Fue detenido por los delitos de peculado por 104 mdp, ejercicio indebido del servicio público, abuso de funciones públicas, abuso de autoridad y asociación delictuosa; podría alcanzar pena de 20 años de prisión.

El ex gobernador Pablo Salazar Mendiguchía ingresó está noche al centro penitenciario ” El Amate” del municipio de Cintalapa de Figueroa, acusado de los presuntos delitos de peculado por 104 millones de pesos, ejercicio indebido del servicio público, abuso de funciones públicas, abuso de autoridad y asociación delictuosa.

En conferencia de prensa, el procurador general de justicia del estado, Raciel López Salazar confirmó que la aprehensión del ex mandatario aliancista se realizó esta tarde, en cumplimiento de una orden de aprehensión dictada por el juez tercero penal, según la causa 96/2011, derivado de las investigaciones iniciadas en febrero de 2009.

El funcionario estatal aseguró que el Ministerio Público presentó pruebas fehacientes que acreditan que Salazar Mendiguchía, conjuntamente con diversos servidores públicos de su administración, desvió recursos gubernamentales por 104 millones de pesos.

Expuso que a través de una aseguradora, contrataron una póliza denominada Vidadot-2-2 que abarcaba cobertura básica por fallecimiento, cobertura por supervivencia “dotal” y cobertura por gastos funerarios por el periodo del 19 de diciembre del 2005 al 7 de diciembre de 2006; es decir, un día antes de terminar su administración estatal, precisó.

Abundó López Salazar, que los ex servidores públicos involucrados le dieron el poder a Nelda Rosa Camacho Alayola, entonces secretaria de Administración, facultándola ante la compañía aseguradora para realizar los trámites correspondientes y poder cobrar los recursos públicos.

Lo que realizó por medio de diversos cheques, el 27 de febrero de 2007, tres meses después de concluir su periodo, cuando ya no tenían la calidad de servidores públicos, apuntó.

El procurador estatal de justicia indicó que el expediente penal, integrado en 21 tomos contenidos en nueve mil 117 fojas útiles, comprende diversas diligencias, entre las que destacan, peritajes en materia contable y grafoscopía.

Así como testimoniales “con los cuales se corroboró que Salazar Mendiguchía dijo que ese dinero era un bono sexenal, ante el fin de su administración”

Elementos de la Policía Especializada de la Procuraduría General de Justicia del estado de Chiapas, en coordinación con elementos de la Policía Ministerial de la Procuraduría General de Justicia del estado de Quintana Roo, detuvieron a Salazar en el Aeropuerto Internacional del Cancún y lo trasladaron a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.