México, 8 jun (EFE).- El presidente de México, Felipe Calderón, afirmó hoy que la mayoría de los integrantes del G20 -que agrupa a países ricos y emergentes- defienden el libre comercio pero en privado lo limitan y, además, retrasan la conclusión de la Ronda de Doha.

Calderón, quien presidirá el Grupo de los 20 (G20) en 2012, indicó que en las reuniones del grupo “siempre todos los líderes” declaran “solemnemente que hay que apoyar el comercio libre, y que hay que evitar el proteccionismo”, terminar la Ronda de Doha y eliminar barreras al comercio.

“Pero la verdad, aquí entre nos, al día siguiente de nuestras reuniones del G20, por lo menos 15 de los 20 ponen más barreras al comercio” y “le dan menos instrucciones a sus delegados para concluir la Ronda de Doha”, señaló Calderón, en la capital mexicana, durante la inauguración del VII Congreso Mundial de Cámaras de Comercio.

El gobernante aseguró que México no hace parte de esas naciones porque “cree en el comercio” y recordó que “aun en plena crisis y aun con las naturales resistencias internas que siempre se tienen”, su país continuó reduciendo los aranceles.

“Hemos reducido los aranceles al comercio, del 12 %, en promedio, que teníamos, a menos del 5 %”, sostuvo.

“En el comercio libre hay consumidores que ganan, hay productores que ganan”, insistió.

La Ronda de Doha es un proceso de negociación para la liberalización del comercio mundial que se abrió hace casi 10 años en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC), pero que se estancó en 2008 por discrepancias en temas agrícolas.

A juicio del jefe de Estado mexicano, el desafío que tiene actualmente la economía mundial es su reactivación y la generación de empleos, para lo cual es necesario “conciliar la estabilidad financiera con el progreso económico”.

En este sentido, recordó que “muchas naciones” están “enfrentando grandes déficit fiscales”, así como “severos problemas para reactivar su crecimiento y generar empleo”.

Calderón consideró “importante volver a las reglas fundamentales de crecimiento económico, que tienen que ver, precisamente, con estabilidad macroeconómica, orden en las finanzas públicas, respeto a la propiedad privada y a la inversión”.

Pero, agregó, “sobre todo apertura en el comercio, como un instrumento fundamental para elevar el bienestar de la gente y también estimular la economía”. EFE