La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pidió hoy a las autoridades mexicanas más voluntad política para acabar con la impunidad que rodea varios asesinatos de periodistas y que deteriora los principios de libertad de prensa y expresión.

La SIP, con sede en Miami, instó a las autoridades nacionales y estatales mexicanas a que “atiendan varios hechos ocurridos en los estados de Baja California, Coahuila y Veracruz que involucran asesinatos de periodistas”, indicó en un comunicado.

La SIP considera que el encarcelamiento del empresario y exalcalde de Tijuana Jorge Hank Rhon por “acopio de armas” de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas abre la posibilidad de que las autoridades mexicanas cumplan con una serie de compromisos que contrayeron con la SIP.

Entre esos compromisos destaca el de atender la resolución emitida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en relación con el caso de Héctor Félix Miranda, codirector del semanario Zeta, asesinado en 1988.

De la revisión del expediente se desprende, según la SIP, que existen indicios sobre la posible participación de más personas como responsables intelectuales del asesinato del periodista, y Hank Rhon sería uno de los principales sospechosos.

La SIP presentó el caso de Félix Miranda ante la CIDH en 1997, y en 1999 este organismo emitió una serie de recomendaciones para el Estado de México, entre las cuales se le pide que “lleve a cabo una investigación seria, completa, exhaustiva e imparcial para determinar la responsabilidad penal de todos los autores del asesinato”.

La SIP ha solicitado a las autoridades mexicanas en numerosas ocasiones la revisión de las pruebas que podrían vincular a Rhon como sospechoso de presuntamente instigar el asesinato de Félix Miranda.

Por este crimen fueron condenados Antonio Vera Palestina y Victoriano Medina Moreno, jefe de escoltas y escolta, respectivamente, de Hank Rhon.

El presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, dijo que las autoridades mexicanas “tienen que poner sus mayores esfuerzos para que se haga justicia, porque de lo contrario se están deteriorando los principios de libertad de prensa, libertad de expresión y la democracia”.

Por su parte, el presidente de la Comisión Contra la Impunidad de la SIP, Juan Francisco Ealy Ortiz, del periódico mexicano El Universal, pidió a las autoridades nacionales y estatales mexicanas que no dejen caer en la impunidad otros casos de periodistas asesinados.

Uno de estos se refiere a la orden de aprehensión de los presuntos asesinos del periodista Valentín Valdés Espinosa, del diario Zócalo de Saltillo, en Coahuila, secuestrado y asesinado en enero de 2010 y del cual no existen dudas de que su trabajo periodístico fue el motivo del crimen.

La SIP lamentó que no se haya emitido la resolución judicial que permitiría llevar a juicio a los dos sospechosos: Isidro Javier del Río Martínez, alias “La pulga”, y a Miguel Ángel Bustos Rodríguez o Ángel Solís Zamora, alias “El teniente o “El t”, a quienes las autoridades señalan como uno de los más peligrosos integrantes del cartel de Los Zetas en esa región.

Otro caso se refiere al secuestro y asesinato del periodista Noel López Olguín, colaborador de los semanarios Horizonte y Noticias de Acayucan, así como del diario La Verdad, todos de Veracruz, cuyo presunto asesino fue detenido de forma fortuita y con la intervención del Ejército.

Sin embargo, una semana después, la Procuraduría General de Justicia del estado de Veracruz no ha solicitado a un juez federal que se inicie el juicio contra este sospechoso. EFE