Graffiti-Paulo-Ito-descontento-social-contra-el-Mundial-de-Brasil

Barrio de Pompeia, en la zona oeste de Sao Paulo, Brasil, muro pintado por el artista Paulo Ito

Ciudad de México, 7 de junio (SinEmbargo).– El evento futbolístico más grande del planeta está por comenzar y millones de espectadores han puesto la mirada en el Mundial Brasil 2014, que arranca el próximo jueves 12 de junio. Sin embargo, la violencia, la crisis económica y los atropellos a los derechos humanos enmarcan el camino hacia la justa deportiva.

Hace un año, familias pobres fueron despojadas de sus hogares de forma violenta, tal como lo documentó la prensa internacional. Hubo niños masacrados, trabajadores explotados y algunos murieron en el levantamiento de las obras, pero de esto casi nadie se acuerda.

El gobierno de Brasil, que encabeza Dilma Vana Rousseff, realizará el mundial más caro de la historia, mientras que un tercio de su población vive en condiciones de pobreza extrema.

En los meses recientes, miles de personas han salido a las principales calles de Brasil para manifestar su descontento con el Mundial y exigir mejor calidad de vida y educación.

La mayoría de los usuarios de las redes sociales opinan que el mundo debió poner sus ojos sobre las violaciones a los derechos humanos que se realizaron para “preparar” la Copa del Mundo, antes de desviar su atención sólo en el juego de pelota.

DESALOJO EN LAS FAVELAS

El atropello más grande a los derechos humanos que ha marcado la víspera de esta Copa 2014, fue el desalojo de las favelas de Río de Janeiro que dejaron muertos, heridos e indignación en el pueblo de Brasil y en todo el mundo.

Entre amenazas, golpes y violencia, cerca de 1,100 familias que habitaban en casas improvisadas –entre ellos vendedores ambulantes– fueron amedrentados por policías, quienes además los despojaron de sus pertenencias.

Los medios y las redes sociales difundieron de manera viral varias imágenes en donde se mostró la indolencia de las autoridades al “limpiar” las calles.

De acuerdo con el informe “Mega evento y violaciones a los derechos humanos en Río de Janeiro”, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 150 mil familias estaban en peligro, entre las cuales, ya se habían registrado daños en 7 mil 185 de ellas.

Raquel Rolnik, relatora de la ONU, mostró su preocupación y criticó a las autoridades de Brasil por atentar en contra de los derechos de sus habitantes con la finalidad de “mejorar la imagen” del Mundial de Fútbol de 2014, así como de los Juegos Olímpicos de 2016.

La relatora de la ONU explicó que las ciudades de São Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Curitiba, Porto Alegre, Recife, Natal y Fortaleza, fueron las más afectadas y destacó que los desalojos fueron tempranos, sin que se diera tiempo de proponer y discutir alternativas.

“Se prestó insuficiente atención al acceso a las infraestructuras, servicios y medios de subsistencia en los lugares donde esas personas fueron realojadas”, reveló Rolnik.

La noticia causó gran polémica. Sin embargo, el 4 de junio pasado el precandidato al Gobierno de Sao Paulo por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT), Alexandre Padilha, afirmó que Brasil no tenía la intención de esconder las favelas ni a los pobres durante el Mundial de Fútbol 2014.

“Brasil no quiere esconder las favelas o a los mendigos, pero quiere mostrar también un país que crece cada vez más, que genera empleo”, comentó Padilha durante la séptima edición del foro “Efe Café da Manhã”.

Aunque las declaraciones por parte del gobierno siempre fueron “positivas”, la sociedad civil y organizaciones acusaron que los únicos beneficiados, incluso de los atropellos, eran las grandes corporaciones organizadoras del magno evento, y no los brasileños.

