Si la congestión nasal es un problema recurrente en temporada de primavera o después de un resfriado, los sprays de venta libre son una salida fácil, pero también temporal, pues después de los tres días recomendados puede resultar contraproducente.

Imagen: Shutterstock

Su uso excesivo puede derivar en rinitis medicamentosa. Imagen: Shutterstock

Por Consumer Reports

Ciudad de México, 7 de abril (SinEmbargo/LaOpinión).- Si estás batallando contra la congestión luego de un resfriado o de un problema de sinusitis, las buenas noticias son que respirar mejor podría estar apenas a un aerosol o una gota de distancia.

Los descongestionantes nasales en aerosol de 12 horas, de venta sin receta, tales como Afrin, Dristan y Vicks Sinex contienen el principio activo oximetazolina. Ese medicamento encoge los tejidos nasales inflamados rápidamente y usualmente causa menos efectos adversos que las píldoras descongestionantes porque muy poco se absorbe dentro del flujo sanguíneo.

Pero hay una desventaja: estos aerosoles son un arreglo temporal y vienen con instrucciones para dejar de usarlos después de tres días. Usarlos por más tiempo aumenta tu riesgo de un efecto adverso muy problemático: la congestión nasal de rebote, también conocida como rinitis medicamentosa.

La congestión de rebote ocurre cuando el tejido nasal no puede regresar a su tamaño normal y permanece inflamado, o se inflama aún más, dice la doctora Zara Patel, M.D., profesora asistente de otolaringología en la Universidad de Stanford y Presidente del Comité de Educación para la Sociedad Estadounidense de Rinología.

“Utilizar estos aerosoles por un periodo prolongado, de meses a años, puede llevar a algo más peligroso llamado rinitis atrófica”, advierte la doctora Patel. Es un trastorno raro, pero difícil de tratar, caracterizado por pasajes nasales incómodamente secos, algunas veces costras crónicas y en ocasiones, pérdida del olfato.

¿QUÉ HACER DESPUÉS DE TRES DÍAS?

Los sprays nasales son sólo una solución temporal. Foto: Shutterstock

Los sprays nasales son sólo una solución temporal. Foto: Shutterstock

Si estás usando un descongestionante nasal de venta libre y aún te sientes con la nariz tapada después de tres días, cámbiate a pastillas de pseudoefedrina para reducir el riesgo de sufrir de congestión de rebote.

Algunas personas son sensibles a la pseudoefedrina, que se sabe que causa nerviosismo, mareos o falta de sueño. Los efectos secundarios, algunos de los cuales pueden suponer un peligro para la vida, aumentan cuando se toma demasiado medicamento, por lo tanto, no excedas la dosis recomendada.

Además, no pierdas el tiempo con los descongestionantes que se venden en los estantes abiertos de las tiendas, tales como aquellos que contienen fenilefrina. La investigación muestra que la fenilefrina no funciona tan bien, si es que acaso funciona.

Es importante notar que si tienes glaucoma, enfermedades cardíacas, alta presión arterial, la próstata agrandada o enfermedad de la tiroides, verifica con tu médico o farmacéutico antes de usar cualquier tipo de descongestionante, aún en aerosol, porque algunas veces dichos trastornos empeoran.

TRATAMIENTOS SIN MEDICAMENTO

Para una ruta más segura al alivio y que no cause síntomas de rebote, considera probar opciones no medicamentosas, tales como un enjuague salino (basado en sal) antes de tomar aerosoles y píldoras descongestionantes.

“El enjuague salino actúa de dos formas para aliviar la congestión nasal. Remueve el exceso de agua atrapado en sus tejidos, actuando de esa forma como un descongestionante natural y enjuaga los alergenos que de otro modo se pegan al recubrimiento (en las fosas nasales)”, dice Patel.

El lavado con solución salina es seguro en el largo plazo, pero ya que el agua de la llave contiene niveles bajos de microorganismos tales como bacterias y protozoarios, es mejor enjuagarse con agua embotellada, filtrada o destilada. Puedes tomar un enjuague de solución salina ya esterilizado como los que venden en la farmacia.

Nota del editor: La elaboración de estos materiales fue posible gracias al subsidio del programa Attorney General Consumer and Prescriber Education Grant del estado, que es financiado por un acuerdo multiestatal de reclamos de fraude de los consumidores en relación con la comercialización del medicamento Neurontin (gabapentina) que se vende bajo receta médica.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LaOpinión. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.