En Chilapa y otros seis municipios de Guerrero, 663 escuelas (con 62 mil 300 alumnos y 3 mil 400 maestros y personal de apoyo) están cerradas desde el 19 de septiembre. La Secretaría de Educación pública estatal envió oficios para que se presentaran a laborar a partir de este lunes. Pero maestros de la Montaña Baja recibieron amenazas del crimen organizado a través de redes sociales donde les dijeron que no se presentaran a laborar y les advirtieron: “No queremos lastimarlos y no nos están dejando alternativas”.

Las escuelas de todos los niveles educativos de los municipios de Chilapa, Atlixtac, Ahuacuotzingo, Zitlala y José Joaquín de Herrera continuaron sin clases este lunes por temor a la violencia y ante las amenazas de grupos del crimen organizado hacia los maestros. En un recorrido por Chilapa se vieron cerradas las instalaciones de todas las escuelas de todos los niveles, solamente había actividades en la jefatura de sector y en la Delegación de Servicios Educativos de la Secretaría de Educación Guerrero.

Por Zacarías Cervantes y Luis Daniel Nava

Chilpancingo y Chilapa, Guerrero, 6 de noviembre (SinEmbargo).- Mientras que la Secretaría de Educación de Guerrero (SEG), envió un oficio a los maestros de la región Montaña Baja para que se presenten a trabajar a partir de este lunes 6 de noviembre, ayer circularon nuevas amenazas del crimen organizado en contra de los maestros a través de las redes sociales, para que no se presenten a laborar, “no queremos lastimarlos y no nos están dejando alternativas”, dice la advertencia.

Por su parte, los maestros comenzaron a circular un aviso en sus grupos de Whatsapp, en el que proponen no presentarse a sus labores, “estamos conscientes que los padres de familia y los niños quieren que haya clases, pero no depende de nosotros, depende del gobierno estatal y federal (son los responsables), no los maestros”, dice el texto.

La SEG, por conducto de la Dirección General de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) envió el 28 de octubre el oficio 1.0.1/2017/2808, al sector educativo de la región Montaña Baja en el que notifica que la “suspensión temporal de clases” que se autorizó para la revisión de las “condiciones estructurales” de las escuelas, tras el sismo del 19 de septiembre, se termina el próximo 6 de noviembre, que es mañana.

El oficio firmado por el director general de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la SEG, José Abraham Godínez Maldonado, establece que los trabajos de revisión de las “condiciones estructurales” de las escuelas ubicadas en dicha región “lleva un avance significativo y que en fechas próximas estaremos en posibilidades de concluir”.

En redes sociales les dicen que no se presenten a laborar y advierten, “no queremos lastimarlos y no nos están dejando alternativas”. Foto: ElSur.

El funcionario notificó a los maestros que “con la finalidad de continuar garantizando la seguridad e integridad de quienes conforman nuestro sector en las instituciones y centros de trabajo que aún no han sido visitados, se hace de su conocimiento que se extiende la suspensión temporal de clases hasta el 6 de noviembre, por lo que durante estos días (del 28 de octubre al 6 de noviembre) quedarán sin efecto los retardos y faltas del personal docente y administrativo de las escuelas en el supuesto ya mencionado”.

Sin embargo, a unas horas del retorno a clases, un grupo de la delincuencia organizada lanzó este domingo una nueva amenaza en contra de los maestros, mediante las redes sociales, que intimidó a los maestros de esa región.

La amenaza, transcrita textual y con las faltas de ortografía (común en estos mensajes) es la siguiente: “Aver maestritos pendejos como van a entender que nada de claces en chilapa no sean pendejos no queremos lastimarlos y no estan dejando alternativas. Bola de pendejos entenderan hasta que la mera reata les de una violada a las maestritas sabrosas del quinderr. I a ustedes maestros pendejos igos de su puta madre esten en su funeral no clases em todo chilapa y zus aleededores entiendan”

Algunos de estos mensajes se difundieron junto con fotografías de los cuerpos encontrados la mañana de este mismo domingo en Chilapa en bolsas de plástico negras, con el siguiente pie de foto: “Los restos descuartizados de un número aún no determinado de personas, fueron hallados dentro de 8 bolsas de plástico, a las que también les prendieron fuego a un costado de la carretera Chilapa-Acatzacatla, a la altura del punto conocido como Las Pilas.

“El hallazgo ocurrió esta mañana de domingo, donde arribaron elementos de la Policía del Estado”.

Luego de la nueva amenaza, algunos maestros de la región, mediante mensajes a través de sus grupos de Whatsapp, analizaron la posibilidad de no regresar a sus centros de trabajo este lunes.

El aviso de los profesores, establece: “Ante la situación que vivimos, es necesario esperar la notificación oficial por la SEG (sobre la reanudación de labores); no es un asunto que depende de nosotros, es un asunto estatal y federal. La notificación debe llegar por la vía debida, por el delegado regional, inspectores y supervisores escolares”.

Sigue: “Varios quieren regresar a las escuelas y es correcto, pero debe ser oficialmente y todos, no de manera aislada e individualizada. Asimismo, estamos conscientes que los padres de familia y los niños quieren que haya clases, pero no depende de nosotros, depende del gobierno estatal y federal (son los responsables) no los maestros”.

El texto concluye: “El rezago académico, el atraso de las estadísticas y evaluaciones es responsabilidad de las autoridades educativas superiores y del gobierno estatal y federal”.

