Berlín, 6 jun (EFE).- La ministra germana de Agricultura y Defensa del Consumidor, Ilse Aigner, declaró hoy que continúa vigente la recomendación de no consumir brotes vegetales, además de tomates, pepinos y lechugas, ante la ola de infecciones por “E.coli” que ha causado ya 21 muertes en Alemania y otra en Suecia.

Poco antes, el Ministerio de Defensa del Consumidor del estado federado de Baja Sajonia (norte de Alemania) había informado de la ausencia de la bacteria en las primeras 23 muestras de brotes vegetales analizadas, después del anuncio ayer de que el foco de la infección podía encontrarse en semillas germinadas de una granja de cultivo biológico de la zona.

No obstante, la ministra federal calificó de “correcta” la recomendación de las autoridades regionales de no consumir brotes vegetales “mientras la sospecha no quede totalmente descartada”.

Subrayó que no está probado que la empresa señalada y las semillas germinadas sean “la única fuente” de infección, por lo que la alerta contra el consumo de tomates, pepinos y lechugas en crudo continúa vigente, sobre todo en el norte de Alemania.

Indicó que lo importante para el consumidor es saber que la granja biológica afectada ha sido clausurada preventivamente y todo su género retirado del mercado y agregó que todos los distribuidores de brotes vegetales del país, así como las importaciones de este producto, deben ser controlados.

“El Estado federal y los ‘Länder’ trabajan codo con codo y las 24 horas del día para detectar el foco y frenar la propagación” del brote infeccioso, declaró la ministra, quien agregó que “la lucha contra la ‘E.coli’ es la máxima prioridad” de las autoridades.

En cuanto a la reunión extraordinaria que mantendrán mañana los responsables de Agricultura de la Unión Europea, Aigner dijo: “necesitamos una solución a nivel europeo porque estamos ante un problema a nivel europeo”.

La víspera, el Instituto virológico Robert Koch de Berlín cifró el número de casos confirmados de contagio en 1.526, de los cuales 627 padecen el peligroso síndrome urémico hemolítico (SUH) que provoca el germen patógeno.

En todo el país ya hay unas 2.500 personas infectadas o bajo sospecha de que pudieran estarlo. EFE