Lima, 6 jun (EFE).- La fórmula a la vicepresidencia peruana de Keiko Fujimori, Rafael Rey, declaró hoy que la supuesta intención de trasladar al sentenciado exmandatario Alberto Fujimori a una cárcel común es “una bajeza” por parte de las filas del virtual presidente Ollanta Humala.

En entrevista con el Canal N, Rey recordó que un expresidente, como Fujimori, por más sentenciado que sea “no se puede mezclar con presos comunes o terroristas” y debe cumplir su condena en una instalación militar, como en la que está recluido a raíz de una sentencia a 25 años de prisión por abusos a los derechos humanos y otras dos por corrupción.

El anuncio de trasladar a Fujimori a una cárcel común fue hecho por el virtual vicepresidente de Humala, Omar Chehade, tras apuntar que ese cambio no se ha hecho durante este Gobierno porque había un pacto entre la Administración de Alan García y el fujimorismo.

Rey, quien dijo hablar a título personal, agregó que el “adelanto de voluntad de este Gobierno (en alusión al electo Humala) de trasladar a Fujimori a una cárcel común” es una “mala manera” de iniciar su gestión.

“¿No han aprendido algunos el ejemplo mundial que dio el almirante Miguel Grau, en la guerra con Chile (en el siglo XIX)?”, quien recogió a los sobrevivientes chilenos en el mar, “eso es grandeza, lo demás es bajeza”, apuntó Rey.

De otro lado, Rey, quien aclaró haber sido “un invitado” en la plancha presidencial de Keiko, criticó que el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, haya llamado “antipatriotas” a los peruanos de las clases económicas altas que no votaron por Humala, el candidato que él apoyó en la segunda vuelta.

En opinión de Rey, que ha resultado electo por Fuerza 2011 (el partido de Fujimori) para el Parlamento Andino, Vargas Llosa debe asumir en Perú su papel de “garante del buen Gobierno” de Humala y aceptar, por ejemplo, el ministerio del Interior en su futuro gabinete.

Conocido por sus posiciones ultraconservadoras, Rey dedicó buena parte de la entrevista a criticar a Vargas Llosa, a quien le conminó a trasladarse a Perú y “pagar sus impuestos aquí”, ya que “es muy fácil defender los derechos humanos desde allá”. EFE