Santo Domingo, 8 jul (EFE).- República Dominicana intercambiará experiencia con Brasil para enfrentar el uso inadecuado de armas de fuego, luego de que en el primer semestre del año se decomisaran unas 500 armas ilegales, informó hoy el procurador general del país caribeño, Francisco Domínguez Brito.

De acuerdo con datos ofrecidos hoy por las autoridades del Ministerio Público local, las armas, entre ellas, escopetas, pistolas, revólveres y fusiles, fueron confiscadas en diferentes operaciones realizadas en el primer semestre de este año en el país.

En ese sentido, Domínguez Brito dijo en rueda de prensa que intercambian experiencia con Brasil con el propósito de utilizar la metodología implementada por esa nación suramericana para enfrentar el uso ilegal de armamento.

Según el funcionario, la mayoría de los crímenes en República Dominicana suceden para despojar a las personas de sus armas, por lo que, a su juicio, “es necesario que en el país se genere una conversación seria referente al tema”.

“Si no podemos tener una América Latina sin armas, entonces que tengamos una República Dominicana sin armas”, expresó.

Domínguez Brito dijo que más del 90 por ciento de los asesinatos de policías y militares en la República Dominicana es para robarles el arma de fuego.

Además señaló que lo peor de los crímenes en contra de los agentes del cuerpo del orden y de los militares es que sus muertes no se producen mientras vigilan las calles.

Domínguez Brito agradeció el apoyo recibido por el país de parte de la delegación de la Agencia Brasileña de Cooperación, representada por la secretaria nacional de Seguridad Pública de Brasil, Regina Miki.

La funcionaria brasileña sostuvo que hay que crear conciencia en la población de que la única finalidad de las armas de fuego es provocar la muerte, ya que, a su juicio, no es un instrumento de defensa sino de ataque, indicó un comunicado de la Procuraduría.

Miki reveló que con el programa que llevan a cabo en su nación de manera voluntaria han sido entregadas 700.000 armas de fuego.

“Cada vez que un ciudadano entrega un arma a las autoridades realiza un acto de vida y a favor de la vida”, afirmó.

Asimismo, aseguró que el 20 % de las muertes violentas en el mundo las aporta América Latina, fruto del mal uso de las armas.

Por su lado, el viceministro de cooperación internacional del Ministerio de Economía, Inocencio García Javier, afirmó que la destrucción de armas que se realiza en el país forma parte de la cooperación de Brasil con la República Dominicana.