París, 8 jun (EFE).- La sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) recibió hoy la orden de entrar en modo de hibernación, con lo que a partir de ahora y durante los próximos 31 meses continuará su viaje hacia el cometa 67-P con prácticamente todos sus sistemas apagados.

La ESA explicó en un comunicado que Rosetta inicia “el tramo más solitario” de su trayecto hacia ese cometa, situado a 1.000 millones de kilómetros de la Tierra y al que está previsto que llegue en 2014.

Los únicos dispositivos que permanecerán encendidos serán el ordenador de a bordo y varios calentadores, que se conectarán automáticamente de forma periódica para evitar que el satélite se congele mientras se aleja de 660 a 790 millones de kilómetros del Sol.

“La hibernación es un paso necesario para alcanzar el objetivo final. Estamos deseando llegar a 2014, cuando Rosetta se convierta en la primera nave espacial en rastrear la vida de un cometa mientras se dirige hacia el Sol”, indicó en la nota Paolo Ferri, director de la división de operaciones de las misiones solares de la ESA.

La decisión se ha tomado porque dentro de poco la sonda no recibirá suficiente energía como para mantener todos sus sistemas encendidos y, al entrar en hibernación, será el ordenador de a bordo el que se encargue de contar las 136 semanas que durará esta fase.

El 20 de enero de 2014 el ordenador “despertará” al satélite exactamente a las 10.00 GMT y siete horas después, si todo sale según lo previsto, Rosetta enviará una señal de confirmación al equipo del control del vuelo.