Aunque el asesinato de Gisela Mota Ocampo tiene el sello del crimen organizado, el móvil no necesariamente fue su presunta oposición al Mando Único; la Alcaldesa de Temixco había cortado a distintos empresarios locales contratos y convenios en el municipio, dice su ex coordinador de campaña.

Ciudad de México, 5 de enero (SinEmbargo).– Gisela Mota Ocampo no fue amenazada por grupos criminales antes de ser asesinada de cuatro balazos en la cabeza, había un acuerdo con el gobierno estatal en torno al Mando Único y había anunciado un Plan de Austeridad que incluía dar por terminados convenios y contratos con empresarios locales, dijo Anastasio Solís Leso, dirigente de Izquierda Democrática Nacional (IDN) en Morelos y ex coordinador de campaña de la funcionaria asesinada el pasado sábado.

Solís Leso indicó que la versión del Gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu, de que fue el grupo delincuencial Los Rojos el que asesinó a la Alcaldesa, es sólo una línea de investigación, debido a que Gisela Mota anunció varias decisiones que pudieron haber generado molestia en Temixco.

Anastasio Solís dijo que los asesinos de Mota Ocampo tienen el sello del crimen organizado: un comando armado, encapuchado, que ingresó a la vivienda de la occisa, sometió a la familia y mató a Gisela con cuatro balazos en la cabeza.

Sin embargo, el móvil va más allá del Mando Único y deben ser investigadas otras posibles causas, dijo. Una de ellas un Plan de Austeridad que incluía retirar contratos con sobreprecios costosos para el municipio.

“Probablemente ella, queriendo hacer el bien, podría haber generado algún tipo de reacción. Ella aseguró que tendría un convenio con la Universidad Autónoma de Morelos para un programa de prevención de la violencia, en el planteamiento del Mando Único sería un esquema mixto. Planteó que existirían contrapartes del municipios para que regidores y funcionarios trabajaran paralelamente. Lanzó un Plan de Austeridad y anunció que se terminaba un convenio con un particular que prestaba los servicios de grúa, porque se cobraba muy caro”, reveló.

LAS DECISIONES DE LA ALCALDESA

Promo(17)

El ex coordinador de campaña de Gisela aseguró que las medidas que anunció la Alcaldesa, si bien eran a beneficio del pueblo de Temixco y eran bien intencionadas, pudieron generar algún tipo de “reacción”, por afectar “intereses” de quienes no resultaban beneficiados con sus decisiones.

Solís Leso dijo que la Alcaldesa nunca dijo a sus amigos y familiares que fuera víctima de amenazas, pero dejó claro que el hecho de no hablar “y sentarse con mucha gente que la buscaban para ver los convenios”, la pudo dejar en un estado de vulnerabilidad.

“Ella decía no vamos hacer ningún compromiso, para no tener que tratar con nadie”, dijo.

El ex coordinador de campaña de la perredista descartó que el móvil del crimen sea una oposición de la Alcaldesa al Mando Único, debido a que acordó con un esquema mixto que incluía a las fuerzas de seguridad del estado y al municipio.

“Ya había un acuerdo previo en el sentido de implementar un esquema combinado de Mando Único y de y de policía de proximidad: el comisionado de Seguridad Pública lo pondría el Mando Único y al director de Tránsito Municipal, la Alcaldesa”, dijo.

Dos días después del asesinato de Gisela, el Gobernador Graco Ramírez afirmó que había sido asesinada por una célula de Los Rojos.

El perredista publicó en su cuenta Twitter: “Las líneas de investigación señalan que fue el grupo delincuencial de ‘Los Rojos’ los responsables del asesinato de Gisela Mota”. “Lo sabemos porque lo dicen ellos, los detenidos”.

El diario Reforma publicó que uno de los detenidos habría declarado ante las autoridades que les pagaron 500 mil pesos por asesinar a la Alcaldesa de Temixco, de acuerdo con un mando de la Fiscalía de Morelos. No se especifica si el monto fue para cada uno de los agresores, o para el grupo en conjunto.

Además, el presunto responsable dijo a los agentes, durante su traslado de Temixco a Cuernavaca, que la orden fue sólo asesinar a la Alcaldesa, y que fueron más de seis nombres, aún no revelados, de las personas que al parecer planearon el ataque.

“NO QUERÍA QUE FUERA CANDIDATA”

Zambrano y Basave en el homenaje a la Alcaldesa de Temixco. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo.

Zambrano y Basave en el homenaje a la Alcaldesa de Temixco. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo.

Juanita Ocampo, madre de Gisela Mota, dijo ayer que ella no deseaba que su hija fuera candidata a la alcaldía de Temixco.

“Yo la verdad no quería que fuera candidata, pero ella así lo quiso”, dijo la mujer que también fue golpeada el día que asesinaron a la Alcaldesa perredista.

La madre de Mota Ocampo recordó que su hija no tenía protección, porque aseguraba que el pueblo la cuidaba, pero aceptó que en varias ocasiones le pidió tener cuidado cuando hacía recorridos durante su campaña.

Gisela era una mujer aguerrida, que luchaba por las causas en las que creía y que no temía andar sola por todo el municipio, dijo su madre.

“Somos una familia unida, trabajadora, comprometida en las causas justas. No somos gente que queríamos el poder por el poder. Queremos el poder para servir al pueblo. Es la ideología que ella tenía”, dijo.

Juanita recordó el día que el comando armado llegó a su casa y asesinó a Gisela frente a su familia: “En nuestra cara le quitaron la vida. A ella le dieron cuatro balazos en la cabeza, como si no hubiera sido suficiente uno nada más”.

Ocampo exigió justicia para su hija asesinada y pidió respeto para su familia: “Ella no se enriqueció, vivió en la casa d la familia, una vez me dijo que tomó la decisión de casarse con el pueblo. Esa era su vida”.


También te puede interesar