Los alumnos esperan que esta silla de ruedas permita a las personas con discapacidad motriz transportarse mejor y mejorar sus oportunidades laborales.

Ciudad de México, 7 de noviembre (SinEmbargo).-Estudiantes de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de la Unidad Azcaptzalco, contribuyen al campo tecnológico con un nuevo diseño de silla de ruedas todo terreno, que permitirá a personas con discapacidad motriz transportarse por espacios de difícil acceso.

El grupo de estudiantes de Ingeniería en Electrónica ha concluido ya el prototipo de esta revolucionaria silla electrónica con la que es posible transitar por superficies irregulares tales arena, grava o pasto, e incluso subir escalones de hasta 12 centímetros de altura sin necesidad de ser asistido por un tercero.

La accesibilidad para que las personas con discapacidad motriz puedan transitar sin complicaciones, tanto en espacios público como privados, es un asunto que no ha podido resolverse en su totalidad en la mayoría de los países. En México la movilidad para personas que requieren de silla de ruedas es aún una problemática seria, si bien algunas calles cuentan con rampas y oficinas públicas y comercios acondicionan sus espacios con elevadores, en gran parte del territorio todavía se tienen serias deficiencias en este aspecto, principalmente en extensas zonas aún en terracería.

Con el propósito de facilitar la movilidad en silla de ruedas y promover la inclusión social, así como dotar de mayor independencia a usuarios de estas sillas, los estudiantes buscaron crear un aparato más funcional que las sillas convencionales.

Una de sus principales características es que posee un sistema mecánico que permite a los usuarios acceder a sitios donde las sillas eléctricas no llegan. Al incrementar sus posibilidades de movilidad, los estudiantes consideran que tendrán mejores oportunidades laborales.

La falta de movilidad provocaba a los usuarios “no estar insertados en el mercado laboral, porque las soluciones que existen y la infraestructura urbana no permite que con las sillas de ruedas puedan salir”, explicó a UNAM Global Víctor Mayén, uno de los creadores del prototipo.

La silla de ruedas fue nombrada Jansen y obtuvo el Premio Santander de Innovación Empresarial 2017 en la categoría de Proyectos de Negocio con Impacto Social.

Los alumnos tienen pensado comercializar la silla en Canadá y Estados Unidos, sin embargo, no descartan venderla también en México.