MÁS Y MÁS MANIFESTACIONES

Las manifestaciones y protestas se intensifican en las principales ciudades brasileñas. Foto: EFE

Las manifestaciones y protestas contra el gobierno brasileño se intensificaron en las principales ciudades de ese país, a tan sólo una semana antes de que comience el Mundial. Foto: Efe

Las constantes marchas fueron el gran síntoma de todos los problemas generados en torno al Mundial Brasil 2014. Miles de ciudadanos acusaron al gobierno brasileño de violar los derechos humanos y endeudar al pueblo con las exorbitantes inversiones económicas para llevar a cabo el magno evento.

A inicios de junio pasado, los brasileños salieron a las principales calles de las ciudades de ese país para protestar contra los multimillonarios gastos del evento y contra el aumento del precio del transporte público, en el contexto de la Copa Confederaciones, y a un año de que arrancara la fiesta futbolera.

En Sao Paulo, Rio de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte, Fortaleza, Salvador y otras ciudades del país, los manifestantes fueron convocados a través de las redes sociales y urgieron al gobierno brasileño mayores inversiones en transporte, en salud y en educación.

Al respecto, la Presidenta Dilma Rousseff dijo: “No voy a admitir que haya ningún tipo de desmanes con la intención de impedir que la gente tenga acceso a la Copa. No es democrático destruir la propiedad privada y pública, y mucho menos que las manifestaciones tengan costos humanos”.

Los movimientos realizados desde 2013 a la fecha han sido dominados principalmente por jóvenes quienes declararon en todas las ocasiones que su país requiere desarrollo de la educación y reclamaron a Dilma Rousseff mejores condiciones para la población, en lugar de destinar exorbitantes cantidades de dinero a infraestructura y otros servicios para el Mundial.

En últimas fechas se dio a conocer que seis de cada diez brasileños expresaron su molestia por el alto costo de la realización de la justa deportiva, en especial porque los recursos podrían haber sido destinados para el sector educativo, de salud y de otros servicios públicos.

De acuerdo con el Centro de Investigación Pew, el 72 por ciento de los brasileños manifestaron estar insatisfechos con la situación económica de su país.

Los ciudadanos del país del carnaval exigen alza salarial, bonos, mejor seguridad social y mejores condiciones de vida. A una semana del Mundial, el Sindicato de trabajadores del Metro decidió estallar una huelga indefinida ante la negativa del aumento del 16 por ciento a su sueldo.

“PRIVATIZACIÓN” DEL ESPACIO PÚBLICO

Aunado al desalojo de personas de escasos recursos, el gobierno de Brasil ordenó la reubicación los desahuciados lejos de donde estarán presentes los turistas, cuestión que la ONU calificó –aparte de discriminatoria– como la privatización de los espacios públicos, pues ni vendedores ambulantes, quienes viven del comercio podrán instalarse en lugares aledaños donde se lleven a cabo los festejos del mundial.

El informe de la Organización de las Naciones Unidas detalló que en barrios lejanos o en la periferia (donde fueron reubicadas las personas pobres) existen carencias de transporte y de servicios básicos, y criticó que las inversiones solo se concentrarían en las zonas ricas. Esto provocaría una “exclusión y nuevos procesos de “elitización”, explicó el urbanista Orlando Santos Júnior, quien participó en el informe.

Santos Junior destacó que las leyes de Río de Janeiro “han privatizado el espacio público”, lo cual estaba, según el experto, guiado por la propia FIFA.

COSTOS REALES

Manifestaciones, críticas, y preocupación es lo que hasta el momento creen haber ganado los brasileños al ser su país sede mundial de la Copa del Mundo.

En un país donde el 18.6 por ciento de su población vive en la pobreza, unas 37 millones de personas, según datos de la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL), se gastarán 10 mil millones de euros [176 mil 332 millones 218 mil 312.16 pesos]. El Mundial más caro de la historia, en un país no tan rico.

Estas cifras que por sí mismas hablan, han dejado a los habitantes de Brasil muy preocupados, ya que tanto la ONU como diversas organizaciones no gubernamentales han apuntado a que los gastos dedicados a la fiesta deportiva sólo causarán el empobrecimiento en sus habitantes, pues se estimó que la cifra supera a la registrada en el Mundial de Alemania y Sudáfrica.

