Esta semana, Blanka Alfaro, vicepresidenta de Mercy For Animals en México, escribe sobre la investigación de la organización sobre la crueldad en los rastros del país, a raíz de la cual interpusieron una demanda ante la Sagarpa y buscan que la #LeyRastrosSinCrueldad pase el Senado.

Mercy for Animals

El finales del año pasado dimos a conocer material que los investigadores encubiertos de Mercy For Animals documentaron a lo largo del país, en mataderos que opera y supervisa el gobierno de México. Lo que documentamos fue totalmente desgarrador, las imágenes captadas revelaron la espantosa verdad sobre la producción de carne en el país. En cada una de las instalaciones que investigamos, documentamos la tortura y el abuso generalizados en contra de los animales y en nombre de la producción de alimentos.

Las vacas y los cerdos eran pateados y golpeados con violencia, recibían choques eléctricos en la cara y los ojos, eran apuñalados repetidamente y abandonados a ahogarse en su propia sangre y vómito, e incluso eran abiertos a cuchilladas mientras aún estaban conscientes y podían sentir dolor.

Mercy For Animals interpuso ante la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) una denuncia detallada y le solicitó que investigue las numerosas violaciones documentadas a la Ley Federal de Sanidad Animal, la NOM033 y, en particular, la falla constante de los mataderos en dejar inconscientes a los animales antes de asesinarlos. Han pasado casi 12 meses desde que denunciamos y, hasta el momento, la Sagarpa no ha respondido adecuadamente a nuestras preocupaciones ni ha implementado ninguna acción significativa.

Nuestras investigaciones en los mataderos de México descubrieron un patrón de crueldad insoslayable. Y Sagarpa, la autoridad que es quien hace cumplir la Ley de Sanidad Animal no sanciona a quienes realizan actos crueles contra los animales, por lo que es necesario reformar la Ley para que hay castigos más fuertes.

Al contrario de la violencia que ha desangrado varias regiones de nuestro país en los últimos años, la crueldad animal de la que hablamos aquí tiene una solución tangible. Con la aprobación en la Cámara de diputados el pasado 17 de octubre se ha enviado un claro mensaje: México está harto de la violencia y está comprometido a ponerle fin.

Ahora sigue el que los legisladores en el Senado de la República voten esta reforma para que castigar la crueldad en los mataderos se haga una realidad. ¡Pero eso depende de nosotros! Estamos en el último paso y requerimos de tu apoyo para que los Senadores sepan que los mexicanos queremos que paren esta crueldad votando a favor la #LeyRastrosSinCrueldad

Manda tu carta a los Senadores aquí: CambiandoLasLeyes.com

Durante las últimas décadas, México ha luchado para superar la violencia en la que se empeña un reducido grupo de sus habitantes. Lejos de insensibilizarnos ante el dolor, esta violencia, patrocinada por complejos fenómenos socioeconómicos, nos ha abierto los ojos ante el sufrimiento que se padece en otras instancias. Mercy For Animals reconoce que en la agenda política de México hay temas apremiantes. Sin embargo, dado el impacto que todo tipo de crueldad tiene en la viabilidad de cualquier sociedad, nos sentimos obligados a llamar la atención de los Senadores respecto del sufrimiento animal.

En Mercy For Animals estamos orgullosos de participar en la construcción de un México solidario. Gracias por enviar la carta y ser de los ciudadanos que actúan, que están hartos de la violencia y quieren extender su compasión a los animales.