Además de la Caravana por la Paz, que desde el pasado 4 de junio, se traslada desde Cuernavaca, Morelos, con rumbo a Ciudad Juárez, Chihuahua, y que lidera el poeta Javier Sicilia, este lunes arranca la campaña “1 Minuto X No + Sangre”, en la que participan intelectuales, artistas, periodistas, caricaturistas, músicos, víctimas y organizaciones de derechos humanos que viven y siguen de cerca la violencia en el país, que ha cobrado la vida de más de 40 mil personas en lo que va de este sexenio.

Según Proceso, se trata de una iniciativa ciudadana en la que personalidades de distintos ámbitos darán rostro y voz a los muertos, a los huérfanos y a los miles de desaparecidos de la guerra contra el crimen organizado que Felipe Calderón impulsó al iniciar su gobierno.

La principal idea que difundirá la campaña es reunir a los que desde hace meses y desde diversas posturas ideológicas y políticas se han expresado a favor de la desmilitarización, la paz y el combate a la impunidad y la corrupción. Cada participante tendrá un minuto para expresar su punto de vista sobre la emergencia nacional que sufren los mexicanos.

El acto se realizará este 6 de junio en el Museo de la Ciudad de México, en el Centro Histórico, a partir de las 09:45 horas; el poeta Javier Sicilia estará presente en esta cita con un mensaje grabado.

Además participarán la familia Reyes Salazar, así como Olga Esparza, del Comité de Madres de Jóvenes Desaparecidas de Juárez; el general Francisco Gallardo, quien estuvo preso durante ocho años, debido a la propuesta que hizo para crear la figura de un  ombudsman militar, y el ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Genaro Góngora Pimentel.

También estarán presentes representantes de organizaciones como Redes Universitarias de Ciudad Juárez, la red Todos los Derechos para Todos, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y Greenpeace, entre otras.

Personalidades del ámbito intelectual, artístico y periodístico, entre ellos Miguel Ángel Granados Chapa, Lorenzo Meyer, Lydia Cacho, Joaquín Cosío “El Cochiloco”, Bruno Bichir, los  moneros Eduardo del Río “Rius”,  Rafael Barajas “El Fisgón”; Monero Hernández y Antonio Helguera, así como los periodistas John M. Ackerman, Jesusa Cervantes, Julio Hernández y Ricardo Rocha, por mencionar algunos. Otros artistas que estarán presentes son Regina Orozco, Astrid Hadad, Ofelia Medina, Las Reinas Chulas, Airenuevo Música, y Aurora y la Academia.

 

La caravana se mueve

El pasado 4 de junio inició la Caravana de la Paz, que partió de Cuernavaca, Morelos, y que llegará el próximo 10 de junio a Ciudad Juárez, Chihuahua. Julián LeBaron, de la comunidad LeBaron en Chihuahua, y Rocato Bablot, vocero de la Red por la Paz y Justicia con Dignidad, ofrecieron un discurso para dar el banderazo de salida de esta caravana. En la Glorieta de la Paloma de la Paz, hicieron sonar un caracol de mar y realizaron oraciones a los cuatro puntos cardinales por las miles de víctimas que ha dejado la violencia en México.

Los cientos de manifestantes, que llegaron desde las 5:00 horas, comenzaron a organizarse para distribuirse en los 14 camiones y más de 30 carros que integran el contingente.

Participan más de 500 personas de todo el país, familiares de victimas de la violencia en México, provenientes de diferentes puntos del país, así como de otros países donde la violencia de los cárteles mexicanos ha llegado. Recorrerán cerca de 3 mil kilómetros y pasarán por 12 estados de la República Mexicana.

 

Primera escala

Tras recorrer unos 90 kilómetros desde Cuernavaca, la caravana de 15 autobuses y varios vehículos particulares llegó el sábado 4 de junio, a las 9:00 horas, al Ángel de la Independencia, monumento emblemático de la Ciudad de México, donde Sicilia encabezó un mitin ante unas 300 personas.

“Esta caravana es la respuesta a la noche que nos han impuesto con esta guerra”, dijo Sicilia, en alusión al enfrentamiento entre los narcotraficantes y el operativo federal para combatirlos, en el que participan más de 50 mil militares.

 

Segunda escala

El sábado, poco antes de las 14:00 horas, el contingente arribó a Morelia, Michoacán, donde fue recibido por los maestros de la sección XVIII del ala democrática de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), quienes los guiaron por todo el libramiento de la capital estatal hacia las instalaciones de su sindicato.

En ese lugar, los líderes magisteriales les dieron la bienvenida y, luego, dieron de comer a todos los participantes de la caravana. Por la tarde se dirigieron rumbo al primer cuadro de Morelia para realizar un mitin frente al Palacio de Gobierno, donde los esperaban cientos de integrantes de más organizaciones sociales de la entidad michoacana.

 

Tercera escala

De acuerdo con El Universal, luego de varias horas por carretera y de transitar por la Autopista 57, la misma donde se han reportado asaltos a camioneros, secuestros a personas y donde fueron agredidos agentes del servicio de aduanas de Estados Unidos, la caravana avanzó en medio de un operativo de seguridad discreto a cargo de la Policía Federal y de la policía estatal de San Luis.

En torno a la camioneta de Javier Sicilia conducida por Emilio Álvarez Icaza, defensor de derechos humanos e integrante de este movimiento, un círculo de seguridad de 10 guardaespaldas armados y que viajan en dos camionetas custodiaron de cerca en todo momento al poeta y escritor, mientras que la patrullas de la Policía Federal y municipal sólo iban al principio y al final.

Al llegar al centro de San Luis, Javier Sicilia y los demás activistas sociales abordaron un camión de la caravana. Los activistas entraron resguardados por una valla de ciudadanos al Teatro de la Paz, en la plaza de Carmen.

La Caravana por la Paz pasó la noche del domingo 5 de junio en San Luis Potosí para esta mañana partir rumbo a Zacatecas, después de esto harán escalas en Durango, Saltillo, Monterrey, Torreón, Chihuahua y finalizarán en Ciudad Juárez.  En todos estos puntos se llevará a cabo un acto por la justicia y la paz.