Ginebra, 8 Jun (Notimex).- El grupo de trabajo de Naciones Unidas sobre desapariciones forzadas instó al gobierno de China a revelar el paradero de todos los desaparecidos en ese país, en particular más de 300 monjes tibetanos.

El grupo de expertos de la ONU externó su seria preocupación pues el 21 de abril más de 300 monjes del monasterio Ngaba Kirti, ubicado en el condado de Ngaba, provincia de Sichuan, fueron detenidos y trasladados a destinos desconocidos en diez camiones militares.

Según informes, las detenciones fueron realizadas por agentes de la Policía Armada del Pueblo, de la Oficina de Seguridad Pública y el Ejército Popular de Liberación, denunciaron los expertos en un comunicado.

“Hacemos un llamado a las autoridades a proporcionar toda la información sobre el destino de las personas que han desaparecido”, dijo el grupo de trabajo formado por Jeremy Sarkin (Sudáfrica), Ariel Dulitzky (Argentina), Jasminka Dzumhur (Bosnia- Herzegovina), Osman El-Hajjé (Líbano) y Olivier de Frouville (Francia).

“China tiene la obligación de acatar las normas más estrictas en materia de derechos humanos. También debe cooperar plenamente con los procedimientos especiales de la ONU y, en particular con el Grupo de Trabajo (de desapariciones forzadas)”, añadió.

También pidió a China que cumpla su promesa de ratificar el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y que ratifique la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

De igual forma los expertos de la ONU demandan al gobierno de Pekín aceptar la competencia del Comité contra la Desaparición Forzada para recibir y examinar comunicaciones de o en nombre de individuos, como se afirma en la Convención.