.

—¿Es suya la lona?, ¿por qué la pusieron?

—Es de los dueños, no sé —responde un joven. Es el empleado.

Unas calles más adelante se encuentra el mercado. Entre comerciantes compitiendo por clientes o cortando verduras o carne, José camina por los pasillos pidiendo dinero.

En los barrotes de la entrada un letrero del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) llama a votar. Él, sombrero de palma, guaraches y ropa blanca de lona, no tiene idea de que hoy se renueva al Gobernador, quien durante ocho décadas ha sido del mismo partido.

Viene de Puebla y casi no habla. Dice juntar entre 80 y 100 pesos al día.

A lado de un puesto de tacos, hay una lona del candidato del PRI, Alfredo del Mazo.

María, que atiende un establecimiento de materias primas, dice que la representante del mercado es priista y le dan un hueso en el Palacio Municipal.

A ella no le importa. En su negocio tiene dos propagandas de Delfina Gómez, la de Morena.

“Hoy cambié. Hoy votaré por Morena. Tenemos que hacer un cambio. En el PRI hay mucha corrupción. ¿Qué futuro les espera a nuestros hijos?”, dice.

Tiene “esperanza” de que gane. Pero no todos.

Un policía municipal, que salvaguarda el edificio del Ayuntamiento de Tlalnepantla comenta: “Ya sabemos quién va a ganar”.

El oficial no podrá votar porque no pusieron casilla especial cerca y su jornada laboral termina hasta las cuatro de la mañana.

—¿Qué opina del PRI?

—Cuando llegan al poder se olvidan hasta de darnos uniforme; lo básico.

En los centros de Naucalpan y Tlalnepantla, uno del partido blanquiazul y otro del tricolor, el domingo de elecciones transcurre tranquilo. Las opiniones varían. Unos critican la corrupción del PRI, otros volverán a votar por ese partido y otros optarán por otra opción.

“Hay que ver otras opciones; darles el beneficio de la duda. El PRI no hizo nada”, asegura un taxista. Terminando de trabajar irá a votar.