Roma, 6 Jun (Notimex).- Aviones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) intensificaron hoy sus bombardeos contra posiciones militares y oficinas gubernamentales del régimen de Muamar Gadafi en Trípoli, mientras los rebeldes tomaron la ciudad de Yafran.

La OTAN atacó esta mañana las oficinas de la radio y la televisión estatales y un edifico del Congreso General del Pueblo (Parlamento), a unos dos kilómetros al este de la Plaza Verde, en el centro de Trípoli, denunció un responsable del Ministerio libio de Información.

Los ataques aéreos, que deterioran aún más las condiciones de vida de los civiles, tuvieron como objetivos inmuebles en los que se presume que reside Gadafi, así como dependencias del ejército y del gobierno, según la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

En un comunicado, la alianza militar aseguró que llevó a cabo “ataques intensos y sostenidos contra las instalaciones de las fuerzas de Muamar Gadafi durante la noche y esta madrugada, incluidos los centros de mando y control.

“Vamos a continuar para erosionar las bases del régimen de Gadafi hasta que la violencia contra la población libia termine”, indicó en un comunicado el teniente general Charles Bouchard, comandante en jefe de la misión de la OTAN.

La OTAN, que asumió el mando de todas las operaciones militares en Libia el pasado 31 de marzo, ha destruido en las últimas horas varios centros de mando y control del régimen, así como varias instalaciones de apoyo militar y piezas de artillería antiaérea en Trípoli.

En las últimas 24 horas, las fuerzas aliadas han destruido un depósito de misiles tierra-aire y una base militar de fuerzas terrestres del régimen y otra base aérea, además de cuatro lanzamisiles tierra-aire y un radar de las fuerzas leales a Gadafi.

Según la OTAN, unos 100 centros de mando y control han sido atacados en los últimos dos meses, además de 700 depósitos de municiones y casi 500 tanques, transportes blindados de personal y lanzacohetes.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, indicó que la destrucción de mil 800 objetivos militares hasta ahora ha debilitado a Gadafi a un extremo de que pronto será expulsado del poder.

De acuerdo con cifras divulgadas por el gobierno de Trípoli, hasta el pasado 26 de mayo los bombardeos de la OTAN han dejado al menos 718 civiles muertos y cuatro mil 067 heridos.

Los ataques de la OTAN ayudan a la insurgencia libia a ganar terreno frente al régimen de Gadafi, pues este lunes los rebeldes entraron en la ciudad montañosa de Yafran, expulsando a las fuerzas del régimen libio.

Yafran, situada a unos 100 kilómetros al suroeste de la capital, se encuentra en las Montañas Occidentales, donde la población local -la mayoría perteneciente a la minoría étnica bereber- se ha levantado contra los 41 años de gobierno de Gadafi.

Los rebeldes controlan el este de Libia, la ciudad occidental de Misrata y la cadena montañosa cercana a la frontera con Túnez.

La intensificación de los bombardeos de la OTAN coinciden con la visita de Mijail Margelov, enviado especial del presidente ruso Dmitri Medvedev, a la oriental ciudad libia de Bengazi, bastión de la oposición.

Margelov tiene previsto entrevistarse este lunes con el líder del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafa Abdel Jalil, así como con el primer ministro de esa instancia, Mahmoud Jibril, y el jefe militar de los rebeldes, Omar El-Hariri.