Tutte contra Verdi, un espectáculo contra la violencia de género en la ópera. Foto: Facebook

Tutte contra Verdi, un espectáculo contra la violencia de género en la ópera. Foto: Facebook

Ciudad de México, 8 enero (SinEmbargo).- El tema de la violencia de género que parece ser un sello distintivo en el mundo de la ópera, ha sido largamente analizado por especialistas y aficionados al género.

La historia no puede cambiarse y eso es lo que hay: una Desdémona que muere asesinada por su marido en la famosa ópera “Otello”, de Giuseppe Verdi. Una Carmen que sucumbe ante la fuerza asesina de su amante en la obra homónima de Georges Bizet.

Tosca, Isolda, Manon, Madame Butterfly, Aida, son algunos de los muchos nombres femeninos que en la historia del canto lírico y a las que les toca, en circunstancias distintas pero invariablemente, morir.

En 2012, tuvo lugar en México el estreno de una “Carmen” muy singular, a cargo del director de escena argentino Marcelo Lombardero, quien le dio a la famosa ópera de Bizet un tono reivindicatorio y que fue considerada fascinante y cruda por algunos, inadmisible por otros.

Lombardero aclaró entonces que su mirada no tenía nada de revolucionaria, aunque hay que decir que el público que fue convocado al teatro Julio Castillo vio no sin sorpresa la transformación de la protagonista, que pasa de ser una mujer fatal con pocos escrúpulos a una víctima del feminicidio.

“Desde nuestra perspectiva, Carmen no es una mujer fatal que empuja a Don José a matarla, cosa que sería en principio hasta irresponsable plantear así en nuestros tiempos. La idea es contar una historia de feminicidio, donde este soldado reprimido cree que la mujer es de su propiedad y como ella no se doblega, entonces la mata”, dijo Lombardero.

“Se trata de una Carmen más frágil debido a la violencia que sufre por parte de Don José, que en esta producción se muestra mucho más agresivo, incluso hasta le pega. Esta Carmen es una chica que se puede encontrar en cualquier lado en nuestros tiempos, es, desafortunadamente, una mujer de las que se dicen normales”, afirmó la cantante brasileña Luisa Francesconi, encargada de dar vida a la Carmen de Lombardero.

Ahora, es la famosa soprano vasca Miren de Miguel quien critica la violencia de género en la lírica.

Lo hizo en una entrevista llevada a cabo en Bilbao por el periódico Deia.

EL DESTINO FATAL DE LA MUJER EN LA ÓPERA

“El destino de la mujer en la ópera suele ser fatal, cargado de sufrimiento, o aparece como mala malvada, reflejando un papel bien aprendido de chica maliciosa que se aprovecha y se ríe del viejo rico”, dijo Miren de Miguel, nacida en Bilbao y quien ha creado una performance con el título Tutte contro Verdi y que ha presentado por todo el territorio español en 2013.

El espectáculo nació de su propio conflicto como mujer y artista “ante la belleza de las arias que interpreta y las escenas y textos escritos para los papeles de mujer en el universo lírico Verdiano, centrando su atención en las tres óperas que  el maestro de  Busseto creó basando sus libretos en obras de Shakespeare”.

La soprano cuestiona el destino fatal de la mujer en la ópera. foto: Facebook

La soprano cuestiona el destino fatal de la mujer en la ópera. foto: Facebook

“Como artista estoy encantada de cantar a Verdi, pero como mujer sufro por cantar a Verdi. Es el punto de vista de una soprano feminista. Pertenezco a una Asociación que se llama Clásicas y Modernas de Madrid que trabaja por la Igualdad en la Cultura. Intento, como mujer que se ha tenido que mover por todos los sitios en el mundo del teatro, de la música clásica y que hemos pasado por todo, dar a conocer esta realidad”,  dijo la cantante al periódico vasco..

“Mi Yo soprano ama y adora el bel canto y las melodías y armonías sublimes que llevan en sus notas y compases, textos que hieren y lastiman a mi yo mujer; por otra parte solo mi yo actriz es capaz de interpretar a personajes femeninos ultrajados y desdeñados por la figura masculina”, agregó la artista, de 45 años.