Oviedo (España), 8 jun (EFE).- El estadounidense Bill Drayton, fundador y presidente de Ashoka, la asociación de emprendedores sociales más grande del mundo, fue premiado hoy con el Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2011 por querer “cambiar el mundo”.

Drayton, nacido en Nueva York en 1943, resultó vencedor entre las veinticinco candidaturas de este año y se impuso al expresidente de Portugal Jorge Sampaio y el programa de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) Metas Educativas 2021, que también resultaron finalistas.

Tras la lectura del fallo, uno de los miembros del jurado, el exsecretario de Estado de Seguridad Martí Fluxá, explicó a los periodistas que en su decisión habían valorado “la importancia del joven que tiene una idea brillante y que quiere cambiar el mundo”.

“Me conmueve mucho la idea de que cualquiera pude cambiar el mundo para mejor aunque sea de una manera pequeña y modesta, pero muy imaginativa y muy eficaz”, señaló otra de los integrantes del jurado, la embajadora española para asuntos de derechos humanos, Silvia Escobar.

Creada en 1981, Ashoka tiene como objetivo impulsar cambios estructurales y duraderos mediante la identificación de ideas innovadoras, llevadas a cabo por emprendedores sociales, un término acuñado por Drayton que describe a individuos que combinan los métodos pragmáticos de un empresario con los objetivos de un reformador social.

Los primeros emprendedores de la organización fueron seleccionados en la India en 1982 y, desde entonces, Ashoka ha proporcionado apoyo y acceso a una red global a más de 3.000 líderes emprendedores en más de 70 países, 21 de ellos en España.

Tras conocer la noticia, Drayton se mostró “profundamente conmovido” con el galardón, que entiende como “un reconocimiento a los extraordinarios emprendedores sociales en España y en todo el mundo”, y consideró que el Premio que ha recibido su organización les “ayudará a impulsar esta nueva fuerza esencial en el mundo”.

Para este filántropo, “cuanto más rápido cambia el mundo, más importante es que vayamos más allá de dar peces o ayudar a la gente a aprender a pescar; debemos cambiar constantemente la industria pesquera, y eso requiere de emprendedores”, según un comunicado de la organización en España.

Preocupado por el desarrollo social e influido por el pensamiento de Martin Luther King y Gandhi y la figura del emperador indio Ashoka (siglo III a.C.), en 1981 fundó las organizaciones Ashoka y Save EPA, predecesora de Environmental Safety, dedicada a buscar soluciones para los problemas medioambientales.

La idea que sustenta Ashoka es que los retos de la sociedad necesitan que cada persona pueda ser protagonista del cambio, desde cualquier ámbito, ya sea local o global.

Los emprendedores son elegidos mediante un exhaustivo examen de sus proyectos de innovación y cambio, que atiende también a su potencial impacto y a su carácter ético.

El Premio de Cooperación Internacional, dotado con 50.000 euros (unos 73.000 dólares) y la reproducción de una estatuilla diseñada por Joan Miró, es el sexto de los galardones Príncipe de Asturias que se falla en esta trigésimo primera edición.

El pasado año este premio recayó en The Transplantation Society y la Organización Nacional de Trasplantes española.

En esta XXXI edición de los premios que llevan el título del heredero de la Corona española, los cinco primeros galardones fueron los correspondientes a las Artes (Riccardo Muti), Ciencias Sociales (Howard Gardner), Comunicación y Humanidades (The Royal Society), Investigación Científica y Técnica (Joseph Altman, Arturo Álvarez-Buylla y Giacomo Rizzolatti) y el de las Letras (Leonard Cohen).

Los galardones serán entregados por el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, en una ceremonia que se celebrará el próximo mes de octubre en la ciudad de Oviedo, en el norte de España.