The New Colossus continua cinco meses después de la historia de The New Order, B. J. Blazkowicz, el protagonista de la primera entrega está de regreso y aún intenta que el pueblo estadounidense despierte de la opresión nazi, además busca unir a la resistencia que lucha en las calles de América. Wolfenstein II es un título que nos ofrece muchísimo, entre coleccionables, misiones poscampaña y destrucción de tropas nazis.

Ciudad de México, 8 de julio (SinEmbargo).- En octubre del año pasado tuvimos el lanzamiento de Wolfenstein II: The New Colossus, una secuela que llegaba a arrasar con las críticas al brindar una gran experiencia y convertirse en una gran secuela para su antecesor.

El título fue uno de los mejores juegos y uno de los mejores FPS del 2017. En esta ocasión regresó a la nueva consola de Nintendo; un juego que gráficamente reclama muchísimo y que probablemente sea uno de los juegos que más exigen a nivel técnico al Nintendo Switch y que logró lo inesperado al brindarnos una gran experiencia (dentro de lo que cabe), siendo el modo portátil el que más se disfruta de este juego.

The New Colossus destaca por una jugabilidad divertida, directa y rápida. Foto: Especial

The New Colossus continua la historia de The New Order, han pasado cinco meses después de los acontecimientos de The New Order. B. J. Blazkowicz, el protagonista de la primera entrega está de regreso y aún intenta que el pueblo estadounidense despierte de la opresión nazi, además busca unir a la resistencia que lucha en las calles de América. Wolfenstein II: The New Colossus no innova en su forma de narrar una historia interactiva, pero lo hace de una modo tan divertido y cinematográfico que poco importa. Jens Matthies y Tommy Tordsson Björk hacen sólido un guion que en otras manos podría haber sido ridículo, mientras que ellos consiguen alternar escenas de gran carga dramática con otras bastante cómicas.

The New Colossus destaca por una jugabilidad divertida, directa y rápida. Alternar nuestro combate cuerpo a cuerpo con el uso de coberturas es de lo más útil y claro, no sería un juego de nazis si no tuviéramos muchísimas armas; en esta ocasión tenemos la posibilidad de portar dos armas de forma simultánea, pudiendo alternar entre diferentes tipos, esto hace al juego un tanto táctico al momento del combate. También contamos con algunos elementos de sigilo, ubicando en cada área a uno o dos comandantes a los que tendrás que eliminar sin dar alarmas a los demás soldados que te rodean. Además, cada escenario está lleno con decenas de coleccionables, dándole un valor de rejugabilidad que se agradece bastante.

Wolfenstein II es un título que nos ofrece muchísimo. Foto: Especial

The New Colossus incluso abre un poco sus zonas para ofrecer misiones secundarias y nos invita a cazar Übercommanders, con un endgame que se limita a repetir las áreas ya vistas durante la campaña, pero que alarga la duración del título y lo hace más completo.

A nivel gráfico, Wolfestein II: The New Colossus en Nintendo Switch luce bastante bien, claro sin exagerar, al nivel de detalle que podemos tener en un Xbox One X, PS4 Pro o PC, pero el juego hace un gran trabajo teniendo una resolución de 720p y 30fps, aunque aquí hay sólo un pero y es que en una pantalla de mayor escala el juego parece perder demasiada calidad, justo este aspecto hace que la versión de Switch en el dock no sea la mejor manera de jugar el título, pero vamos; todos queríamos Wolfenstein II para llevar.

Wolfenstein II es un título que nos ofrece muchísimo, entre coleccionables, misiones poscampaña y destrucción de tropas nazis. El juego supera a su antecesor en casi todos los aspectos. La historia y la jugabilidad de The New Colossus divierten, enganchan y nos mantienen ocupados durante horas, con un tono de película de Serie B que tiene claros sus referentes y que se deja llevar por situaciones bizarras escritas por gente pasada de vueltas. Y sin duda es un de los mejores FPS de esta generación y será uno de los mejores FPS que podremos ver en el Nintendo Switch.