A plena luz del día y sin sanciones de por medio, la productora de toallas Industrias Unidas Maritex descarga sus desechos en el río Acotzala, cuyo cause se convierte en el Atoyac. La alerta sobre los contaminantes que genera esta empresa maquiladora regresó este 22 de febrero cuando el agua del río se tiñó de rojo y así cada día el agua cambia de color según lo que se esté maquilando. Los pobladores relataron que la empresa lleva años contaminando el río, haciendo que su agua sea inservible para cualquier tipo de consumo, ya que no pueden regar sus hortalizas, no pueden darle de esa agua al ganado, ni la pueden usar para consumo humano.

Por Por Yonadab Cabrera Cruz 

Ciudad de México/Puebla, 7 de marzo (SinEmbargo).– Desde hace 13 años y en total impunidad, la textilera Industrias Unidas Maritex descarga sus desechos en el río Acotzacala, cuyo cause se convierte en el Atoyac, el tercero más contaminado del país. La alerta sobre los contaminantes que genera esta empresa maquiladora de toallas regresó este 22 de febrero cuando el agua del río se tiñó de rojo y así cada día el agua cambia de color según lo que se esté maquilando.

Central realizó un recorrido el pasado 2 de marzo por la industria ubicada en el municipio de San Salvador El Verde,  Puebla y pudo constatar que la empresa vierte sus contaminantes en el río, en el momento de la visita el agua era azul y hasta había restos de tela morada en la cuenca.

La firma está justo instalada a la orilla de la carretera en el kilómetro 8.5 del Camino Real al Iztaccihuatl. En el ambiente se percibe un aroma desagradable a químico, tan fuerte que provoca el aire sea casi irrespirable.

En su página de internet, la industria omite su directorio por lo que se desconoce a cargo de quién está. En la breve descripción que ofrece únicamente presume que fue fundada hace 13 años, tiene una plantilla laboral de 450 personas y produce más de 16 millones de toallas anualmente.

La empresa tira sus desechos en total impunidad, según la solicitud de información 161300010116 a la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente, se señala que de enero de 2014 a abril de 2016, solo tres empresas fueron sancionadas por tirar sus desechos ilegalmente en el río.

Maritex aparece entre las inspeccionadas pero no cuenta con algún proceso administrativo en su contra.

El río cambia de color según el textil que estén produciendo. Foto: Central.

La firma está justo instalada a la orilla de la carretera en el kilómetro 8.5 del Camino Real al Iztaccihuatl. Foto: Central.

En el ambiente se percibe un aroma desagradable a químico, tan fuerte que provoca el aire sea casi irrespirable. Foto: Central.

LA LUCHA CONTRA LA TEXTILERA

Central charló con un grupo de campesinos que habitan en las zonas aledañas a Industrias Unidas Maritex y el río Acotzala, quienes pidieron la gracia del anonimato debido a que han sido amenazados en más de una ocasión por exigir a la empresa que deje de contaminar, o proponer proyectos para que puedan coexistir en el mismo hábitat.

Incluso, uno de estos campesinos fue presidente auxiliar de la comunidad de Analco y propuso diversos proyectos para que la textilera ya no contamine el río. Sin embargo, han pasado los años, los sexenios y las administraciones municipales y cada una de las propuestas han sido desechadas.

Según los campesinos, por la noche es cuando hay más descargas de aguas contaminadas de Maritex al Acotzala y la responsabilizaron por las manchas rojas que aparecieron en el manto acuífero el 22 de febrero en San Martín Texmelucan, San Salvador el Verde y otras poblaciones.

Los jornaleros relataron a Central que la empresa lleva años contaminando el río, haciendo que su agua sea inservible para cualquier tipo de consumo, ya que no pueden regar sus hortalizas, no pueden darle de esa agua al ganado, ni la pueden usar para consumo humano.

Han pasado muchas administraciones y nos han prometido que nos apoyarán para que Maritex ya no contamine. Empezamos las gestiones con Melquíades Morales, luego con Mario Marín y ahora con Moreno Valle. Siempre nos dicen que nos ayudarán, pero no hacen nada”, relató el ex Alcalde subalterno de Analco.

