Jerusalén, 8 Jun (Notimex).- Cientos de sirios están cruzando la frontera norte a Turquía por temor a un posible asalto del ejército en la ciudad de Jisr al-Shughour en represalia por la muerte de unos 120 miembros de las fuerzas de seguridad a manos de bandas armadas.

En las últimas 24 horas, un total de 122 sirios, incluyendo mujeres y niños, han cruzado la frontera hacía Turquía en busca de refugio ante el miedo a un baño sangre, dado que tropas y tanques del ejército sirio se están concentrando en las inmediaciones de Jisr al-Shughour.

Alrededor de 40 tanques y 50 vehículos con soldados se encuentran este miércoles a cuatro kilómetros de Jisr al-Shughur, noroeste del país, donde el lunes pasado unos 120 policías y miembros de las fuerzas de seguridad murieron durante una emboscada y ataques de bandas armadas.

Los sirios que han logrado cruzar están siendo alojados en tiendas de campaña montadas por la Media Luna Roja en el distrito de Yayladagi, en la provincia sureña de Hatay, en la frontera con Siria, según la televisión turca.

Una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía precisó que alrededor de 420 personas han cruzado la frontera con Siria desde que comenzaron las sangrientas protestas a mediados de marzo pasado.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, cuyo país sigue de cerca los acontecimientos en Siria, anunció este miércoles que Turquía “no cerrará las puertas” a los refugiados que huyen de la violencia en territorio sirio.

Turquía, que comparte con Siria una frontera de más de 800 kilómetros, ha manifestado que está preparado para hacer frente a la llegada masiva de refugiados sirios que huyen de su país por la represión del régimen del presidente Bashar Al Assad.

En el plano político, Reino Unido y Francia presentarán este miércoles en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) una resolución de condena contra Siria por la represión ejercida contra opositores, anunció el primer ministro británico David Cameron.

“Hoy en Nueva York, Reino Unido y Francia presentarán una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU condenando la represión en Siria y pidiendo responsabilidades y acceso humanitario”, declaró Cameron en la sesión semanal de preguntas en la Cámara de los Comunes.

“Si alguien vota contra esa resolución o trata de vetarla, quedará en su conciencia”, dijo en referencia a Rusia y China, dos países con derecho a veto en el Consejo de Seguridad.

El régimen sirio ha reprimido con violencia las protestas de manifestantes civiles que llevan a cabo desde hace tres meses, causando más de mil 100 muertos, según grupos de derechos humanos.