Lorenzo Meyer Cossío, investigador de El Colegio de México, sostiene que la conformación del Frente Amplio Democrático es un triunfo para el PRI, que el siguiente año “ganaría perdiendo” la elección del nuevo Presidente de México.

“El que en el 2018 pudiera ser el triunfo de un candidato no priista, pero si del PAN-PRD-Verde, en realidad ya no es nada que tengan que temer los viejos priistas porque les guardará la espalda, los intereses creados siguen siendo los mismos”, plantea el historiador y académico mexicano.

El también analista político observa el desdibujamiento de las plataformas del PAN y el PRD a costa de llegar hacerse del mando del país y sobrevivir como partido, respectivamente. “El PRI no puede unirse al PAN y al PRD, ya sería el colmo. Entonces se ponen de acuerdo para ver cuál de los dos se puede presentar como la mejor opción para detener a AMLO”, destaca.

Ciudad de México, 4 de septiembre (SinEmbargo).– El Partido Revolucionario Institucional (PRI) ganó con la decisión del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de ir en un Frente Amplio Democrático (FAD) con Acción Nacional (PAN) y con las fuerza políticas que se le sumen para las elecciones de 2018, afirmó Lorenzo Meyer Cossío, profesor e historiador de El Colegio de México (Colmex).

El partido liderado por Andrés Manuel López Obrador, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), la tiene difícil, pues el gran frente que se cocinaba de “todos unidos contra AMLO” tomó forma y se oficializó para conservar el status quo, sostiene el académico en entrevista con SinEmbargo.

“Lo que le interesa al PRI es que no gane AMLO. El PRI gana no ganando AMLO, aunque pierda. Le cederá lugar al PAN, porque en el fondo no hay una gran diferencia, ya probaron a lo largo de muchos años que pueden estar de acuerdo en lo fundamental. El que en el 2018 pudiera ser el triunfo de un candidato no priista, pero si del PAN-PRD-Verde, en realidad ya no es nada que tengan que temer los viejos priistas porque les guardará la espalda, los intereses creados siguen siendo los mismos”, dijo Meyer.

En el Consejo Nacional del PRD celebrado el domingo nadie mencionó el nombre de Andrés Manuel López Obrador, pero liderazgos y gobernadores perredistas apuntaron con el dedo hacia el Monumento a la Revolución una y otra vez, en donde el tabasqueño reunió a sus huestes. Esa fue la constante, el líder de Morena tuvo más menciones que el mismo Enrique Peña Nieto, lo llamaron “el mesías”, el “del dedito” y “la izquierda disfrazada de radical”.

En medio de las alusiones, aprobaron una alianza con 207 votos a favor y 33 en contra con el PAN y advirtieron que también implicaba a los aliados históricos del PRI, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (Panal).

Los consejeros votaron el Frente Amplio Democrático (FAD) como la política de alianzas del perredismo de cara a los comicios de 2018 bajo el argumento de ser una alternativa al PRI y a “esa izquierda disfrazada” que se les quiere vender a los mexicanos.

Y este día la Comisión Permanente del PAN aprobó esta tarde la construcción del Frente Amplio Democrático junto con el PRD) y Movimiento Ciudadano.

El FAD entrará en vigor a partir de mañana, día en el que se presentará la solicitud ante el Instituto Nacional Electoral (INE) hasta el 31 de diciembre del año 2024.

Los integrantes del partido insistieron en que “no se trata de una alianza tradicional de partidos”, sino un frente “ en el que caben todos los que quieren lo mejor para México, como lo son las organizaciones civiles, académicos, intelectuales y ciudadanos de a pie”, de acuerdo con un comunicado.

Alejandra Barrales explicó en conferencia de prensa que a partir de la aprobación del FAD por el máximo órgano de gobierno del PRD, buscará seguir reuniéndose con los dirigentes del PAN, Movimiento Ciudadano (MC) y también con Nueva Alianza y el PVEM.

Para Lorenzo Meyer, quien ha estado cerca de Morena, la intención es clara: se trata de frenar a López Obrador y para ello buscarán “socavarlo desde fuera y desde dentro”.

“La elección del 2018 es entre dos: dos corrientes, dos formas de ver la política; en un lado esta AMLO, y en el otro todo el resto. ¿Pero no se parece esto ya mucho a lo que fue el 2006? Cuando se desató una campaña de miedo, negativa, porque es con base al miedo, no con base a los grandes proyectos con lo que descalificarán. Se lleva a cabo una campaña con mucho dinero. No extraña en absoluto lo que sucedió con lo que queda del PRD, que se va a juntar con lo que pueda. Nadie que mínimamente defienda la izquierda puede decir que es bueno unirse con el PAN”, añadió Meyer.

