Los niños de la Montaña de Guerrero cumplen 42 días sin clases debido a los recientes brotes de violencia y a las amenazas que el crimen organizado hizo a los maestros. A esta región pertenecen 663 escuelas de preescolar, primaria y secundarias de todas las modalidades, ubicadas en nueve municipios aunque la mayor parte se concentra en cinco.

El último colapso del sector educativo en la región fue de julio de 2014 a mayo de 2015, en el contexto de enfrentamientos entre grupos armados en la ciudad y la zona rural en el sur del municipio, el asesinato de candidatos en Ahuacuotzingo y Chilapa, y la irrupción de civiles armados y autoridades comunitarias a Chilapa. Ese contexto social llevó a calificar a las autoridades educativas regionales al municipio y alrededores como “escenarios de guerra”.

Pobladores piden a partidos políticos seguridad ante la crisis humanitaria en esa zona.

Por Luis Daniel Nava

Chilapa, Guerrero, 8 de noviembre (ElSur/SinEmbargo).- La mayoría de las escuelas que pertenecen a la región educativa de la Montaña Baja de Guerrero continúan la suspensión de clases ante la incertidumbre generada por los recientes hechos de violencia y las amenazas a maestros.

Administrativamente a la Delegación Regional de Servicios Educativos Montaña Baja pertenecen 663 escuelas de preescolar, primaria y secundarias de todas las modalidades, ubicadas en nueve municipios aunque la mayor parte se concentra en cinco.

La suspensión paulatina de labores derivada de la inseguridad y que se extendió a toda la región inició el 25 de septiembre, y fue avalada por la Dirección Jurídica de la SEG que reconoció el problema por la presión de maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG), quienes bloquearon la carretera Chilpancingo-Chilapa afuera del internado de Tixtla.

En ese oficio número 1.0 1/2017/2292 dirigido a jefes de sector, supervisores, inspectores y directores de educación básica y media superior de las regiones Montaña Baja, Montaña Alta y Centro, la SEG aceptó:

“Derivado de los recientes acontecimientos que se han venido suscitando en el municipio de Chilapa, relacionados con la suspensión del servicio de transporte público por asuntos de inseguridad (…) operaremos una fase de tolerancia a fin de no aplicar descuentos a los trabajadores que registren retado en su llegada o el retiro antes de concluir la jornada vespertina o bien acrediten su inasistencia”.

La medida, según la instrucción del titular José Luis González de la Vega, se aplicaría “hasta que se normalice la prestación del servicio de transporte y/o se establezcan los protocolos de seguridad correspondientes”.

A partir de esa fecha no han cesado los hechos de violencia y las amenazas contra maestros que se hacen virales en las redes sociales Facebook y Whatsapp.

En este contexto la SEG ha justificado con cuatro prórrogas la suspensión de labores que terminaría este lunes.

No obstante el macabro hallazgo en la víspera, de siete cuerpos semicalcinados en las orillas de la ciudad de Chilapa y una amenaza en una cartulina que fue dejada este lunes en una oficina de la Secundaria Técnica Raúl Isidro Burgos de Zitlala, cuyos alumnos y maestros se presentaron a laborar el mismo lunes, detonó de nuevo y de facto la suspensión de clases “hasta nuevo aviso”.

En el periodo de suspensión los acuerdos que se han generalizado se han tomado en un primer momento por centros de trabajo, en reuniones hechas las veces que los mentores han intentado reanudar (como en esta semana), fuera de las escuelas o vía telefónica. Estos acuerdos se han tomado al finalizar las prórrogas.

En la región el magisterio se encuentra fraccionado entre el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), la dirigencia formal de la CETEG y sus disidentes, la Dirección Regional Colectiva y el Movimiento de Secundarias Técnicas.

Ayer dirigentes regionales de la CETEG dijeron que no podrían fijar una postura y que darían información “más adelante”. En la misma postura se mantiene el delegado regional de la SEG, Jerónimo Maurilio Morales.

El último colapso del sector educativo en la región fue de julio de 2014 a mayo de 2015, en el contexto de enfrentamientos entre grupos armados en la ciudad y la zona rural en el sur del municipio, el asesinato de candidatos en Ahuacuotzingo y Chilapa, y la irrupción de civiles armados y autoridades comunitarias a Chilapa.

Ese contexto social llevó a calificar a las autoridades educativas regionales al municipio y alrededores como “escenarios de guerra”.

En esa ocasión las autoridades reconocieron por oficio que 140 de 663 “escuelas de todos los niveles y modalidades han dejado de laborar por un periodo de 20 días hábiles en diferentes momentos”.

En la suspensión de labores del 25 de septiembre a este martes 7 de noviembre, el calendario escolar marca 31 días hábiles (entre ellos dos sesiones de consejos técnicos escolares que se realizan el último viernes de cada mes).