De acuerdo con la agencia Euromericas, líder en marketing deportivo, la FIFA obtendrá el 95 por ciento de los ingresos que produzca Brasil 2014, es decir, cerca de cuatro mil 900 millones de dólares [11 mil 633 millones 895 mil 453.53 pesos] lo que rebasa lo obtenido en los mundiales de Sudáfrica (3 mil 200 millones)[41 mil 349 millones 419.38 pesos]  y Alemania (2 mil 700 millones) [34 mil 883 millones 473 mil 428.75 pesos].

AEROPUERTOS SIN TERMINAR

600x400_1356023276_Aeropuerto Rio de Janeiro

El Aeropuerto Internacional Antonio Carlos Jobim, de Río de Janeiro, Brasil. Foto: Efe

Una de las grandes preocupaciones del gobierno brasileño, como de los apasionados del fútbol que decidieron viajar al país amazónico, fue la demora en la construcción de los aeropuertos.

A tan sólo unos días de que se diera el banderazo de inicio de los partidos, muchas de las terminales aéreas no habían sido terminadas. De acuerdo con el diario brasileño Folha de Sao Paulo, los aeropuertos de las 12 sedes presentan a la fecha detalles por finalizar.

Según el diario, las obras más preocupantes son el Aeropuerto Internacional de Confins, en el estado de Minas Gerais (sureste) y el Aeroporto Internacional de Manaos, en Amazonas (noroeste).

El medio brasileño detalló que en la terminal de Confis los pasajeros debían caminar por un tramo de tierra para acceder a la terminal y que en días lluviosos la situación empeora, mientras que en el aeropuerto del noroeste, el área de check-in operaba en medio de muros improvisados y los turistas tenían que formarse cerca de donde se llevan a cabo las obras, además del polvo que se levanta en la zona.

Ante dichas declaraciones, el ministro de Aviación Civil , Wellington Morerira Franco dijo a radiodifusoras de Brasil que “el objetivo es tener nuevos aeropuertos para el país”. Sin embargo, reconoció, estaban en “problemas”.

CONSTRUCCIÓN DE ESTADIOS

Las manifestaciones y protestas se intensifican en las principales ciudades brasileñas. Foto: EFE

Las manifestaciones y protestas se intensifican en las principales ciudades brasileñas. Foto: Efe

La muerte de trabajadores, la demora y los costos de construcción son algunos de los problemas surgidos durante el levantamiento de los estadios, que a tan poco tiempo de que comenzaran los juegos no estaban listos al 100 por ciento.

La noticia que hizo que todos voltearan a ver a los estadios fue cuando, en noviembre del año pasado, se dio a conocer que una estructura de gran peso se desplomó mientras era colocada por una grúa.

El estadio donde se dio aquel percance fue el estadio Arena Corinthians, en Sao Paulo, sede que dará la bienvenida a la copa del Mundo.

De acuerdo con el diario BBC Mundo, Brasil preparaba 12 estadios, de los cuales, hasta hace una semana, faltaban tres por terminar.

Además en mayo pasado se registraron al menos ocho decesos de trabajadores que laboraban en el levantamiento de los estadios. Mohammed Ali Maciel Afonso, de 32 años, fue el último trabajador que falleció antes del 12 de junio, por un ataque cardíaco provocado por un choque eléctrico cuando estaba instalando equipos de telecomunicaciones en el estadio Arena Pantanal, en Cuiabá, en el estado de Mato Grosso.

A pocos días de comenzar el Mundial, el estadio de Cuiabá es el que se encuentra con un menor porcentaje de avance en su construcción.

Respecto a los costos que tendrán, algunos analistas económicos apuntaron que aparte de la deuda que podría generar y el empobrecimiento de los propios brasileños que son quienes tendrán que pagar, son “elefantes blancos” que jamás volverán a ser utilizadas en toda su capacidad, por lo que resultan poco funcional en cuestión económica.

