Lima, 5 jun (EFE).- La candidata Keiko Fujimori abandonó hoy el hotel donde esperaba los resultados oficiales junto a su equipo de campaña, dando así por perdidas las elecciones y pese a que aún no se han comunicado esos resultados casi seis horas después de cerrarse los colegios.

Poco antes, y con semblante serio, Keiko salió al balcón del Hotel Bolívar para saludar a sus simpatizantes, a quienes dijo: “Si se ratifican (las cifras de las encuestadoras que dan como ganador a su rival, Ollanta Humala), seré la primera en reconocer los resultados, como lo dije desde un principio”.

Sin embargo, recalcó que pensaba “esperar los resultados (oficiales) con la prudencia que se necesita”

Al ver a su líder, los simpatizantes no parecían querer darse por perdidos y comenzaron a gritar “sí se puede, sí se puede”, pero Keiko prácticamente reconoció su derrota al decirles que el hecho de haber conseguido casi la mitad del apoyo y confianza era motivo para ella de “gran alegría y satisfacción”.

Fujimori ratificó ante sus fieles su “compromiso de trabajo por el país para seguir garantizando el crecimiento, seguir recibiendo inversiones, que se protejan los derechos laborales y los fondos de pensiones”.

Las distintas encuestadoras privadas han ofrecido sondeos a pie de urna y posteriormente conteos rápidos (con un margen de error de solo 1 %) en los que Ollanta supera a Keiko Fujimori por casi tres puntos porcentuales.

Sin embargo, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) aún no había ofrecido ni una sola cifra oficial seis horas después de cerrarse los colegios electorales.