Buenos Aires, 8 jun (EFE).- Las estatales Aerolíneas Argentinas y Austral prevén reanudar sus vuelos a Bariloche y otros dos centros turísticos de la Patagonia argentina el lunes, para cuando se espera que hayan desaparecido las nubes de cenizas del complejo volcánico Puyehue – Cordón Caulle en Chile que obligaron a cancelarlos.

Las aerolíneas informaron hoy que para el viernes próximo prevén reanudar los vuelos a once ciudades del oeste y el sur del país también afectadas por las cenizas del complejo, situado en la cordillera de Los Andes, hito fronterizo con Chile.

Mediante un comunicado señalaron que el viernes reanudarán sus servicios entre Buenos Aires y las localidades de Neuquén y El Calafate (suroeste), Trelew, Viedma, Río Gallegos, Ushuaia, Río Grande, Comodoro Rivadavia y Bahía Blanca (sureste) y Santa Rosa (centro) y San Rafael (oeste).

Para el lunes prevén reanudar los vuelos hacia y desde los aeropuertos de Bariloche, el mayor centro de turismo invernal de Argentina, 1.600 kilómetros al suroeste de Buenos Aires, y los de las vecinas ciudades de San Martín de Los Andes y Esquel.

Las compañías, que lideran el mercado de vuelos internos, habían cancelado este martes todos sus servicios durante unas siete horas, hasta que restablecieron paulatinamente los destinados al norte del país y al extranjero.

La chilena LAN, competidora en el mercado argentino, también canceló y restableció paulatinamente sus vuelos, mientras que otras compañías extranjeras hicieron lo mismo con sus servicios hacia y desde Buenos Aires.

Los aeropuertos de Bariloche, San Martín de Los Andes y Esquel, localidades cercanas al complejo, permanecen cerrados a la espera de que cesen las emisiones de cenizas del complejo volcánico, que entró en actividad el sábado y obligó a evacuar a unos 4.000 pobladores chilenos.

Las nubes de cenizas expulsadas por el Puyehue-Cordón Caulle fueron diseminadas por los vientos hacia diez de las 23 provincias argentinas y el martes llegaron debilitadas a Buenos Aires y su populoso conurbano sin causar ningún daño.