Ricardo Anaya, presidente Nacional del PAN, y Alejandra Barrales, presidenta nacional del PRD, promotores del Frente Amplio Democrático. Foto: Cuartoscuro

PAN Y PRD PIERDEN ESENCIA

El historiador afirmó que “se está defendiendo el status quo”, pues si el PRI pudiera hacer un frente amplio con el PAN, PRD, Verde, Panal, lo haría.

“Ese sería realmente el frente a modo que están buscando. Ahora el PRI no puede unirse al PAN y al PRD, ya sería el colmo. Entonces se ponen de acuerdo para ver cuál de los dos se puede presentar como la mejor opción para detener a AMLO: uno será el ganador, y el otro perdedor, pero será relativo, porque está tan bien ya resuelto el compromiso de que gane cualquiera, menos AMLO”, dijo.

Lorenzo Meyer opinó que el Sol Azteca mantiene una crisis de fondo, sin embargo continuará vivo pues el presupuesto que recibe del Instituto Nacional Electoral (INE) es jugoso.

“Este tipo de partidos son eternos, porque una vez que consiguen el financiamiento del INE será difícil que desaparezca. En su esencia dejó de existir, tuvo un inicio realmente interesante, yo diría que dramático y fundamental para la política partidista de finales del siglo XX, pero luego no consiguió madurar, siempre hubo divisiones internas, nunca llegó a ser una unidad sólida, siempre estuvo dividido. Ahora digamos que van a quedarse una estructura con ‘Los Chuchos’, que será muy redituable en términos económicos”, explicó.

El mismo domingo, el PRD aprobó quitar los derechos partidistas a varios de sus miembros, entre ellos Ifigenia Martínez, figura emblemática de la izquierda en México.

El historiador agregó que con la aprobación de las alianza para la Presidencia de la República y otros puestos de elección que se votarán en 2018, el PAN también pierde su esencia.

“Lo interesante es cómo el PAN pierde su esencia. Ya puede hacer alianzas con la pedacería que queda del PRD, y al gobierno le conviene muchísimo”, sostuvo.

El PAN vive su propia crisis interna debido a que los senadores Roberto Gil Zuarth,  Salvador Vega Casillas yJorge Luis Lavalle Maury se aliaron con el PRI en Cámara de Diputados para que Ernesto Cordero Arroyo presidiera la Mesa Directiva de la Cámara alta, en contra de la mayoría de sus correligionarios. Ellos cercanos a la ex pareja presidencial Margarita Zavala del Campo y Felipe Calderón, acusan a su líder Ricardo Anaya Cortés de usar la partido para su proyecto presidencial.

PLEITO CON MONREAL, FRACTURA IMPORTANTE

Lorenzo Meyer explicó que la inconformidad de Ricardo Monreal Ávila  con el resultado de la encuesta que dio como ganadora a Claudia Sheinbaum Pardo para liderar la coordinación de organización de Morena en la Ciudad de México puede representar un ruptura importante.

“Van a intentar socavarlo desde dentro. Morena tiene todos los enemigos externos y buena parte de enemigos internos. Esas divisiones requieren dinero en buena medida. Alguien se puede ir de Morena para que luego lo compren más caro y lo regresen a dónde salió”, señaló.

Monreal Ávila ha cuestionado la metodología y la transparencia de la encuesta que aplicó su partido en la Ciudad de México, a pesar de que estuvo de acuerdo junto con los otros tres aspirantes que participaron en el mecanismo.

El Delegado planteó el miércoles en un mitin realizado en la explanada delegacional una nueva encuesta, con dos encuestas espejo, o bien una consulta ciudadana a población abierta. Ambas propuestas fueron rechazadas este domingo.

Monreal Ávila además informó que tiene la propuesta de cinco partidos para ser su abanderado a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

Yeidckol Polevnsky Gurwitz, secretaria general del partido Morena, dijo en entrevista con este diario digital anteriormente que estaba sorprendida y confundida por la actitud de Ricardo Monreal, y que era imposible realizar una nueva encuesta.

“Nos confunde a todos porque por un lado dice: ‘No me voy, pero me han invitado, pero yo que quedo porque soy de Morena, pero cuando estaba en el PRI me fui a otro partido porque no me dieron la candidatura’. Yo creo que eso no se oye bien de un político tan maduro como él. Cuesta trabajo verlo y entenderlo”, dijo Polevnsky.

Lorenzo Meyer agregó que Morena tiene una “ecuación difícil para 2018”, pues además del Frente Amplio Democrático, también están otras candidaturas como la del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

“Están estas candidaturas que son más simbólicas que efectivas, pero que le restan votos. Morena tiene todo en contra”, señaló.