Washington, 8 jun (EFE).- El segundo incendio más grande en la historia de Arizona continua hoy activo después de que ha arrasado más de 157.000 hectáreas y ha forzado la evacuación de más de 3.000 personas, informaron las autoridades.

Los residentes del sector sur de la localidad de Eagar, en el nordeste de Arizona, recibieron recomendaciones de evacuación ayer mientras las llamas seguían avanzando por las Montañas Blancas, y la humareda se extendía más allá del límite con Nuevo México.

El diario The Arizona Republic informó hoy de que las autoridades han interrumpido esporádicamente el suministro de electricidad en las ciudades pequeñas de la región para probar la red de distribución. Además empezó a escasear la gasolina.

Más de 2.500 bomberos han estado trabajando para sofocar el incendio que comenzó a finales de mayo pasado, pero hasta ahora no se ha podido contener el incendio.

William Bishop, portavoz del Equipo de Emergencias en el este de Arizona, dijo al diario que los bomberos han recomendado a los residentes que abandonen el área lo cual facilitará el desplazamiento de camiones cisterna y otros equipos para proteger las casas.

Las autoridades indicaron que unas 1.000 personas habían abandonado la localidad de Eager y otras 2.600 abandonaron sus casas en las comunidades de Greer, Alpine, Nutrioso

El Centro Nacional de Incendios en Boise, Idaho, que coordina las labores de bomberos en todo el país, ha centrado su atención en el incendio de Arizona.

“Es, definitivamente, nuestra prioridad principal en el país debido a la velocidad con la que se propaga, los recursos y las estructuras que amenaza y las evacuaciones en curso”, dijo Kari Boyd Peak, una portavoz de la agencia en declaraciones al diario.

El incendio ha causado humaredas que han llegado hasta Iowa y forzaron el desvío de aviones que iban con destino a Albuquerque, unos 320 kilómetros al este. También se han avistado humaredas en Colorado, Nebraska y Kansas. EFE