Nueva York, 7 Ago (Notimex).- Cascos azules de la ONU introdujeron sin intención un brote de cólera, que ha causado más de ocho mil muertos en Haití, por lo que el organismo tiene la responsabilidad moral y legal de reparar el daño, sostuvo la Universidad de Yale.

En un estudio titulado “Mantenimiento de la paz sin rendición de cuentas”, la Universidad de Yale ofrece el análisis más completo hasta el momento de las causas del brote de cólera en Haití, donde al menos 600 mil personas han sido infectadas por la bacteria patógena.

Difundido este martes, el estudio contradice la posición oficial de Naciones Unidas, que niega ser responsable de haber introducido el cólera en Haití y ha manifestado que goza de inmunidad, por lo que ha rechazado cualquier responsabilidad con las víctimas y sus familias.

Elaborado por las escuelas de Derecho y de Salud Pública de Yale, el estudio apuntó que aunque Naciones Unidas (ONU) ha tenido un positivo papel en la recuperación de Haití tras el terremoto de enero de 2010, también ha causado “gran daño a cientos de miles de haitianos”.

“La actual negativa de la ONU de responsabilizarse con las víctimas viola su obligación bajo el derecho internacional”, explicó Tassity Johnson, uno de los autores del informe.

Indicó además que la negativa de Naciones Unidas de responsabilizarse por el brote de cólera, detectado en octubre de 2010, socava “su misión de promover el estado de derecho, la protección de los derechos humanos y de asistir en el desarrollo futuro de Haití”.

Con análisis y entrevistas, el informe confirmó lo que otros estudios ya habían señalado: que cascos azules provenientes de Nepal, adscritos a la Misión de la ONU en Haití, introdujeron el cólera en ese país caribeño, por lo que ese organismo debe reparar el daño.

Por su parte, el vocero del organismo internacional, Martin Neseriky, aseguró este miércoles que el organismo se encuentra actualmente revisando el estudio, y evitó pronunciarse sobre sus conclusiones.