Tras las amenazas, las escuelas de todos los niveles educativos de los municipios de Chilapa, Atlixtac, Ahuacuotzingo, Zitlala y José Joaquín de Herrera continuaron sin clases este lunes por temor a la violencia y ante las amenazas de grupos del crimen organizado hacia los maestros.

La jefa de sector del nivel primaria, Juana Pineda, quien tiene a su cargo 123 escuelas en estos cinco municipios, reconoció que desde el 19 de septiembre los planteles cerraron por la revisión de las autoridades a las instalaciones tras el sismo pero que los trabajos duraron dos semanas y después los maestros ya no regresaron por las amenazas que han recibido a través de las redes sociales para que no se presenten a sus labores.

En un recorrido por Chilapa se vieron cerradas las instalaciones de todas las escuelas de todos los niveles, solamente había actividades en la jefatura de sector y en la Delegación de Servicios Educativos de la Secretaría de Educación Guerrero mientras que entre los pocos maestros que se concentraron en estas oficinas se percibió el temor para hacer declaraciones debido a las condiciones en que viven.

Organismos como el Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón (Centro Morelos) y el colectivo de familiares de desaparecidos Siempre Vivos de Chilapa, han aclarado que la SEG sigue utilizando la justificación de que las clases se encuentran suspendidas para revisar las escuelas por los daños ocasionados por el sismo del 19 de septiembre pasado, pero que en realidad los maestros no han regresado a clases desde el 19 de septiembre por el temor a la violencia y a las amenazas del crimen organizado en esa región en donde se disputan el territorio los grupos criminales Los Ardillos y Los Rojos.

Tan sólo en la ciudad de Chilapa existen 50 planteles con 10 mil 100 alumnos de nivel preescolar, primaria y secundaria; mientras que en toda la región en el mismo nivel básico hay un total 663 escuelas con más de 62 mil 300 alumnos atendidos por 3 mil 400 maestros y personal de apoyo.

En la región sólo laboran con normalidad los planteles del Colegio de Bachilleres ubicados en Zitlala y Atlixtac.

OBISPO PIDE DETENER CRÍMENES

El Obispo Salvador Rangel Mendoza volvió a exigir a todas las autoridades y al crimen organizado detener los asesinatos en Chilapa.

Pidió a las fuerzas de seguridad custodiar las escuelas para que se reanuden las clases, a más de un mes de estar suspendidas, y que la gente pierda el miedo y no se deje llevar por rumores.

Recriminó a los políticos “chapulines” que ya quieren saltar de un cargo a otro o de partido, y pidió a la ciudadanía buscar a políticos que realmente la apoyen, que no sólo velen para engordar su patrimonio.

Consultado al término de su misa dominical en la catedral de esta ciudad, el obispo Salvador Rangel, de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, lamentó que se sigan cometiendo homicidios en el municipio e insistió en pedir una tregua y diálogo.

“Una vez más la exhortación a todas las autoridades y a las personas que están cometiendo los asesinatos, a que ya hagan un alto, debemos de respetar la vida, valorarla. Es penoso que sucedan estas cosas, ciertamente tendrán un origen, pero valdría la pena a que nos sentáramos a platicar, a dialogar, a ver la forma de cómo parar estos asesinatos”.

Acerca del cierre de escuelas de todos los niveles educativos, en al menos siete municipios que conforman la región educativa Montaña baja, el prelado respondió:

“No estoy de acuerdo para nada en que estén cerrando las escuelas, es un derecho constitucional el que tenemos de instruir a los hijos, niños, jóvenes. Realmente es una pena que estén cerradas las escuelas”.

“Es una vergüenza para toda esta gente de Chilapa, incluso para las autoridades, permitir que las escuelas estén cerradas, yo que sepa en ningún municipio de México están cerradas las escuelas, no sé si sea una orden estatal, una orden nacional. Dios quiera que se abran las escuelas este lunes”, dijo.

“SE HARÁ LO POSIBLE PARA QUE REGRESEN A CLASES”: ASTUDILLO

El gobernador Héctor Astudillo Flores declaró esta mañana en la capital que se hará todo lo posible para que regresen a clases en Chilapa, en referencia a las más de 600 escuelas de la Montaña baja que suspendieron labores desde el 25 de septiembre por la violencia.

Astudillo Flores informó que el interés del gobierno del estado es que se regrese a clases con las condiciones “que se requiere”.

Consultado después de los honores a la bandera en Palacio Gobierno, Astudillo Flores no detalló cómo se darían estas condiciones para el regreso a clases.

Sobre los hechos de violencia de este domingo en Chilapa, donde fueron hallados siete cuerpos quemados en bolsas, señaló que “hay un operativo desde hace tiempo, lamentablemente los actos delictivos vuelven a aparecer y eso obliga a reforzar cerca de un municipio, cerca de otra región, dependiendo donde se vayan presentando”.

Sobre la postura del Obispo Salvador Rangel, quien ayer exigió al gobierno a los integrantes de la delincuencia organizada que detengan los crímenes, el gobernador dijo que no tiene ninguna opinión o comentario que hacer al respecto.

Por otra parte, durante el acto en Palacio de Gobierno, Astudillo Flores también informó que la entrega de apoyos para los damnificados del sismo del 19 de septiembre que comenzaría mañana se pospuso 10 días.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EL SUR. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.