Maritex aparece entre las inspeccionadas pero no cuenta con algún proceso administrativo en su contra. Foto: Central.

El pasado 18 de diciembre de 2014 el ex Gobernador Rafael Moreno Valle inauguró el Centro de Salud y Servicios Ampliados (CESSA) de San Salvador el Verde. En aquella ocasión, los campesinos lo abordaron para solicitarle su ayuda con la textilera: “Pero ya salió y no hizo nada”.

Ellos han propuesto que Industrias Unidas Maritex en coordinación con los gobiernos estatal y municipal entuben el río justo a la altura de la empresa y lo liberen kilómetros abajo para evitar que al llegar a la industria sea contaminado, pero su proyecto no ha tenido eco ni de las autoridades y mucho menos de la empresa.

Incluso, hace años demostraron la gravedad de la contaminación en el manto acuífero, pues alguna vez se desbordó el río y llegó hasta un jagüey que tenía peces que eran usados para el consumo humano, pero luego de que el agua contaminada llegó hasta ese vaso se murieron todos: “Aparecieron muertos los peces a la orilla del jagüey”, dijo el campesino ex presidente Auxiliar.

Central también habló con algunos trabajadores de Maritex y hasta ellos recomiendan visitar el río Acotzala antes de cruzar con la textilera, pues una vez que la atraviesa el agua se contamina, y aunque saben que descarga químicos, nada pueden hacer porque es su fuente de trabajo.

Según los campesinos, por la noche es cuando hay más descargas de aguas contaminadas de Maritex al Acotzala y la responsabilizaron por las manchas rojas que aparecieron. Foto: Central.

LA MANCHA ROJA QUE ALERTÓ A POBLADORES

El 22 de febrero apareció una mancha roja en el río Acotzala a la altura del Parque Ecológico El Chamizal, ubicado en San Martín Texmlucan, situación que causó la alarma de los vecinos. El río estuvo teñido por 30 minutos y las autoridades municipales acudieron al lugar para hacer una inspección.

Las autoridades de San Martín Texmelucan concluyeron que aquella mancha roja no provenía de alguna de las empresas que se ubican en dicho municipio, por lo que giró oficios a los ayuntamientos de la zona para que hicieran lo propio, puesto que la mancha roja pertenecía a una empresa instalada en alguna de esas poblaciones.

Nosotros vamos a sacar el reporte, pedir la colaboración de los otros municipios para que coadyuvemos en esto y que las empresas tomen conciencia para que no se siga contaminando”, mencionó José Albino Recaba Zepeda, jefe de Ecología y Medio Ambiente de San Martín Texmelucan.

— ¿Cuál fue el impacto ambiental que causó la mancha roja en el río aunque haya estado por pocos minutos?, se le preguntó.

— Tenemos que hacer un análisis químico del pigmento. Sé que los pigmentos ahora se exige que sean biodegradables.

Los jornaleros relataron a CENTRAL que la empresa lleva años contaminando el río, haciendo que su agua sea inservible para cualquier tipo de consumo. Foto: Central.

Desde 2014 la organización internacional Greenpeace reveló que los altos niveles de contaminación del Río Atoyac podrían provocar cáncer, incluso a través de sus contaminantes dispersados en el aire.

El ex Gobernador Rafael Moreno Valle había contemplado en sus compromisos de campaña el saneamiento del río, pero fue imposible debido a los contaminantes que las empresas tiran en su cuenca.

En marzo de 2016, 10 ayuntamientos de Puebla acordaron desarrollar un plan de rescate del río, realizar inspecciones y detener descargas irregulares. Pero la última información pública que se dio sobre sanciones a las empresas que tiran sus desechos en la cuenca fue en febrero de 2015, cuando 11 textileras fueron castigadas, aunque no se dio a conocer cómo ni cuáles.

Esta nueva administración, con Tony Gali a cargo también ha prometido implementar políticas para evitar que el Atoyac se siga contaminando.

En su página de internet, la industria omite su directorio por lo que se desconoce a cargo de quién está. Foto: Central.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE CENTRAL. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.