La Fiscalía General de Sinaloa realizará una segunda prueba a los restos óseos de la menor Dayana Fierro Zazueta para confirmar su identidad, luego de una petición realizada por la familia de la niña que desconfía del proceso llevado a cabo por parte de las autoridades.

Por su parte, el defensor de los derechos humanos, Óscar Loza Ochoa, cuestionó la labor que la Fiscalía realizó durante la desaparición de Dayana, ya que las autoridades no realizaron mayor esfuerzo apara encontrar a la menor.

Por Claudia Beltrán

Sinaloa/Ciudad de México, 4 de noviembre (Noroeste/Ciudad de México).- La Fiscalía General del Estado de Sinaloa (FGES) atendió la petición de la familia de Dayana Esmeralda Fierro Zazueta, la pequeña de cinco años de edad que el pasado 6 de junio fue raptada, y realizará una segunda prueba a los restos óseos de la menor, pues desconfían de los resultados de las autoridades.

Óscar Loza Ochoa, defensor de derechos humanos quien ha estado al pendiente de la familia de la pequeña, mencionó en entrevista con Noroeste que se está proponiendo que alguien externo a la Fiscalía realice otro examen. Detalló que el pasado lunes la familia se presentó en la Fiscalía para exigir un nuevo estudio de manera externa de la dirección de Servicios Periciales.

Una propuesta más es que se haga otro trabajo por un tercer certificado, acreditado, que es un laboratorio particular.

Anteriormente, el defensor cuestionó el trabajo de la Fiscalía General del Estado en caso Dayana. Expuso que la FGES no trabajó para encontrar a la menor que en junio fue privada de su libertad en la sindicatura de San Pedro.

“Quien avisó fue un civil, al menos ése es el informe oficial, fue un civil que ve el cráneo que avisa a la autoridad y que esta hace presencia luego de esa denuncia”, refirió.

“Hay una serie de dudas que la familia ha planteado, así como otras personas”, manifestó.

Por ejemplo, el abuelo materno de la menor, Gregorio, señaló que le parecía muy extraño que el cráneo encontrado no tuviera pelo. Ante la duda, exigió otros estudios “para saber si es o no”.

Dayana fue raptada el pasado martes 6 de junio cuando regresaba de una tienda a su casa. El jueves anterior a la desaparición de la menor, su padre, Jesús Alejandro, había desaparecido, y su cuerpo fue encontrado sin vida tres días después.

Un día después del entierro de su padre, Dayana desapareció. Tras ello, se inició la búsqueda de la menor por parte de sus familiares y colectivos ciudadanos.

Sin embargo, el pasado domingo 28 de octubre, la Fiscalía confirmó que los restos óseos encontrados en un paraje correspondían al cuerpo de la menor.

“Hoy, después de varios días de exámenes periciales y de genética a restos óseos encontrados en las inmediaciones del campo Mulas… tenemos la pena de informar que estos restos óseos, científicamente comprobado, corresponde a Dayana”, expuso Juan José Ríos Estavillo, Fiscal del estado.

El 23 de octubre, la Fiscalía recibió una denuncia anónima de la existencia de restos óseos en las inmediaciones del campo Mulas, entre los ejidos Buenos Aires y Balbuena, de la sindicatura de San Pedro.

Personal Ministerial y pericial acudió a la zona y recogieron los restos que “por sus características correspondían a una persona de poca edad”.

Tras los estudios realizados concluyeron que “los restos óseos sí corresponde a Dayana, de quien la Fiscalía tiene en trámite una carpeta de investigación por el delito de privación ilegal de la libertad”. Ríos Estavillo aseguró que desde que la niña fue privada de su libertad iniciaron una búsqueda intensa para dar con su paradero, trabajando con un enfoque de vida.

DIPUTADAS EXIGEN ESCLARECIMIENTO DEL CASO

Tras conocer el hallazgo de los restos óseos, diputadas de la Legislatura de Sinaloa, demandaron justicia por el asesinato de la menor y el aumento en homicidios cometidos contra mujeres.

La Diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Sylvia Treviño Salinas, exigió que la autoridades localicen al responsable del asesinato. “¿Quién fue?, porque no nada más es ésta, van a ser más, y de hecho se oye cada semana jovencitas desaparecidas y no sabemos su paradero, definitivamente”, señaló.

La también presidenta de la Comisión de Equidad, Género y Familia de la 62 Legislatura instó a la sociedad a levantar la voz y exigir justicia para este y otros casos. “Invitamos a prevenir situaciones como ésta, a seguir alzando la voz para que no se olviden todos de estas niñas y jovencitas que día a día desaparece y que no sabemos qué pasó o que no se esclarecen homicidios ni feminicidios”.

Agregó que hasta que no se halle al responsable, “la sociedad no se puede quedar con los brazos cruzados; tenemos que alzar la voy y exigir justicia”, añadió.

Por su parte, la legisladora del Revolucionario Institucional (PRI), Fernanda Rivera, solicitó, el pasado 21 de octubre, un minuto de silencio por las víctimas de asesinaros y lamentó el aumento de faminicidios en la entidad.

Al tomar la palabra, la Diputada del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Merari Villegas, exigió al fiscal, al gobernador y a la directora del Instituto Sinaloense de las Mujeres, resolver el tema o presentan su renuncia.

ASESINATOS DE MUJERES EN AUMENTO

Datos de la Fiscalía General del Estado señalan que en 2017 se han cometido 55 feminicidios, ocho casos más que los registrados hasta el 31 de agosto de 2016, cuando se tenían 47 casos.

La mismas autoridades han señalado que sólo han resulto 6 casos. El último fue el de Cindy y Érika, dos enfermeras que fueron asesinadas junto con Antonio, un chofer de Uber que las acompañaba. De acuerdo con las investigaciones, un grupo criminal las privó de su libertad y luego las asesinó.

Sin embargo, el Semáforo Delictivo, herramienta de consulta ciudadana que documenta 10 delitos por estado, municipio y país, señala que hasta octubre de 2017 se han efectuado 71 feminicidios; mientras en el mismo periodo de 2016 se habían registrado 35 asesinatos contra mujeres.