Utiliza la ley de la atracción a tu favor: si deseas protección eso tendrás, aunque recorras todo New York sin guaruras, como Rafa Márquez. Sin embargo, si te instalas en pensamientos de violencia, aunque traigas cinco guardaespaldas en México, cualquier cosa podrá sucederte.