PRECARIZACIÓN DE OBRAS

El informe presentado por la ONU también reveló que existe una “precarización” de las obras a causa de la prisa en que fueron llevadas a cabo, y una prueba de ello fueron los estadios que sufrieron diversos percances, hecho que también provocó las manifestaciones de los ciudadanos, explicó Orlando Santos Júnior, urbanista quien participó en el informe de Naciones Unidas.

Medios locales señalaron que los fallecimientos de los trabajadores de las obras se debían, aparte de las extenuantes horas que laboraban, a las fallas de seguridad en las construcciones.

TRANSPORTE ATORADO

Fotografía: EFE

A una semana de que inicie el Mundial 2014, trabajadores del Metro de Sao Paulo, Brasil, anunciaron una huelga indefinida. Foto: Efe

El gobierno de Dilma Rousseff anunció desde 2012 un plan de infraestructuras que supuestamente, en un plazo de 25 años, contemplaba inversiones públicas y privadas por más de 60 mil millones de dólares [7mil 753 millones 942 mil 345.19 pesos] en redes de autopistas, rutas y ferrocarriles de cara al Mundial y a los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, la ONU también detalló que “el sistema de transporte hoy es caro y precario y su modelo de expansión es irracional. Se va a llevar el Metro a áreas vacías, a lugares no prioritarios para la ciudad”, luego de que se diera a conocer la mega construcción de una ruta ferroviaria en Sao Paulo.

El 4 de junio pasado los trabajadores del metro de Sao Paulo anunciaron una huelga indefinida luego de que las autoridades de Brasil les negaran un aumento salarial de 16. 5 por ciento.

SIN SEGURIDAD

El director de Administración y Finanzas del Instituto Brasileño de Turismo, Tufi Netin, informó durante la primera semana de mayo que su país estimaba atraer cerca de 600 mil turistas durante el Mundial2014.

En abril pasado, la BBC dio conocer que sólo el 20 por ciento de los guardias de seguridad privada que trabajarían dentro de los estadios había recibido capacitación,.

De acuerdo con la cadena inglesa, a menos de dos meses del comienzo de la Copa del Mundo las autoridades considerarían utilizar a la policía o a personal militar, en caso de ser necesario.

Aunque la policía militar será utilizada en los partidos de fútbol, la FIFA dispuso que para la Copa del Mundo fueran entrenados agentes de seguridad privados.

De acuerdo con los organizadores del Mundial, se desplegarán 157 mil militares.

En mayo pasado, el gobierno de Brasil dijo que el plan de seguridad destinado para el mundial contemplaría los 860 millones de dólares [11 mil 117 millones 243 mil 345.24 pesos].

Además, a una semana de iniciarse el gran torneo, la Asociación Internacional de Prensa Deportiva (AIPS) recomendó 15 medidas de seguridad para los corresponsales de los medios de comunicación.

Periodistas y reporteros quedaron advertidos para evitar ser robados y extorsionados.

ABASTECIMIENTO DE AGUA

Otro de los grandes problemas en torno al Mundial es el abastecimiento de agua en la ciudad de Sao Paulo en donde, de acuerdo con el diario español ABC, “la población no deja de crecer y los recursos hidráulicos están en las áreas montañosas. Por ello, Savesp, la cuarta compañía del mundo de suministro de agua, ha tenido que construir una nueva planta que controla ocho sistemas ubicados por toda la región. Suministra 72 mil litros de agua por segundo y controla tecnológicamente 137 centros de reserva”.

Si esa ciudad alberga al menos 40 millones de personas, con la llegada de los turistas extranjeros y nacionales, podría verse en problemas para lograr que todos tengan un acceso adecuado al agua.

Sin embargo, la Asociación de la Industria Hotelera informó que los visitantes se alojarían principalmente en la zona baja, donde, según dijo, no tendría por qué haber escasez de agua y si la hubiera, están preparados ya que las empresas cuentan con contratos de compañías privadas que los abastecerían del líquido.

