Bruselas, 8 jun (EFE).- La OTAN quiere lograr un acuerdo con Rusia para mayo de 2012 sobre la colaboración de los respectivos sistemas de defensa antimisiles que planean poner en marcha, según dijo hoy el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen.

El límite es la cumbre OTAN-Rusia prevista para mayo del año próximo en Estados Unidos con motivo de la reunión de jefes de Estado y Gobierno de la Alianza, afirmó Rasmussen en una rueda de prensa tras una reunión de ministros de Defensa de la Alianza con su colega ruso, Anatoli Serdiukov.

La Alianza Atlántica y Moscú ya han solventado la primera diferencia seria, que era la propuesta rusa de crear un único sistema común de defensa antimisiles.

La OTAN se opuso y finalmente convenció a Rusia para que aceptara dos sistemas, con el argumento de que supondría tener que confiar parte de la seguridad de su territorio a las fuerzas armadas de otro país no miembro de la organización.

“La OTAN no va a subcontratar a terceros países la defensa de sus aliados”, insistió el secretario general.

Rasmussen reconoció que, de cara al proceso de discusión y negociación, “ambas partes tienen sus intereses, y el reto político es salvar las diferencias”.

“Soy optimista acerca de que podamos lograr un acuerdo”, recalcó el político danés.

El secretario general insistió en que la amenaza de misiles balísticos “es real”, por lo que hace falta “una defensa real”, que incluya una cooperación con Rusia.

“Nuestro objetivo es que haya dos sistemas antimisiles independientes (el de la OTAN y el de Rusia) que intercambien información” entre ellos para cooperar en la defensa conjunta.

La Alianza Atlántica y Rusia ya cooperan en ejercicios conjuntos de defensa contra misiles tácticos.

La reunión de hoy fue la primera a nivel de ministros de Defensa en tres años, ya que las relaciones militares entre la OTAN y Rusia se interrumpieron temporalmente debido al conflicto entre Moscú y Georgia en agosto de 2008, y no se reanudaron completamente hasta enero de 2010.

Rasmussen recordó que, dentro del buen clima actual, la próxima reunión del Consejo OTAN-Rusia a nivel de embajadores se celebrará el mes próximo en la ciudad rusa de Sochi.