Los actores Eugenio Derbez y Alessandra Rosaldo celebraron su boda religiosa en un ambiente marcado por simpatizantes del Movimiento #Yosoy 132 que, imparables, gritaron proclamas en contra de Enrique Peña Nieto, el Instituto Federal Electoral (IFE) y Televisa.

Unos 200 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF) resguardaron el perímetro conformado desde República del Salvador hasta Regina, sobre Bolívar.

A las 19:00 horas, un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se apostó en la rinconada de Echeveste, justo frente al templo a donde los actores convocaron a la ceremonia. En esta boda no llovía, el temor típico para una novia católica. Sin embargo, nadie previó que la célula de #Yosoy132 que esa tarde –según dijeron algunos de los jóvenes- estaba en el Centro Histórico de manera casual, pudiera multiplicarse.

En menos de media hora, mediante mensajes a través de Twitter, el grupo creció a unos 500 jóvenes. Entonces, tomaron completa las calles de Regina y Bolívar, justo donde se transforma en Simón Bolívar. Se sentaron, hablaron ante cámaras de Univisión e impidieron el paso de limusinas y camionetas lujosas.

Actores de frac y actrices, en vestidos largos, se quejaban en silencio y hacían ademanes de hastío. Se apresuraban hacia la entrada de la iglesia. Pero aquí no había alfombra roja. Ni luces incandescentes. En la producción del evento, una mano les indicaba que entraran lo más inmediato posible al templo.

En las calles, se hizo una sola voz: “¡Aquí se ve, aquí se ve, aquí se ve, que Peña Presidente ya no fue”, “Yo sí leo, no veo Televisa”. Poco  a poco, las proclamas se volvieron directas: “Pura pendejez, la boda de Derbez” y “Que luche, que luche, el tipo del Peluche” (clara alusión al programa La Familia Peluche que hoy se estrena en su tercera temporada).

Estaban los que se habían apostado en el sitio para admirar a los actores en el día de su boda y ante los jóvenes manifestaron repudio. Una mujer les gritó: ¡Revoltosos! Y ese fue el detonador para que las protestas para Televisa llegaran en cascada:”Yo sí leo, no veo Televisa” “Queremos escuelas, no telenovelas”, “Que no te eduque la Rosa de Guadalupe”. De repente, estos gritos eran los dominantes.

Los ánimos subieron. Pero otro grito trajo la serenidad: “No violencia, no violencia, no violencia”. Algunos de los manifestantes abrazaron a los policías que habían formado una valla entrelazada con sus brazos. Incluso, les dijeron: “Hermano policía, la lucha es de este lado” y “policía escucha, tu hijo está en la lucha”.

Eugenio Derbez llegó en un carro azul con toldo blanco. No perdió la sonrisa y saludó como si se dirigiera a un grupo  de fanáticos. Las pancartas jamás bajaron: “No queremos PRImera dama que no haya terminado la primaria”.

La novia arribó en secreto y puntual para la transmisión programada en el canal 2 de Televisa. Antes del saludo de paz, el programa fue interrumpido y sustituido por cápsulas preparadas con anticipación. La periodista Paola Rojas apareció  a cuadro e improvisó la conducción. Los televidentes no lograron ver la bendición. El final de la boda quedó en suspenso.