La prensa internacional había informado que la ciudad de Sao Paulo ya enfrentaba un problema de sequía desde al menos hace 80 años.

EXPLOTACIÓN DE TRABAJADORES

Otra de las cuestiones por las que se pronunció la ONU fue por la explotación de los trabajadores quienes además de laborar largas jornadas de trabajo con un salario bajo, no fueron cubiertos por un seguro social.

De acuerdo con la organización Solidaridad Internacional, en el dossier “Mundial Brasil 2014: una fiesta (pero no) para todos”, una cuarta parte de la población de ese país vive en la pobreza y es esa fracción la principal mano de obra del Mundial.

En enero de 2012 se dio a conocer que cerca de 300 empleadores brasileños mantenían a sus trabajadores casi en condiciones de esclavitud. “Nunca tuvimos tantos empleadores irregulares al mismo tiempo. Estamos actuando en el trabajo esclavo urbano porque tenemos infractores también en ese medio”, dijo en aquel entonces Alexandre Rodrigo Teixeira, jefe de la División de Fiscalización para la erradicación de la explotación laboral del Ministerio de Trabajo.

Solidaridad Internacional también se manifestó y dijo que “las experiencias pasadas, hasta ahora, han revelado que la mayoría de los trabajadores de la construcción no tienen condiciones adecuadas y seguras, y que cierto número de artículos de merchandising son fabricados en las mismas condiciones”.

Según las autoridades brasileñas, la inversión general relacionada con la próxima Copa del Mundo ronda los 16 mil millones de dólares [160 mil millones de pesos].

HOMICIDIO DE NIÑOS

Foto: Mikkel Jensen

Niños fueron masacrados por el gobierno de Brasil para “limpiar” las calles ante Copa del Mundo. Foto: difundida por Mikkel Jensen en Facebook

Justo el 30 de abril, fecha en la que se celebra el Día del Niño y la Niña, se dio a conocer en México que niños habían “desaparecido” previo al Mundial. Fotos impactantes de niños asesinados en las calles de Brasil inundaron las redes sociales.

Un periodista danés denunció que las autoridades de Brasil estaban acabando con los niños que viven en las calles para dar una “imagen limpia”.

Mikkel Jensen, periodista freelance, declaró a través de su artículo (publicado en su cuenta de Facebok) que soñaba con cubrir el Mundial de futbol.

Sin embargo, dio a conocer que el gobierno de Dilma Rousseff mandó a exterminar a los infantes mendigos, cuestión que causó indignación en la sociedad y se sumó a la lista de violaciones a los derechos humanos de Mundial Brasil 2014.

En una carta, el comunicador denunció la “limpieza” de pobres de las calles de las principales ciudades de la sede del mundial.

Su carta-crónica dio la vuelta al mundo porque tocó un punto que la prensa internacional ya había alertado desde tiempo atrás: ¿hasta dónde es capaz de llegar Brasil, o cualquier otro país, con tal de garantizar una fiesta televisiva de futbol?

AUMENTA LA PROSTITUCIÓN

A un mes de que comenzara el gran evento futbolero, diversas organizaciones internacionales alertaron sobre un incremento en la prostitución, pero de niñas, en las calles de la sedes del Mundial.

Luego de que se diera a conocer que en Brasil, la prostitución está permitida en menores de 14 años, organizaciones, entre ellas la ONU, mostraron su preocupación por esta práctica que llevaría a miles de niñas a brindar servicios sexuales a los turistas que acudan a la Copa del Mundo.

Al respecto, la titular de la Secretaría Especial de Derechos Humanos de Brasil, Ideli Salvatti, descartó que se pueda dar un eventual incremento de la prostitución en su país asociada con la realización de la Copa del Mundo 2014.

“No debe llevar a un aumento de la explotación sexual de niños y adolescentes”, dijo y agregó que el fuerte aumento en el flujo de turistas con motivo de la Copa del Mundo “no debe ser motivo de pánico”, pues otros eventos brasileños atraen un número aún mayor de extranjeros, agregó.