Información oficial indica que la región educativa Montaña Baja abarca 663 planteles educativos:

Sector 14 de Preescolar formal: 96 escuelas; Sector 1201 de Preescolar Indígena: 148 escuelas; Sector 19 de Primaria Formal: 124; Sector 1201 de Primaria Indígena: 137; Sector 04 de Servicios Estatales (primarias y telesecundarias): 133; Secundarias Generales: 5 y Secundarias Técnicas: 20.

Estas escuelas están localizadas en su mayoría en Chilapa, Zitlala, Ahuacuotzingo, Atlixtac y José Joaquín de Herrera, un número menor de centros de trabajo se ubican en Acatepec, Zapotitlán Tablas, Quechultenango, Tixtla y Mártir de Cuilapan, en estos municipios escuelas de un solo nivel educativo pertenecen a Montaña Baja.

En la ciudad de Chilapa también han suspendido labores hasta nuevo aviso el plantel del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Guerrero (Cecyteg), el plantel del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), la preparatoria 26 de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), el campus de la Universidad Tecnológica y desde hace dos semanas el Centro Universitario Aurora Meza.

Maestros han informado que en la región han estado funcionando los dos planteles del Colegio de Bachilleres y su nueva modalidad de Tele Bachillerato, del cual se desconoce el número.

También existen preparatorias populares de la UAG que operan sin presupuesto público (siete en comunidades de Chilapa, Zitlala, La Esperanza de Mártir de Cuilapan, Hueycantenango y Ahuacuotzingo), de las cuales se desconoce si están laborando o no.

PARTIDOS PARALIZADOS

En Chilpancingo, los representantes estatales del PRD, PAN y Movimiento Ciudadano (MC), ofrecieron cambios para resolver los problemas del país, en el primer foro regional que organizan en conjunto, para incorporar propuestas ciudadanas a la plataforma electoral del Frente Ciudadano por México para las elecciones de 2018.

El dirigente del PRD, Celestino Guzmán Cesáreo, declaró que el Frente en Guerrero, “está dando sus primeros pasos para acabar con el pacto de impunidad (que existe en el país)”, y añadió “vamos por la transformación del sistema político mexicano”.

El presidente del PAN, Marco Antonio Maganda Villalva, consideró necesario reunir propuesta ciudadanas para diseñar un plan de gobierno para la transformación del país, “darle a un cambio de rumbo (a la forma de gobernar)”, ya probamos cuando gobierno un solo partido, ahora, abrir la puerta a los gobierno de coalición”.

De MC, Luis Walton Aburto insistió en que los tres partidos tienen diferencias ideológicas, “pero también es cierto que los problemas del país son bastante más importantes que las diferencias que tengamos nosotros. México vive una situación como nunca, en Guerrero no había la inseguridad que se ve en estos tiempos”.

En un salón de la capital se realizó el primero de los foros los Foros programáticos regionales del Frente Ciudadano por México en Guerrero, con el tema Buen gobierno, honestidad y rendición de cuentas, con ponencia de los académicos Pedro González Ramírez, Víctor Manuel Escobedo Rueda, y el ex funcionario del gobierno estatal y de la anterior Procuraduría General de Justicia del Estado, Victoriano Sánchez Carbajal.

Luego de un receso, se abrió la participación a ciudadanos. Hubo siete intervenciones que incluyeron a dos militantes de partido conocidos, Pioquinto Damián Huato, del MC en Chilpancingo, y el panista Carlos Millán.

Además de la estructura estatal de MC, sus dos diputados y la alcaldesa de Apango, Felícitas Muñiz Gómez, de la misma filiación, se identificó entre el público a representantes municipales del mismo partido, y líderes de colonias.

Al cuestionarlo sobre la participación particularmente de militantes partidista, Cesáreo Guzmán subrayó que sí hubo ciudadanos y que los temas que se van a abordar en éste y los siguientes foros van a servir como base a la plataforma político electoral del frente.

En su intervención, Maganda Villalva señaló que las críticas de sus opositores, se debe a los nuevos resultados de sondeos de opinión, “ya tienen miedo, no tengo duda que con el respaldo de todos los ciudadanos, tenemos que darle un cambio de rumbo (a la forma de gobernar)”.

Walton Aburto destacó que los problemas del país son bastante más importantes que las diferencias de partido.

Subrayó que la inseguridad no afecta solo a Guerrero, “Michoacán, Tamaulipas, Veracruz, Durango, Zacatecas, son bastantes afectados, esto es problema social, es un problema de todos nosotros. Lo mas importante es la vida, cuando no hay vida se acaba todo, nosotros estamos trabajando para que haya vida, mejores leyes”.

Aclaró que la participación ciudadana es fundamental, “todos tenemos que contribuir”.

Al final, se informó que el segundo Foro será el viernes 10 de noviembre, en Ciudad Altamirano, con el tema Educación y Salud.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EL SUR. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.