México, 8 Jun. (Notimex).- Consejeros y ex consejeros electorales capitalinos coincidieron en que si bien la Suprema Corte invalidó la prohibición de que los precandidatos puedan contratar propaganda en Internet, en un futuro se deberá analizar su eventual regulación.

En la víspera, la SCJN resolvió que el Artículo 231 del Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal es violatorio de la Constitución, que sólo impide a candidatos y partidos la contratación de propaganda en radio y televisión.

En entrevista con Notimex, el consejero Fernando Díaz Naranjo del IEDF subrayó que luego de la resolución de Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la Asamblea Legislativa debe hacer los cambios correspondientes antes de la primera semana de julio de este año.

El presidente de la Comisión de Participación Ciudadana del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) reconoció que un tema que quedará pendiente en la agenda es que en un futuro se regule la propaganda en Internet.

Díaz Naranjo adelantó que una vez que pase el proceso electoral federal, seguramente el IEDF propondrá modificaciones que hagan más eficientes las normas electorales.

En entrevista por separado el ex consejero Eduardo Huchim consideró correcta la resolución de la Suprema Corte respecto a invalidar un artículo del Código Electoral local que prohibía contratar propaganda en Internet, prensa y vía telefónica.

Con ello la resolución del máximo tribunal judicial del país corrige un exceso de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), que prohibió la contratación de propaganda en la llamada red de redes, indicó el ex consejero electoral capitalino.

Explicó que la Corte declaró inconstitucional esa prohibición porque la Carta Maga sólo establece que se prohíbe en radio y televisión la contratación de propaganda a partidos y candidatos, pero cuando la ALDF reformó en la víspera el Código Electoral local amplió esa limitante a Internet, lo que a su decir es en un claro exceso.

Huchim May señaló que sería muy difícil regular la propaganda que se difunde a través de Internet, pero lo que se podría hacer es limitar la que los partidos o candidatos compraran sin afectar la libertad de expresión.