El doctor Marcos Arana Cedeño, director de la Defensoría del Derecho a la Salud en el estado, denunció que la disponibilidad del agua para los más de 200 mil habitantes del municipio de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, gobernado por Marco Antonio Cancino González, del Partido Verde Ecologista de México, se ha visto comprometida por la reducción de los mantos acuíferos a consecuencia de la sobrepoblación, la deforestación y la explotación industrial, en especial la refesquera Coca-Cola.

Ciudad de México, 6 de mayo (SinEmbargo).- Coca-Cola está arrasando con grandes cantidades de agua de los habitantes de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, y la poca que deja disponible para los habitantes no es de calidad, acusó el doctor Marcos Arana Cedeño, director de la Defensoría del Derecho a la Salud en el estado. Además, el especialista en salud pública planteó que la presencia de la empresa ha disparado el consumo de la bebida gaseosa y con ello diabetes, obesidad y caries entre la población.

“La presencia de Coca-Cola en Chiapas ha incentivado el consumo excesivo de refrescos. La empresa promueve sus productos, valiéndose de la falta de agua potable que ella misma ha provocado, con lo que intensifica los problemas de salud como obesidad, diabetes y caries”, denunció el también investigador en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas Salvador Zubirán, en entrevista para SinEmbargo.

El doctor denunció que la disponibilidad del agua para los más de 200 mil habitantes del municipio de San Cristóbal de las Casas, gobernado por Marco Antonio Cancino González, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), se ha visto comprometida por la reducción de los mantos acuíferos a consecuencia de la sobrepoblación, la deforestación y la explotación industrial.

La última problemática señalada, destacó, es de especial preocupación y acusó que la planta de Coca-Cola extrae cada día mil 612 metros cúbicos de agua; es decir, 16 millones de litros del vital líquido en el municipio, cantidad suficiente para abastecer a 200 mil habitantes con 80 litros por persona diariamente durante un año.

“No hay transparencia acerca del monto y destino de los recursos obtenidos para la sobreexplotación de los pozos”, agregó.

Coca-Cola acaba con el agua de San Cristóbal de las Casas. Gráfico: SinEmbargoMx.

Por si fuera poco, el especialista condenó que Femsa Coca-Cola ha desplegado “estrategias comerciales monopólicas de discriminación de precios”, especialmente dirigidas a la población indígena.

“En las comunidades indígenas, principalmente en Los Altos de Chiapas, es donde más refrescos se consumen”, comentó. Para lograr posicionar a este grado la bebida, la marca ha desarrollado estrategias mercantiles “muy agresivas” que incluyen bajar el precio de los productos que ofrecen en las comunidades hasta un 30 por ciento.

Con ello, lamentó, se provoca un “desplazamiento terrible” de los hábitos alimenticios de la población, con “consecuencias terribles” para la salud.

“Todos los niños tienen caries temprana, hay problemas graves de obesidad y sobre todo, de diabetes que se está presentando en personas cada vez más jóvenes. Es una práctica monopólica. Es más barato comprar Coca-Cola en las comunidades indígenas que en las ciudades”, expuso. Como ejemplo citó el reemplazo de pozol, una bebida refrescante hecha a base de maíz y cacao, por la gaseosa de color negro.

“Coca-Cola ha incrementado mucho su mercado, ha sido tanto el aumento del consumo generado por estas prácticas comerciales que Femsa Coca Cola está buscando otro lugar aquí en Los Altos para apoderarse de un manantial y abrir una segunda fábrica, buscan tierras en los municipios de Hixtán y Zinacantán, si lo logran los problemas de salud y de acceso al agua se agravarán aún más”, advirtió.

Ante este panorama, recordó que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) otorgó tres concesiones a la compañía refresquera más grande del mundo en tres pozos profundos para la extracción de agua de manantial en las faldas del volcán Huitepec, con una calidad superior a la que se encuentra disponible para los ciudadanos.

Dichas concesiones se otorgaron hace más de 20 años: Una en 1994 y la otra en 1996 y recientemente han sido renovadas, sin que la población haya sido consultada y sin que se hayan dado a conocer los límites de explotación, reclamó el doctor.

Y agregó que existe un conflicto de interés, ya que las autoridades municipales siempre han favorecido a la industria y no a la población, al igual que el Gobierno de Manuel Velasco Coello y la Secretaría de Salud local, ya que lo mismo en hospitales que en edificios públicos abundan máquinas expendedoras del producto que llegó a México en los años 20.

“La Secretaría de Salud [local] que debería estar velando por el bienestar de la población no lo hace: En la propia Secretaría de Salud y en los edificios públicos de Chiapas vas a ver máquinas expendedoras que además tienen grabado el escudo del estado, es decir, hay una alianza entre el Gobierno y la empresa para promocionar los productos de Coca-Cola. Es inaudito”, sentenció.

Calificó la situación como “un crimen”, pues “el Estado no está cumpliendo con sus obligaciones de proteger a los habitantes y en cambio hace alianzas para proteger intereses comerciales. La concesión es federal, pero el Gobernador debería ayudar a priorizar los intereses y las necesidades de la población, debería hacer que su administración se abstenga de establecer alianzas con refresqueras y mejor dé instrucciones a la Secretaría de Salud de retirar todos los refrigeradores de edificios públicos y hospitales porque además de crear un daño enorme, ocupan electricidad que es pagada por el pueblo”.

QUIEREN A COCA-COLA FUERA DE CHIAPAS

El pasado 10 de abril, habitantes de San Cristóbal de las Casas, organizaciones civiles y académicos se manifestaron para exigir que sea anulada la concesión a Coca-Cola por extraer agua y provocar contaminación del agua y el suelo.

Al respecto, el doctor Arana exigió: “Queremos que Coca-Cola se vaya y que los pozos sean utilizados para beneficiar a la población porque no es sostenible esta extracción de agua. La empresa tiene que resarcir los daños y proteger los derechos de sus trabajadores, o sea, no puede dejarlos en la calle”.

Además, hace algunos días se llevó a cabo el primer Festival del Agua, a fin de informar a la población sobre la situación del vital líquido. El evento contó con la participación de instituciones educativas, artistas y organizaciones no gubernamentales.