De acuerdo con el diario El Mostrador de Colombia, se espera que la prostitución aumente a medida que se acerca la Copa Mundial de la FIFA en 2014. Especialmente, la prostitución infantil.

“Si bien es legal a partir de los 14 años, hay muchas niñas menores vendiendo sexo. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés) son alrededor de 250 mil”, informó el diario colombiano.

ESTADIOS SIN INTERNET

A finales de abril pasado, el ministro de Comunicaciones de Brasil, Paulo Bernardo, dijo que sólo la mitad de los estadios celebraron contratos para la instalación de Wi-Fi, lo que para los aficionados representa un problema en esta era digital.

A lo que temen los brasileños y las empresas móviles, es que los teléfonos de los espectadores se vean saturados y desgasten su batería tal como ocurrió durante la Copa Confederaciones, cuando usuarios de Río de Janeiro se vieron frustrados luego que de la red fuera saturada y las baterías de sus teléfonos se gastaran con rapidez ante la falta de infraestructura tecnológica.

En un mundo las telecomunicaciones se han convertido en motor social y económico, resulta poco aceptable que un magno evento como es el Mundial de Futbol, se vea frustrado por la falta de acceso a las redes sociales, destacaron algunos críticos y aficionados.

CORRUPCIÓN AL TRIPLE

Según auditores de Brasil, la Copa del Mundo se ha triplicado a casi 900 millones de dólares[11 mil 633 millones 895 mil 453.53 pesos] en fondos públicos, cuestión que ha sido derivada de los excesivos actos de corrupción por las fraudulentas facturaciones entorno a las construcciones, principalmente de los estadios.

De acuerdo con la agencia The Associated Press, se mostró un aumento estratosférico de las contribuciones de campaña por parte de compañías que han ganado la mayoría de los contratos de proyectos para la Copa del Mundo. “El principal constructor del nuevo estadio de Brasilia multiplicó por 500 sus donaciones en las elecciones más recientes” reveló.

En días pasados, la Confederación Nacional de la Industria dio a conocer que la confianza del consumidor brasileño en mayo había alcanzado su peor nivel desde 2009 al pasar de 108.7 a 107.6 puntos.

ALTAS TEMPERATURAS

A un mes del inicio de la Copa del Mundial Brasil 2014, el Sindicato de Futbolistas de Brasil (Fenapaf) denunció a la FIFA para exigir que no se jueguen partidos del Mundial en horarios de altas temperaturas.

De acuerdo con la agencia Efe, el sindicato pidió que no se jugaran partidos entre las 13:00 y las 15:00 horas en las sedes de Salvador, Recife, Fortaleza, Natal, Manaos, Brasilia y Cuiabá, donde las temperaturas superarán 30 grados, en la mayoría de los casos.

VIVIENDA

favelas_efe_archivo

En Río de Janeiro, el valor de los inmuebles a la venta saltó un 246.2 por ciento desde 2008 y el de los alquileres un 138.1 por ciento. Foto: Efe

Luego del desalojo masivo de habitantes de las favelas, especialmente de Río de Janeiro, las rentas en esa ciudad aumentaron sus tarifas ante la demanda de hogar de miles de brasileños que se quedaron sin casa.

Ante dicho panorama, la ONU alertó desde 2012 el incremento a la renta, por lo que exhortó a las autoridades de Brasil vigilar que los habitantes no abusaran de las personas que apenas podían costear un sitio donde vivir.

Al respecto, la agencia de noticias Efe dio a conocer que en vecindades de Río de Janeiro “el valor de los inmuebles a la venta saltó un 246.2 por ciento desde 2008 y el de los alquileres un 138.1 por ciento según el índice FIPE-ZAP de referencia en el país.

En Sao Paulo, la ciudad más poblada del país, los aumentos fueron del 199.2 por ciento y del 96. 2 por ciento respectivamente.

