La manipulación del uso del Impuesto Sobre Nómina para destinarlo primero a pagar la deuda se fraguó cuando Jorge Torres López era el Gobernador interino de Coahuila. El pasado 27 de septiembre de 2011, el Congreso del Estado aprobó por mayoría un dictamen de la Comisión de Finanzas donde se incluyó esa propuesta.

Por José Reyes

Coahuila/Ciudad de México, 8 de enero (Vanguardia/SinEmbargo).– La posibilidad de afectar la totalidad del Impuesto Sobre Nómina (ISN) para pagar la deuda de Coahuila se dio desde el pasado 27 de septiembre de 2011, cuando el Congreso del Estado aprobó por mayoría un dictamen de la Comisión de Finanzas donde se incluyó esa propuesta.

La manipulación del uso del Impuesto Sobre Nómina, para destinarlo primero a pagar la deuda, se fraguó cuando Jorge Torres López era el Gobernador interino.

El Congreso del Estado reformó el Artículo 17 del Decreto 534 que norma la contratación de empréstitos del Estado “con el objetivo de limitar, exclusivamente al Impuesto Sobre Nómina, la posibilidad de afectar ingresos propios del Estado para el pago de los empréstitos que contraiga con base en las autorizaciones contenidas en el Decreto”.

Ese día, la mayoría priista, con el apoyo del PRD, autorizó al Gobierno del Estado a contratar con una o más instituciones financieras, empréstitos, hasta por 7 mil 498 millones 800 mil pesos para ser destinados al refinanciamiento de las obligaciones de pago que forman parte de la deuda referida.

También autorizó el refinanciamiento de Deuda Pública Directa hasta por un monto total de 25 mil 613 millones de pesos. Ese año, la deuda ascendía a 33 mil 867 mdp.

El 27 de septiembre de 2011 la Legislatura reformó el Artículo 17 del Decreto 534 que norma la contratación de empréstitos del Estado “con el objetivo de limitar, exclusivamente al Impuesto Sobre Nómina, la posibilidad de afectar ingresos propios del Estado para el pago de los empréstitos que contraiga con base en las autorizaciones contenidas en el Decreto”.

“Se autoriza al Estado de Coahuila de Zaragoza para que (…) constituya, como Fideicomitente, un Fideicomiso Irrevocable de Administración y Medio de Pago y afecte al patrimonio de dicho fideicomiso, hasta el 100% (CIEN POR CIENTO) de los ingresos derivados del Impuesto Sobre Nómina.

“A efecto de que la institución fiduciaria correspondiente, entre otros objetos y fines, realice por cuenta del Estado de Coahuila de Zaragoza, el pago a los acreedores del servicio de la deuda derivada de empréstitos o financiamientos otorgados al Estado de Coahuila”, señala la reforma.

Ese día, la mayoría priista, con el apoyo del PRD, autorizó al Gobierno del Estado a contratar con una o más instituciones financieras, empréstitos, hasta por 7 mil 498 millones 800 mil pesos para ser destinados al refinanciamiento de las obligaciones de pago que forman parte de la deuda referida.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Vanguardia. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.