Berlín, 7 Jun (Notimex).- Los casos de muerte por la bacteria E. coli en Alemania llegaron a 22, informó el instituto Robert Koch, al tiempo que las clínicas en el país señalaron que su capacidad se agota frente la epidemia y exigieron ayuda financiera.

Las autoridades en Alemania mantienen la alerta sobre el consumo de tomates, lechuga, pepinos y germinados, pero sin que se haya confirmado la hipótesis de que el foco de contagio sean los germinados de frijol y soya procedentes de un huerto de Uelzen.

Los alemanes se muestran por su parte reservados ante el consumo de vegetales y frutas crudas, lo que ha ocasionado fuertes pérdidas a los agricultores europeos en las últimas tres semanas.

En tanto los bacteriólogos locales continúan su ardua tarea de detectar el origen de contagio del nuevo tipo de bacteria E.coli, que puede provocar el síndrome hemolítico urémico (SHU).

De los 22 casos de decesos, 15 se debieron a dicho síndrome que ocasiona anemia hemolítica (falta de glóbulos rojos), escasez de plaquetas e insuficiencia renal.

La región norte de Alemania es la que hasta ahora registra el mayor número de fallecimientos, entre ellos seis en el estado federado de Baja Sajonia, cinco en Schleswig Holstein y cuatro en Renania del Norte Westfalia.

La Asociación Alemana de Hospitales anunció por su parte que en estos momentos las clínicas trabajan al límite de sus posibilidades, y planteó la interrogante de quién asumirá al final los gastos ocasionados por el estado de excepción actual.

En Alemania se registran mil 600 casos de infección por la bacteria E.coli, y 630 pacientes presentan el síndrome SHU, por lo que deben someterse a transfusiones sanguíneas.

Voceros de la Asociación Alemana de Hospitales apelaron al gobierno alemán para que cancele los recortes previstos en el sector salud, ante la situación de urgencia.

Agregaron que esta situación de urgencia demuestra la importancia de disponer de suficiente personal y equipo para superar casos similares, y precisaron que durante la crisis actual fue necesario intercambiar personal entre las clínicas.

Partidos de oposición en Alemania criticaron por su parte el plan de acción del gobierno para contrarrestar dicha epidemia.

El portavoz de política de salud de la fracción parlamentaria del Partido Socialdemócrata (SPD), Karl Lauterbach, criticó sobre todo la política de información del Ministerio de Salud.

Agregó que el ministro alemán de Salud, el liberal Daniel Bahr, subestimó en un principio la gravedad de la epidemia, y recalcó que la coordinación entre las investigaciones y la información de la ciudadanía no fue adecuada.

La ministra alemana para la Protección de los Consumidores, Ilse Aigner, asistirá este martes a la reunión especial de ministros de Agricultura de la Unión Europea que tendrá lugar en Luxemburgo.

Ahí se prevé discutir la ayuda para los agricultores europeos, en vista de que miles de empresas resultaron afectadas durante las últimas semanas debido al peligro de contagio por E.coli, por lo que registran pérdidas millonarias.