Según Leonardo Schneider, vicepresidente de Secovi-Rio (asociación que representa a las inmobiliarias de Río de Janeiro), la demanda se ha multiplicado y el mercado financiero brasileño se ha estabilizado, por lo que “atrajo a inversores en activos más conservadores”, dijo.

Sin embargo son las personas más pobres quienes solicitan hogar tras haber sido despojados por vivir en casas improvisadas o asentamientos irregulares llamados favelas, de donde fueron expulsados de manera violenta por las autoridades.

PARTIDOS ARREGLADOS

PROTESTA CONTRA REALIZACIÓN DEL MUNDIAL BRASIL 2014

El diario The New York Times reveló que varios partidos amistosos previos al Mundial de Sudáfrica 2010 fueron arreglados. Foto: Efe

Todavía no comenzaban los juegos oficiales de la Copa del Mundo, cuando el diario The New York Times reveló que varios partidos amistosos previos al Mundial de Sudáfrica 2010 fueron arreglados con sobornos.

De acuerdo con el rotativo neoyorquino, las grandes mafias de las apuestas “amañaron” los partidos para obtener grandes beneficios, sin embargo, dicho informe fue revelado por la propia FIFA, lo que puso en duda el gran torneo de futbol.

Posterior a esta revelación el periódico británico Sunday Times dio a conocer que también hubo corrupción en la concesión del Mundial 2022 a Qatar. De acuerdo con el medio, un ex alto funcionario del fútbol pagó 5 millones de dólares [64 mil 613 millones 112.02 pesos] para conseguir apoyo a la campaña del emirato como sede de la Copa del Mundo de 2022.

DAÑO AL MEDIO AMBIENTE

Pese a que la FIFA ha lanzado el programa Football for the Planet para mitigar el impacto negativo ambiental de sus actividades en torno al Mundial Brasil 2014, la organización Greenpeace denunció que varios productos de las marcas Adidas, Nike y Puma con motivo del Mundial de Futbol contienen sustancias que pueden resultar tóxicas para la salud, como lo son los nonifenoles y compuestos perfluorados.

De acuerdo con la organización defensora del medio ambiente son 33 productos manejados por las marcas mundiales los que atentan contra el plantea, entre ellos, el propio balón de Adidas “Predator”, que contendría 14.5 microgramos de ácido perfluoroctánico (PFOA) por metro cuadrado, mientras que el “Brazuca” presentaría 20 miligramos de nonifenoles por kilo, en su interior.

Sin embargo, las marcas mencionadas por Greenpeace han declarado que sus productos cumplen con las normativas de seguridad establecidas por la ley.

Además, la FIFA se comprometió a la construcción de estadios verdes para “calcular la huella de carbono del torneo y a desarrollar medidas para evitar, reducir y compensar sus emisiones”, aclaró.

HOTELES

Ante la llegada del Mundial y en miras de la celebración de las Olimpiadas, el gobierno de Brasil anunció que se construirán 324 nuevos establecimientos, con un total de 55 mil 148 habitaciones, según explicó el Ministerio de Turismo del país.

El sector turismo previó un impacto de 8 mil 950 millones de euros [157 mil 745 millones 141 mil 299.59 pesos ] en el Producto Interior Bruto (PIB) de Brasil entre 2009 y 2016, según dio a conocer el Instituto Brasileño de Turismo.

Además, dijo que se invertirán 11 mil 700 millones de euros[ 206 mil 364 millones 804 mil 556.10 pesos] en las Olimpiadas de Río 2016, y se crearían 120 mil trabajos.

Sin embargo, estas cifras prometidas por el gobierno del país amazónico no dieron más esperanzas a sus habitantes, ya que, dentro de los trabajos de construcción de la infraestructura hotelera también se denunciaron los mismos conflictos que se vieron en el levantamiento de los estadios: explotación, falta de seguridad social y salarios bajos para los obreros brasileños, además de que resultarían “elefantes blancos” para cuando ambos eventos pasen a la historia.