Roma, 5 Jun (Notimex).- Aviones de la OTAN bombardearon hoy Trípoli y sus suburbios del este para mantener la presión sobre el líder Muamar Gadafi, poco después de que el secretario británico de Asuntos Exteriores, William Hague, visitó Bengazi para apoyar a la oposición.

El centro de Trípoli y los suburbios del este de la ciudad fueron alcanzados alrededor de las 02:30 horas libias (00:30 GMT) por varios proyectiles de los cazas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), según testigos citados por la cadena Al Yazira.

Poco después, aviones de combate sobrevolaron la capital y seis explosiones se escucharon, lo que generó alarma entre civiles y activó los sistemas de alerta en zonas residenciales y en dependencias del gobierno de Gadafi.

Esta escalada de bombardeos tuvo lugar un día después que Reino Unido y Francia utilizaron por primera vez helicópteros de combate en Libia para atacar instalaciones militares de Gadafi en la ciudad portuaria de Brega.

Los helicópteros de combate son más flexibles, mejor adaptados para aniquilar a las tropas enemigas y sus equipos, así como más precisos que los aviones que vuelan a mayor altitud, pese a que ello también supone una mayor exposición ante los enemigos.

Los ataques de la OTAN se intensificaron tras concluir la visita de Hague a Bengazi, el principal bastión de la insurgencia y sede del opositor Consejo Nacional de Transición (CNT).

“Estamos aquí hoy por una razón principal, mostrar nuestro apoyo al pueblo libio y al CNT, representante legítimo del pueblo libio”, dijo el ministro británico de Exteriores durante su estancia en la ciudad de Bengazi.

Hague se reunió con el jefe del CNT, Mustafa Abdel Jalil, para conocer sus planes estratégicos futuros y prometió una ayuda financiera para la remoción de minas terrestres, además visitó un centro médico donde se encuentran víctimas del conflicto.

El secretario británico de Asuntos Exteriores también discutió con Jalil una “Hoja de Ruta” para cuando se logre la salida de Gaddafi del poder.

“Damos la bienvenida a cualquier acción que pueda precipitar el final del régimen de Gadafi”, dijo el líder del CNT.

Respecto al uso de helicópteros de combate en Libia, el canciller ruso Serguei Lavrov advirtió que la intervención de la OTAN “se encamina hacia una operación terrestre”, pese a que miembros de la coalición internacional se comprometieron a no desplegar tropas terrestres.