“Forensic Architecture”, comisionado por el equipo argentino de antropología forense y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez para ubicar las zonas en que ocurrieron los crímenes de Iguala, utilizó como punto de partida los dos reportes de Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Las revelaciones buscan formar parte del contrapeso de la versión oficial de la Procuraduría General de Justicia (PGR) -denominada “verdad histórica por Jesús Murillo Karam-.

Ciudad de México, 7 de septiembre (SinEmbargo).- “Forensic Architecture” presentó una plataforma interactiva en la cual se reconstruyeron los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, cuando más de un centenar de estudiantes de Ayotzinapa fueron atacados por funcionarios públicos y presuntos miembros del crimen organizado.

A través del estudio del rango de visión de las cámaras de seguridad en el Palacio de Justicia de Iguala, los expertos sugirieron los eventos que pudieron ser captados, pero que fueron eliminados por decisión de autoridades de Guerrero.

“Forensic Architecture”, comisionado por el equipo argentino de antropología forense y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez para ubicar las zonas en que ocurrieron los crímenes, utilizó como punto de partida los dos reportes de Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Los expertos también analizaron otros reportes, testimonios, registros telefónicos, notas periodísticas, fotografías y videos. La información de las fuentes fue convertida en miles de registros, los cuales fueron almacenados en una base de datos.

Con el cúmulo de información fue posible vaciar la ubicación de los hechos -y lograr que tomaran sentido en “una línea de tiempo ajustable”-.

LA FOTOGRAFÍA DEL MILITAR 

Un elemento castrense, quien fue seleccionado para reportar “las actividades irregulares del 26 y 27 de septiembre”, captó los hechos que se desarrollaron frente al Palacio de Justicia de Iguala, donde normalistas habrían sido obligados a descender de un autobús y subidos a unidades oficiales de Huitzuco de los Figueroa. Su participación fue clave en la investigación de Forensic Architecture.

“Estuvo presente durante al ataque al autobús 1531 (en el cual viajaban los estudiantes aún desaparecidos) y la evacuación forzada del autobús Estrella Roja. Fue este mismo agente el que tomó la única evidencia fotográfica disponible de la escena del crimen del Palacio de Justicia. Forensic Architecture usó estas fotografías para reconstruir la escena, localizando las fotografías en un modelo 3D. La ubicación de estas patrullas coincide con los testimonios de otros policías, como Alejandro Andrade, quien declaró que estacionó la patrulla 28 diagonalmente”, detallaron los investigadores.

En la denominada Noche de Iguala, 43 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos desaparecieron y tres más fueron asesinados en calles del municipio gobernado -en ese momento- por José Luis Abarca.

Las revelaciones de Forensic Architecture buscan formar parte del contrapeso de la versión oficial de la Procuraduría General de Justicia (PGR) -denominada “verdad histórica por Jesús Murillo Karam-.